Dejan aeropuertos para atender crisis fronteriza

Envían a 400 elementos de TSA para procesar solicitudes de asilo

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso
jueves, 16 mayo 2019 | 06:00
Internet

La Administración de Seguridad del Transporte (TSA) planea enviar a cientos oficiales –cuya principal labor es mantener la vigilancia en los aeropuertos– en apoyo a la crisis humanitaria en la frontera.

En un documento dado a conocer por la prensa nacional se informa que estos agentes llegarán a inicio de esta temporada de vacaciones de verano con la intención de agilizar la entrada de viajeros a los Estados Unidos.

La tarea de los trabajadores de la TSA, que según una fuente incluirá a los oficiales de vuelo, será ayudar temporalmente con los deberes de inmigración.

TSA reconoció en un correo electrónico interno que la ‘necesidad inmediata’ viene con la aceptación de ‘algún riesgo’ de los recursos agotados en la seguridad de la aviación.

La agencia planea que los despliegues involucren a hasta 175 agentes encargados de hacer cumplir la ley y a hasta ‘400 empleados de Security Ops’, según dos fuentes y el correo electrónico de la prensa nacional.

Al menos inicialmente los esfuerzos no involucrarán a los inspectores de aeropuertos uniformados, según el correo electrónico, que dice que a algunas partes de TSA se les pedirá que contribuyan con ‘alrededor del 10 por ciento’ de su fuerza laboral.


No han confirmado en El Paso


En El Paso, Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y la Patrulla Fronteriza no pudieron corroborar dicha información ni si estos agentes llegarían a la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez para aliviar los tiempos de cruce en los puentes internacionales.

Los agentes serán enviados a seis ciudades seleccionadas, según una fuente familiarizada con los planes. Se desconoce aún si en estas se incluye a El Paso.

Jenny Burke, vocera de TSA, dijo que “se está apoyando el esfuerzo del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para abordar la crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur. TSA está en el proceso de solicitar personal para apoyar este esfuerzo mientras minimiza el impacto operacional”.

La asignación se produce a medida que aumenta el número de cruces fronterizos ilegales, con aprehensiones en un máximo de 10 años.

Unos 4 mil 300 activos en servicio y tropas de la Guardia Nacional se encuentran actualmente apoyando en la frontera, informó recientemente DHS.

En esta frontera es más que sabido que CBP trasladó a 750 de sus oficiales a tareas con la Patrulla Fronteriza hace más de cuatro semanas.


Promociones y destituciones dentro de DHS


Antes de su destitución como secretaria de Seguridad Nacional el mes pasado, Kirstjen Nielsen solicitó apoyo dentro de las filas de los empleados de DHS, incluida TSA, ‘para ayudar a CBP y ICE a responder a la emergencia en la frontera’.

Nielsen fue reemplazada por Kevin McAleenan, quien dirigió CBP, y el administrador de TSA, David Pekoske, fue seleccionado como suplente de McAleenan.

Eso ha colocado a Pekoske en una posición de alto perfil dentro del departamento, y el reciente correo electrónico señala su doble función y describe el esfuerzo fronterizo como ‘un alta prioridad para el DHS y el administrador’.

El despliegue inicialmente incluirá aproximadamente 42 funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y crecerá a aproximadamente 175, según se informó a prensa nacional.

Los funcionarios esperan que el contingente incluya, en última instancia, a oficiales de vuelo federales que suelen volar con ropa normal en vuelos comerciales para evitar ataques terroristas.

De acuerdo con la fuente, también se espera que se desplieguen algunos equipos de Prevención y Respuesta Intermodal Visible, o VIPR. Estos equipos son patrullas uniformadas de centros de transporte ocupados, como aeropuertos y estaciones de tren.

Ese despliegue daría como resultado una disminución de alrededor del 8 por ciento en las operaciones aéreas y una disminución del 20 por ciento en las operaciones de patrullas VIPR, según la fuente, quien dijo que TSA tiene actualmente alrededor de 31 equipos VIPR.

Después de la capacitación legal, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley serán designados como oficiales de inmigración y asistirán a los oficiales y agentes de Aduanas y Protección de Fronteras con su trabajo, según una fuente familiarizada con los planes.

Las implementaciones durarán entre 45 y 60 días, “aunque podría ser más largo”, dice el correo electrónico.

Destaca con letras mayúsculas y en negrita que los oficiales de seguridad del transporte que atienden los puntos de control de seguridad del aeropuerto no deben enviarse a la frontera.

“NINGÚN OFICIAL UNIFORMADO DE CANINO ES ELEGIBLE EN ESTE MOMENTO”, dice el correo electrónico.