De 8 balazos, mataron policías a sospechoso

Revelan resultado de autopsia

Karla Valdez
El Diario de El Paso
Viernes, 11 Enero 2019 | 10:25

Para terminar con la duda de que oficiales de la Policía de El Paso (EPPD) dispararon en ocho ocasiones contra un adulto mayor que se presentó armado a una estación policiaca y baleó a los uniformados, ayer se dieron a conocer los resultados de la autopsia correspondiente.
Se trata del tiroteo ocurrido en el estacionamiento de la Estación Regional de Policía Pebble Hills la tarde del 10 de octubre de 2018, que cobró la vida de Richard Edward Palafox, de 76 años.
La autopsia de Palafox, en posesión de El Diario de El Paso, muestra que el cuerpo del hombre presentaba ocho impactos de bala: tres en el brazo derecho, dos en el brazo izquierdo, uno en el pecho, otro en la espalda y uno más en la mejilla izquierda.
Archivos periodísticos muestran que esa tarde los agentes recibieron el reporte sobre una persona “suicida” que se encontraba en el estacionamiento de la estación de EPPD, ubicada en el 10780 Pebble Hills.
Ron Martin, presidente del Sindicato de Policía de El Paso (EMPOA), explicó a El Diario de El Paso que aunque mucha gente sigue cuestionando por qué disparar en ocho ocasiones, su entrenamiento les exige disparar hasta que la amenaza haya terminado.
“En ese caso en particular había que actuar en cuestión de segundos y responder rápidamente a lo que el sujeto está haciendo. No existe una cantidad determinada de cuántos disparos podemos hacer para terminar con la amenaza”, dijo Martin.
Esto haciendo referencia a que Palafox estaba armado y disparó contra los oficiales que trataron de acercarse al vehículo donde estaba el hombre.
“Nosotros nunca queremos dispararle a nadie, esa es nuestra última opción porque nuestro trabajo no es quitarle la vida a nadie. Pero cuando alguien representa una amenaza para los oficiales o para la comunidad, especialmente teniendo un arma, no tenemos otra opción”, dijo.
Ya que de acuerdo con el también sargento de EPPD, usualmente se llama a la Unidad de Manejo de Crisis, pero en ocasiones como ésta no hay tiempo para llamar a los equipos especiales.
“Él (Palafox) disparó su arma y no podíamos permitir que siguiera disparando y dañara a alguien. El entrenamiento básico de nuestros oficiales es frenar la amenaza y eso fue lo que se hizo”, reiteró.

¿Cuándo usar fuerza letal?

Martin detalló que los oficiales de EPPD reciben una serie de capacitaciones donde se les entrena a implementar técnicas para controlar las situaciones sin necesidad de usar fuerza letal, pero en este caso no pudo ser así.
“En este caso con el señor Palafox, el oficial no tuvo oportunidad de nada, fue una reacción a las acciones del sujeto”, aseguró.
El presidente del sindicato de EPPD mencionó que en “la vida real” no es como en las películas, donde los policías tienen tiempo para analizar toda la situación.
“Aquí no había tiempo para disparar y luego replegarte y pensar qué más hacer. Teníamos a un hombre que estaba armado y disparando, no había otra opción”, enfatizó Martin.
Al cuestionarle al sargento sobre por qué disparar en ocho ocasiones contra Palafox, Martin mencionó que su entrenamiento establece que cuando se tiene que usar fuerza letal para terminar una amenaza, tienen que disparar las veces que sean necesarias hasta que dicha amenaza haya terminado.
“Podemos disparar las veces necesarias hasta que la amenaza haya desaparecido. No damos sólo un disparo para tratar de calmar la situación”, indicó.
Explicó que el entrenamiento les enseña a no disparar para tratar de desarmar a la persona o sólo para lesionarla, el entrenamiento les exige terminar con la amenaza.
“El entrenamiento que recibimos es tirar al cuerpo para evitar que esa persona siga con su agresión mortal y si nos toma un disparo bien,  si hay que disparar 15 veces también está bien, no hay un límite de disparos. Insisto, estás reaccionando en una fracción de segundo en una situación letal con fuerza letal”, reiteró.
El sargento señaló que es consciente que a la comunidad le preocupa que se haya disparado en ocho ocasiones contra Palafox, pero explicó que la comunidad debe entender la gravedad de la situación.
“A mí no me sorprende que hayan sido ocho disparos, porque también hay que tomar en cuenta que fueron tres oficiales los que repelieron la agresión cuando el señor Palafox les disparó”, dijo.
Agregó que es importante que la comunidad sepa que no es necesario esperar a que un individuo lesione a un oficial para que ellos puedan disparar.
“Muchos piensan que tenemos que esperar a que nos disparen para poder disparar nosotros. Pero la realidad es que cuando te estás enfrentando con una situación de fuerza letal, tienes que tomar la decisión en segundos y tienes que confiar en tu entrenamiento para reaccionar antes de que disparen, antes de que alguien muera”, concluyó.

[email protected]