El Paso

Cruzan juarenses para inmunizarse contra del Covid-19

Residentes y ciudadanos estadounidenses que viven en Ciudad Juárez también aprovecharon su estatus para vacunarse

El Paso Matters

Veronica Martínez / El Paso Matters

martes, 08 junio 2021 | 06:00

Angélica Ruiz cruzó la frontera para su cita de vacunación en el Coliseo del Condado de El Paso en febrero. La nativa de Juárez recuerda que le tomó menos de media hora llegar al lugar y estar completamente vacunada contra el Covid-19.

A pesar de que vive en Juárez, Ruiz es residente legal permanente de Estados Unidos, por lo que el cierre de la frontera no la afectó y puede moverse en ambos países.

“Estoy muy en paz y muy feliz de que ya estemos todos vacunados”, dijo Ruiz, cuyos padres murieron de Covid-19, “aunque todavía necesito la otra parte para estar completamente feliz”.

Si Ruíz, de 57 años, hubiera esperado su turno en México, apenas habría recibido sus primeras dosis a fines de mayo. El esposo y los hijos de Ruiz también recibieron la vacuna contra el virus en El Paso.

Al igual que la familia de Ruiz, otros residentes y ciudadanos estadounidenses que viven en Ciudad Juárez también aprovecharon su estatus para cruzar a Estados Unidos y vacunarse. Pero las autoridades de salud de El Paso no mantienen registros de las personas de Ciudad Juárez que se han beneficiado de esto.

Las autoridades de salud del estado de Chihuahua dijeron que es difícil determinar el número exacto de residentes en Ciudad Juárez que han sido vacunados en El Paso ya que un gran porcentaje de la población tiene doble nacionalidad, mexicana y estadounidense.

“Ciertamente fue una gran cantidad de gente y eso ayudó a las personas que viven en esta ciudad y que fueron inmunizadas antes que el resto de la población. Esto deja vacunas para otras personas”, dijo Arturo Valenzuela Zorrilla, director médico de la Secretaría de Salud en la región norte.

Dado que el estado de Texas no requiere información de residencia para recibir la vacuna, la ciudad de El Paso no rastrea la cantidad de personas que viven en Ciudad Juárez y que han sido vacunadas en El Paso, dijo Laura Acosta, portavoz de la ciudad.

“Cuando está en nuestra comunidad y quiere una vacuna, puede vacunarse independientemente de su estado o situación”, dijo el juez del condado de El Paso, Ricardo Samaniego.

La Dra. Melba Muñiz, directora ejecutiva de Alianza para Colaboraciones Fronterizas, una asociación que trabaja con la Fundación de Salud Paso del Norte, dijo que las dos ciudades tienen diferentes procesos de vacunación.

“Las personas que quieren vacunarse aquí (en Ciudad Juárez) deben inscribirse en una lista, esperar a que los llamen y hacer cola durante muchas horas para poder vacunarse”, dijo Muñiz. “Por otro lado, es muy fácil hacerlo en El Paso”.

Múñiz dijo que además las personas en la frontera cuyo estatus migratorio les permite viajar por tierra entre ambos países, mexicanos con visas o con capacidad económica para pagar un vuelo también han podido vacunarse en Estados Unidos.

Hasta el domingo, casi 490 mil personas en El Paso han recibido al menos una dosis de vacuna y más de 390 mil están completamente vacunadas.

En Ciudad Juárez, cuya población es el doble de la de El Paso, más de 230 mil personas habían recibido al menos una dosis, según la Secretaría de Bienestar.

Viajar en avión para vacunarse

Para Daniela Uribe y su familia, residentes de la ciudad de Chihuahua, viajar en avión a Houston, donde vive su hermana mayor, fue la opción más rápida para que toda su familia se vacunara.

La familia de cuatro hizo dos viajes internacionales con sus visas de turista, por los que pagaron alrededor de $650 cada uno.

Uribe pidió ser identificada con un seudónimo para no arriesgarse a posibles renovaciones de visa para ella y su familia.

“Lo vimos como una oportunidad para visitar a mi hermana”, dijo Uribe. “La otra razón fue que, aunque era casi el momento de que mi papá se vacunase, no sabíamos cuál estaba recibiendo. Estábamos seguros de que allí iba a recibir la vacuna que queríamos”.

Uribe dijo que ella y su familia no se sentían seguros acerca de la efectividad de la vacuna AstraZeneca, la primera que se suministró en Chihuahua, y preferirían recibir Pfizer o Moderna. Además, Uribe, de 24 años, y su hermana de 17, seguirían esperando su turno porque a las personas que tienen 40 años apenas se les llama para vacunarse.

A pesar de que están completamente vacunados, Uribe y su familia sienten que aún deben tomar precauciones.

“Soy consciente de que todavía tengo que usar mascarilla cuando salgo”, dijo Uribe. “Ya no importa mucho, es la tranquilidad de que ahora estamos bien”.

En su casa, Uribe siente que todo vuelve a la normalidad sin tener que seguir el ritual de desinfectar su ropa, zapatos y cosas que compraron en el supermercado.

Volviendo a la normalidad

Para Angélica Ruiz, la transición para vivir su vida como era antes de la pandemia ha sido más difícil, a pesar de que lleva más de dos meses completamente vacunada.

Ruiz todavía toma precauciones cuando entra a los supermercados en El Paso y Juárez y dice que ella y su esposo solo han salido a comer una vez este año.

“Le pido a Dios que no lo vuelva a conseguir porque no sé si lo volveré a hacer”, dijo Ruiz. “Eso no me permite volver a tener esa confianza”.

La residente estadounidense nacida en México cree que aún le llevará mucho tiempo “sentirse en la norma de antes”. Aunque le da cierta confianza en que la mayoría de la población de El Paso está vacunada, desea que se vacunen más personas de El Paso ya que tienen esa opción, a diferencia de sus vecinos de Juárez.

Si bien los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) anunciaron que las personas que están completamente vacunadas no necesitarán usar una mascarilla, el alcalde de El Paso Oscar Leeser y el juez del condado Samaniego alientan a la población a mantener las precauciones y trabajar para que la comunidad alcance un 75 por ciento de inmunidad.

Samaniego agregó que la población de Juárez debe ser considerada para alcanzar la inmunidad colectiva.

“Necesitamos mostrar a nuestros vecinos del sur que queremos que vengan aquí lo antes posible”, dijo Samaniego. “Cuando hablemos de normalidad, no será normal hasta que nuestra relación con Juárez y Chihuahua vuelva a ser como antes”.

Samaniego dijo que un aumento en la propagación en una o ambas ciudades fronterizas sería un factor que no permitiría la apertura de los puertos de entrada luego del anuncio del gobierno estadounidense de que las restricciones de cruce no esenciales continuarán hasta el 21 de junio.

La embajada de México en Estados Unidos y el secretario de Relaciones Exteriores anunciaron que ambos países están negociando para flexibilizar las restricciones el 22 de junio.

“Para mí, esta es una iniciativa que si hacemos las cosas aquí y en Juárez, existe la posibilidad de que se abran los puentes”, dijo Samaniego.