PUBLICIDAD

El Paso

Dan diez años de cárcel a ‘pollero’ por muerte de mujer

Guatemalteco cometió varios delitos migratorios

Staff / El Diario de El Paso

jueves, 17 noviembre 2022 | 20:03

Archivo | Cruzan en busca de mejor vida en EU

PUBLICIDAD

Midlan, Texas. – Un hombre de nacionalidad guatemalteca fue sentenciado el miércoles a 10 años de prisión por delitos de inmigración.

Según documentos judiciales, Mario Rigoberto Diego-Esteban, alias “Lentes”, de 26 años, fue sentenciado luego de declararse culpable de un cargo de reingreso ilegal después de la deportación y un cargo de transporte de inmigrantes indocumentados para obtener ventajas comerciales y ganancias financieras privadas.

PUBLICIDAD

El enjuiciamiento surgió de una investigación sobre la muerte de una ciudadana guatemalteca de 21 años que murió mientras Diego-Esteban y otros la traficaban. El cuerpo de la joven fue encontrado al costado de una carretera rural en las afueras de Odessa, Texas, cuando 

los agentes del alguacil del condado de Crane respondieron a una llamada al 911 de un ciudadano preocupado que descubrió sus restos.

En agosto de 2021, los agentes especiales de la Investigación de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) ejecutaron una orden de allanamiento en dos casas móviles en Odessa, al menos una de las cuales se estaba utilizando como "casa de seguridad" para albergar y organizar el transporte de inmigrantes indocumentados. Los agentes incautaron libros de contabilidad que identificaban a los miembros de una organización de contrabando de personas y sus respectivos roles. Los libros de contabilidad identificaron a Diego-Esteban como una persona que transportaba inmigrantes indocumentados para la organización.

El 8 de diciembre de 2021, Diego-Esteban fue detenido por agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas cerca de Odessa y posteriormente fue entrevistado por HSI. 

Diego-Esteban admitió que era miembro de la organización de contrabando de personas asociadas con las casas clandestinas de Odessa y que había transportado a 100 inmigrantes indocumentados para la organización, recibiendo $125 por cada extranjero ilegal.

Diego-Esteban también contó que transportó a una mujer guatemalteca al escondite. Diego-Esteban dijo que le dijeron que la mujer estaba enferma, posiblemente deshidratada, y describió que tenía dificultades para caminar y que no podía permanecer consciente durante el transporte. 

La investigación reveló que la mujer guatemalteca, que se confirmó que era la joven cuyos restos fueron encontrados cerca de la carretera rural en las afueras de Odessa, murió al llegar a la casa de escondite.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search