El Paso

Demanda Texas a Biden por suspensión de nuevas concesiones petroleras

Busca coalición de 13 estados una orden para que el Gobierno siga adelante con una venta de arrendamientos de petróleo y gas en el Golfo de México

Archivo

Associated Press

jueves, 25 marzo 2021 | 06:00

Nueva Orleans—  Trece estados –incluyendo Texas– demandaron el miércoles al gobierno de Biden para poner fin a la suspensión de nuevos arrendamientos de petróleo y gas en tierras y aguas federales y para reprogramar las ventas canceladas de arrendamientos en el Golfo de México, las aguas de Alaska y los estados del oeste.

Los estados de tendencia republicana, encabezados por el fiscal general de Luisiana, Jeff Landry, buscan una orden judicial que ponga fin a la moratoria impuesta después de que el presidente demócrata Joe Biden firmara órdenes ejecutivas sobre el cambio climático el 27 de enero.

La demanda busca específicamente una orden para que el Gobierno siga adelante con una venta de arrendamientos de petróleo y gas en el Golfo de México que había sido programada para el 17 de marzo hasta que fue cancelada; y una venta de arrendamiento que se había planeado para este año en Cook Inlet, Alaska.

Y exige que se sigan adelante otras ventas de arrendamiento suspendidas. También se han pospuesto las ventas de tierras federales en Wyoming, Utah, Colorado, Montana, Oklahoma, Nevada y Nuevo México.

Biden y varias agencias federales pasaron por alto los períodos de comentarios y otros pasos burocráticos requeridos antes de que se puedan emprender tales demoras, afirman los estados en la demanda, que se presentó el miércoles en el distrito occidental de Louisiana de la corte federal.

La demanda señala que los estados costeros reciben ingresos significativos de la actividad de petróleo y gas en tierra y en alta mar. Detener los arrendamientos, argumenta la demanda, disminuiría los ingresos que pagan los esfuerzos de Luisiana para restaurar los humedales costeros, elevaría los costos de energía y provocaría importantes pérdidas de empleos en los estados productores de petróleo.

En una conferencia de prensa, Landry acusó a la administración de Biden de “prohibir efectivamente la actividad de petróleo y gas que apoya a las empresas, los empleados, nuestros trabajadores y, también, lo que es más importante, financia nuestros proyectos de restauración costera”.

Aunque Landry y los partidarios de la demanda dijeron que la moratoria ya ha elevado los precios y ha puesto en peligro los trabajos de energía, la suspensión de Biden no impide que las empresas realicen perforaciones en los arrendamientos existentes. Pero una suspensión a largo plazo de las ventas de petróleo y gas frenaría la producción futura y podría perjudicar a estados como Luisiana, que dependen en gran medida de la industria.

El equipo de Biden ha argumentado que las empresas todavía tienen muchos arrendamientos sin desarrollar: casi 14 millones de acres (6 millones de hectáreas) en los estados del oeste y más de 9 millones de acres (3.6 millones de hectáreas) en alta mar. Las empresas también tienen alrededor de 7 mil 700 permisos de perforación sin utilizar, lo suficiente para años.

“Esto no afectará la producción de petróleo y gas ni los empleos en los próximos años”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, cuando se le preguntó sobre los reclamos de la demanda en una sesión informativa el miércoles.

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, un demócrata, está instando a la Casa Blanca a reconsiderar la moratoria, pero también señaló los arrendamientos sin desarrollar acumulados para sugerir que la amenaza económica no es inminente. Dijo que la administración de Biden ha comenzado a emitir permisos para esos arrendamientos almacenados.

“Justo cuando está comenzando a tener comunicaciones que lo llevan a un punto en el que se siente mejor acerca de las cosas y los permisos se están emitiendo, probablemente no sea el mejor momento para presentar un litigio”, dijo Edwards.

Los funcionarios de la administración de Biden se han negado a decir cuánto durará la pausa en las ventas de arrendamiento.

Alabama, Alaska, Arkansas, Georgia, Mississippi, Missouri, Montana, Nebraska, Oklahoma, Texas, Utah y West Virginia son los otros estados demandantes.

Western Energy Alliance, un grupo de presión de la industria con sede en Colorado, presentó una demanda por la suspensión del arrendamiento en un tribunal federal de Wyoming el mismo día en que se anunció. La administración de Biden no había respondido a la denuncia hasta el miércoles.

El Departamento del Interior está organizando un foro transmitido en vivo sobre el programa de arrendamiento el jueves, ya que considera los cambios que podrían afectar las ventas futuras y cuánto pagan las empresas por el petróleo y el gas que extraen. Este verano debe presentarse un informe que describe los hallazgos iniciales y los próximos pasos de la revisión.