PUBLICIDAD

El Paso

Continúan problemas por control de agua en Dell City

A pesar de haber sido multada, la ciudad sigue sin monitorear los niveles de plomo, cobre y clorina

Danielle Prokop/El Paso Matters

lunes, 14 noviembre 2022 | 06:00

El Paso Matters | Una válvula de agua fuera del ayuntamiento de Dell

PUBLICIDAD

El mes pasado, los reguladores ambientales de Texas multaron a Dell City con 11 mil dólares por violaciones al monitoreo de agua para beber que ocurrieron desde el 2018, incluyendo el no revisar adecuadamente los niveles de plomo y cobre ni documentar los niveles de clorina encontrados en el sistema de tratamiento de agua –problemas que han continuado en este año.

La multa en contra de esa ciudad del Condado Hudspeth, que tiene unos 300 residentes, se deriva de no haberle enviado a los ciudadanos notificaciones anuales para realizar pruebas y por no entregar muestras de agua a la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TECQ) en partes del 2018, 2019 y 2020.

PUBLICIDAD

La ciudad no ha contado con un operador de agua de tiempo completo desde el mes de mayo.

“Antes de que se retirara nuestro empleado, trató de enviar algunas muestras y nunca le dio seguimiento, así que estamos en el proceso de tratar de realizar las muestras de plomo y cobre de este año”, comentó Natalie Guillén, secretaria del ayuntamiento, en una entrevista telefónica.

Las notificaciones de TECQ que fueron enviadas al ayuntamiento de Dell City en el mes de julio mencionan que la ciudad no ha proporcionado las muestras ni ha enviado los reportes trimestrales de la desinfección con clorina desde enero del 2022.

Los niveles de plomo y cobre en el agua potable son regulados por la Agencia de Protección Ambiental, (EPA), que requiere que los sistemas de agua examinen los químicos utilizados en la construcción de los sistemas de agua más antiguos.

No hay un nivel de seguridad de exposición al plomo, de acuerdo a la EPA y el cobre está limitado a unos 1.3 miligramos por litro.

La exposición al plomo a través del agua potable puede causar daño al cerebro, glóbulos rojos, de acuerdo a la EPA, y es especialmente peligroso para los niños y mujeres embarazadas.

Las pruebas del 2009 en Dell City enlistados en la base de datos de TCEQ no muestran niveles peligrosos del mineral.

No existe una advertencia a los residentes para que hiervan el agua ni ningún otro aviso del TCEQ de que el líquido de la ciudad no es segura para beber.

“En lo que concierne al agua potable, está siendo tratada y estamos haciendo muestras mensuales de agua como es necesario”, dijo Guillén.

La posibilidad de que haya niveles peligroso de plomo y cobre que se hayan introducido al agua potable del oeste de Texas es relativamente bajo debido a que el agua dura de la región es menos corrosiva con la tubería, comentó Steve Walden, presidente de la División de Sistemas Pequeños de la Asociación Americana de Trabajos del Agua de Texas, una organización profesional de los sistemas de agua.

Sin embargo, los problemas de Dell City apuntan a uno mayor en todo el estado, dijo Walder, mientras los sistemas de agua pequeños apenas y pueden mantener el personal necesario para el manejo diario, el cual incrementa los riesgos en la calidad de agua para beber.

“Ha habido crisis durante todo el tiempo”, dijo. “Nadie lo sabe, aunque gente que experimenta eso lo sabe”.

Señaló que el conflicto eran los salarios más bajos comparados con los empleos del sector privado y dijo que la escasez que hay en todo el país de profesionales del agua y hace que sea más difícil que los sistemas más pequeños contraten o retengan a sus operadores.

Dell City contrató temporalmente a un operador certificado en el mes de septiembre para hacer las pruebas adecuadas de agua hasta dos veces al mes, dijo Guillén. La ciudad está trabajando para entrenar un reemplazo de tiempo completo que pueda ser contratado una vez que lo certifique el TCQE, agregó.

Los sistemas pequeños de agua –aquellos con 3 mil 300 o menos conexiones– representan casi el 78% de los sistemas de agua de Texas, atendiendo a más de 2.5 millones de usuarios, agregó Walden.

“Hay muchas pequeñas comunidades y parques de casas móviles en donde la gente trabajadora vive a la orilla de las áreas metropolitanas, que están proporcionando el servicio vital de viviendas asequibles”, dijo.

Muchas de los predios de Dell City, que se encuentra a unas 80 millas al Este de El Paso son propiedad de El Paso Water Utilities como parte de un plan para bombear eventualmente agua a El Paso.

Un portavoz de El Paso Water dijo que la empresa no está involucrada con el sistema de agua municipal de Dell City.

Desde el año 2000, TECQ ha multado a Dell City con casi 41 mil dólares por violaciones a la calidad del líquido para beber, de acuerdo a una revisión de documentos de la agencia. Esa cantidad incluye una multa de 11 mil 120 dólares en el mes de octubre, de los cuales, la ciudad ha pagado aproximadamente 2 mil 500 dólares. El Paso planea hacer pagos mensuales de 308 dólares.

La multa total representa aproximadamente el 5 por ciento de los ingresos anuales de agua y alcantarillado de la ciudad, de acuerdo al presupuesto más reciente disponible que abarca el año fiscal del 2020-21.

Anteriormente, Dell City fue multada por las violaciones a las pruebas de clorina, cobre y plomo en el 2016 y 2017. En el 2020, fue sancionada por no inspeccionar los tanques de almacenamiento de agua, que los reguladores estatales dijeron que podrían exponer a los usuarios de agua a cantidades significativas de contaminantes.

Dell City ha pagado totalmente las multas, comentó Stella Wieser, portavoz de TCEQ, a través de un correo electrónico. EP recibió entrenamiento de un contratista de una tercera parte en septiembre, dijo Wieser, para desarrollar los planes de emergencia y corregir las violaciones.

Walden, quien fue empleado de TCEQ en El Paso, comentó que voluntarios de la Asociación Americana de Trabajos del Agua de Texas han trabajado con unos 40 sistemas pequeños de agua  –una parte de los casi mil 800 sistemas que la organización ha identificado como las que necesitan ayuda con los problemas de regulación.

Los sistemas pequeños podrían requerir ayuda con las finanzas, operación de una planta tratadora de agua o instalar un mejor equipo.

El incremento en el financiamiento a agencias rurales de agua y la contratación de personal técnico para rotar trimestralmente entre los sistemas más pequeños son las pocas peticiones que Walden ha hecho a los legisladores federales y estatales.

“Uno tiene que salir y ver los sistemas de agua, tocarlos, hablar con la gente y calmarlos y ver que los problemas tienen solución y la burocracia y la jerga no son insuperables”, agregó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search