El Paso

Construirá Texas su muro fronterizo

Omite gobernador Abbott revelar detalles de proyecto antiinmigrante

Heidi Pérez-Moreno/The Texas Tribune

viernes, 11 junio 2021 | 08:05

Archivo / El Diario de Juárez

El gobernador Greg Abbott anunció el jueves que Texas construirá un muro fronterizo a lo largo de la frontera del estado con México, pero no proporcionó detalles sobre dónde ni cuándo.

Abbott declaró sus planes durante una conferencia de prensa en Del Rio. Dijo que discutiría los planes la próxima semana. La administración de Biden emitió una proclamación que detuvo la construcción del muro fronterizo en su primer día de mandato.

Abbott anunció la noticia mientras discutía una serie de iniciativas fronterizas, como una asignación de mil millones de dólares para seguridad fronteriza en el presupuesto estatal que los legisladores recién aprobaron y un plan para establecer un grupo de trabajo del gobernador sobre Seguridad Fronteriza y Nacional con seguridad pública y funcionarios del Gobierno estatal.

“Nos ayudará a todos a trabajar en formas para detener el flujo de inmigración ilegal y detener el flujo de contrabando ilegal”, dijo Abbott, sentado junto a funcionarios de la Guardia Nacional, el Departamento de Seguridad Pública de Texas y la División de Manejo de Emergencias de Texas.

En la conferencia, Abbott también anunció planes para aumentar los arrestos a lo largo de la frontera y aumentar el espacio dentro de las cárceles locales.

“Ya no quieren cruzar el estado de Texas porque no es lo que esperaban”, dijo Abbott antes de recibir aplausos de los asistentes a la conferencia. “No es la alfombra roja que les extendió la administración federal”.

También anunció un pacto interestatal con el gobernador de Arizona, Doug Ducey, para resolver la ‘crisis’ fronteriza, y pidió a otros estados que hicieran lo mismo.

El anuncio de Abbott se produce después de que el ex senador estatal republicano Don Huffines dijera que desafiará al gobernador en las primarias republicanas del próximo año y, como parte de su campaña, también prometió terminar la construcción del muro fronterizo en Texas.

“Cerraremos completamente la frontera hasta que se resuelva la crisis y eliminaremos todos los subsidios financiados por los contribuyentes a los extranjeros ilegales“, tuiteó Huffines a principios de este mes. “No tengo miedo de enfrentarme al Gobierno federal”.

La construcción de un muro a lo largo de la frontera entre Texas y México fue un elemento clave del exitoso plan de campaña electoral de 2016 del ex presidente Donald Trump, que se remonta a cuando estaba preparando su candidatura para una nominación republicana en 2014. Su promesa de que México pagaría por ello se mantuvo incumplida durante la totalidad de su administración.

Durante su mandato, Trump construyó 450 millas de barrera, principalmente en Arizona y mucho menos en el Valle del Río Grande, según The Washington Post.

A principios de este mes, Trump respaldó a Abbott para la reelección en las elecciones para gobernador de Texas de 2022.

El jueves, Abbott no abordó el conflicto en curso entre él y la administración Biden que se intensificó esta semana después de que los funcionarios federales amenazaron con demandar a Texas por la orden de Abbott de despojar a ciertos refugios para menores migrantes de sus licencias estatales, lo que podría obligar a los operadores de los albergues –que operan bajo contratos con el Gobierno federal– a trasladar a los niños a otra parte.

Los 52 refugios con licencia estatal albergan a aproximadamente 8 mil 600 niños, según datos del estado. En una carta a los funcionarios de Texas el lunes, el abogado del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Paul Rodríguez, le pidió a Texas que aclarara la orden de Abbott y dijo que podría violar la Cláusula de Supremacía de la Constitución de los Estados Unidos, que establece que la ley federal anula las leyes estatales. Le dio a Texas hasta el viernes para responder.

Sin embargo, sí pidió al Gobierno federal que pague por los “daños” provocados por la inmigración a la frontera, alegando que los terratenientes deben pagar la factura de las personas que cruzan con la intención de establecerse en este país.

“La crisis fronteriza no es motivo de risa”, dijo Abbott. “Esto es algo que tampoco es un sitio turístico para que los miembros del Congreso hagan una peregrinación anual y vean la frontera, y luego regresen y no hagan absolutamente nada a nivel del Gobierno federal para resolver la crisis”.

Abbott ha culpado del reciente aumento de migrantes en la frontera Texas-México a las políticas de inmigración de la administración Biden, afirmando en una declaración de desastre esta semana que las nuevas políticas federales han allanado el camino para “bandas y cárteles peligrosos, traficantes de personas y drogas mortales como fentanilo para esparcirlo en nuestras comunidades”.

Hace dos semanas, Abbott envió a más de mil elementos –“troopers”– del Departamento de Seguridad Pública de Texas y miembros de la Guardia Nacional a la frontera como parte de la Operación Estrella Solitaria, una iniciativa que anunció en marzo con el objetivo de reforzar la seguridad en la frontera. Posteriormente, Abbott amplió esos esfuerzos para abordar también la trata de personas en la frontera, incluido un plan para que los policías del DPS y los Rangers de Texas entrevisten a menores no acompañados que cruzan la frontera para identificar posibles víctimas de la trata de personas.

Durante sus primeros meses en el cargo, Biden ordenó una revisión de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) de la administración Trump, que requerían que los solicitantes de asilo esperaran en México hasta que sus casos pudieran ser escuchados en los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

La Administración Biden se ha referido a sus nuevas políticas como una forma de ser más humanitario con los migrantes.

Después de que la vicepresidenta Kamala Harris visitara Guatemala y México esta semana, le dijo a Lester Holt de NBC: “Tenemos que entender que hay una razón por la que la gente llega a nuestra frontera y preguntar cuál es esa razón y luego identificar el problema para que podamos solucionarlo”.

Durante su viaje, se enfrentó a la reacción de los progresistas después de decirle a los guatemaltecos: “No vengas”.

close
search