El Paso

Coopera México para expulsar haitianos

Por avión o en camiones los traslada de Ciudad Acuña a Tabasco o Chiapas

Associated Press

miércoles, 22 septiembre 2021 | 07:20

Associated Press

Ciudad Acuña, Coahuila— México comenzó a trasladar y sacar a los migrantes haitianos de la frontera con Estados Unidos, dijeron el martes las autoridades, lo que indica un nuevo nivel de apoyo a Estados Unidos mientras un gigantesco campo de refugiados en una pequeña ciudad fronteriza de Texas confrontó al presidente Joe Biden con un desafío humanitario y cada vez más político.

México ha ayudado en momentos clave antes. Intensificó el patrullaje para evitar que los niños centroamericanos no acompañados llegaran a la frontera de Texas en 2014, permitió que decenas de miles de solicitantes de asilo esperaran en México para audiencias en los tribunales de inmigración de Estados Unidos en 2019 y, el mes pasado, comenzó a deportar a migrantes centroamericanos a Guatemala después que la administración Biden los llevó en avión al Sur de México.

Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores de México, dijo el martes que había hablado con su homólogo estadounidense, el secretario de Estado Antony Blinken, sobre la situación de los haitianos. Ebrard dijo que la mayoría de los haitianos ya tenían estatus de refugiados en Chile o Brasil y no lo buscaban en México.

“Lo que están pidiendo es que se les permita pasar libremente por México hacia Estados Unidos”, dijo Ebrard.

Dos funcionarios federales mexicanos, que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público, confirmaron las acciones de México.

Uno de los funcionarios dijo que tres autobuses llenos de migrantes partieron de Acuña el martes por la mañana hacia Piedras Negras, a unas 55 millas (90 kilómetros) por la frontera, donde abordaron el vuelo a la ciudad de Villahermosa en el estado de Tabasco.

El otro funcionario dijo que el lunes hubo un vuelo desde la ciudad norteña de Monterrey a la ciudad sureña de Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. Tapachula alberga el centro de detención de inmigrantes más grande de América Latina. El vuelo transportaba a unos 100 migrantes que habían sido recogidos alrededor de la estación de autobuses de Monterrey, un centro de varias rutas hacia el Norte y hasta la frontera con Estados Unidos.

El segundo funcionario dijo que el plan era trasladar a Tapachula a todos los haitianos que ya habían solicitado asilo en México, ya que Tapachula es donde la mayoría de ellos había iniciado su trámite y sólo pueden permanecer legalmente en México mientras se procesa su caso si se quedan en el Sur. 

Los migrantes haitianos que ya se encuentran en los centros de detención de México y no han solicitado asilo serán los primeros en ser trasladados directamente a Haití una vez que México comience esos vuelos, según el funcionario.

Decenas de migrantes molestos por ser deportados a Haití intentaron apresurarse a retomar un avión que aterrizó el martes por la tarde en Puerto Príncipe mientras gritaban a las autoridades. Un guardia de seguridad cerró la puerta del avión a tiempo cuando algunos deportados comenzaron a arrojar piedras y zapatos al avión. Varios de ellos perdieron sus pertenencias en la refriega cuando llegó la Policía. El grupo desembarcaba de uno de los tres vuelos programados para el día.

‘Incapaz la administración Biden’

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, durante una visita el martes a un campamento en Del Río, Texas, dijo que el principal funcionario del Condado le dijo que el recuento más reciente era de unos 8 mil 600 migrantes que permanecían allí. Continuó criticando a la administración de Biden y expresó su escepticismo de que el área se despejaría pronto.

“No han demostrado la capacidad de poder procesar a todos estos migrantes al final de la semana”, dijo Abbott. “Francamente, lo único que han demostrado es una incapacidad para lidiar con esta crisis, de una manera en la que pretenden que ni siquiera existe. Estamos aquí para decirles que existe, es un caos total, y la administración Biden necesita mejorar su juego a lo grande”.

Aproximadamente seis docenas de oficiales de la Oficina de Prisiones de Estados Unidos estaban en el lugar el martes cerca de Del Río, según tres personas familiarizadas con el asunto. Los oficiales están ayudando principalmente a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos a transportar a los migrantes en los autobuses de la Oficina de Prisiones del puente de Del Río a las instalaciones de detención, dijeron las personas. La gente no pudo discutir el asunto públicamente y habló con la AP bajo condición de anonimato.

Complicaciones legales

Las rápidas expulsiones fueron posibles gracias a una autoridad relacionada con la pandemia adoptada por el ex presidente Donald Trump en marzo de 2020 que permite que los migrantes sean expulsados inmediatamente del país sin la oportunidad de solicitar asilo. El presidente Joe Biden eximió de la orden a los niños no acompañados.

Todos los haitianos que no hayan sido expulsados están sujetos a las leyes de inmigración, que incluyen el derecho a solicitar asilo y otras formas de protección humanitaria. Las familias son liberadas rápidamente en los Estados Unidos porque el Gobierno generalmente no puede retener a los niños.

Los haitianos han estado migrando a los Estados Unidos en gran número desde Sudamérica durante varios años, muchos de los cuales abandonaron su nación caribeña después del devastador terremoto de 2010. Después de que se agotaron los trabajos de los Juegos Olímpicos de Verano de 2016 en Río de Janeiro, muchos hicieron la peligrosa caminata a pie, en autobús y en automóvil hasta la frontera de los Estados Unidos, incluso a través de la infame Región de Darién, la jungla panameña.

Algunos de los migrantes en el campamento de Del Río dijeron que el reciente terremoto devastador en Haití y el asesinato del presidente Jovenel Moise les hace temer regresar a un país que parece más inestable que cuando se fueron.

“No está bien”, dijo el migrante haitiano Jean Philipe Samus. “Los estadounidenses están agarrando a los haitianos y deportando a todos a Haití. Haití no tiene presidente, no tiene trabajo, no hay nada”.

close
search