El Paso

Con escasa afluencia, tiendas en Black Friday

En el año de la pandemia, no se registran largas filas

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

sábado, 28 noviembre 2020 | 06:00

Un panorama tranquilo es el que se observó el viernes en las tiendas de El Paso pese a las ofertas del llamado Black Friday.

“Si la piensa uno en salir de la casa, pero tuvimos que comprar unas cosas para comer y pues aprovechamos”, dijo Bárbara Hernández, quien acudió esta mañana al Walmart del 1850 N Zaragoza al Este de El Paso.

Con pantallas, baterías de cocina, sobrecamas y juguetes, salían paseños de la tienda que lucía con pocos clientes a comparación de años anteriores, en donde las ofertas iniciaban desde la noche del Día de Acción de Gracias, con filas kilométricas y tiempos de espera de hasta seis horas para las tradicionales ofertas del Viernes Negro. 

En cuanto las tiendas de electrónicos, como Best Buy, las filas para ingresar a la tienda, así como para recoger los artículos comprados en línea, no bajaron durante toda la mañana y parte del medio día.

“Es más fácil así”, dijo Oscar, paseño quien esperaba una pantalla en el estacionamiento de Best Buy de Joe Battle. “Uno compra en línea y ya nada más pasa a recoger aquí en la tienda, te traen tus cosas hasta tu carro y no es mucha la espera ni la exposición”, dijo.

La mayoría de las tiendas minoristas y grandes almacenes en El Paso cuentan con un aforo limitado de clientes dentro de las instalaciones, con la intención de mitigar el contagio de Covid-19 y mantener a clientes y empleados seguros, es debido a esta situación que las líneas de acceso al interior de la tienda no cesaron desde las 5 de la mañana de la apertura.

 “Ya no es lo mismo como en otros años”, dijo Raúl Segovia. “El año pasado alcancé dos juegos y unas bocinas, acabo de salir y ya no hay nada qué valga la pena, es más la publicidad y la experiencia de comprar en el Black Friday”, agregó.

¿Viernes Negro o CyberLunes?

La forma en cómo las personas están comprando en esta temporada navideña, y lo que están comprando, ha cambiado, dramáticamente, en medio de la pandemia del coronavirus.

En 2020, un paquete de latas de aerosol Lysol o uno de 12 rollos dobles de papel sanitario puede parecer una súper ganga, que una pantalla plana.

“Ahora es todo por internet, desde la semana pasada he estado comprando y llega todo a mi casa, sin exponerme, sin filas y sin preocupaciones”, dijo Ramón Pérez, residente del Este de El Paso. “Pero también las tiendas pusieron ofertas en la tienda, aunque dijeron que no, si hubo Black Friday, chiquito y en secreto, pero hubo”, señaló.

A pesar de los informes de su desaparición, el Black Friday no fue sido cancelado; sino que se parece más al Cyber Monday más largo de la historia.

Todos conocemos la escena: una multitud de compradores apenas y separados, tomando la misma oferta increíble, ya sea consola de juegos, una pantalla, un juguete o ropa interior.

Las imágenes del pasado de compras del Black Friday seguramente infundieron temor en las mentes de los empleados de tiendas, clientes y funcionarios de salud pública.

Ahora, el pasatiempo anual de compras navideñas coincide con una pandemia que ha provocado contagios récord de Covid-19 que amenazan la salud pública y un desempleo récord que socava el bienestar financiero de los estadounidenses.

En una guía emitida antes de las vacaciones de otoño, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades clasificaron “comprar en tiendas abarrotadas justo antes, durante o después del Día de Acción de Gracias” en una lista de actividades de mayor riesgo que se deben evitar.

En El Paso, la oleada de personas en desesperación por una rebaja no fue la misma que en años atrás, pero aún así las personas salieron a cazar ofertas en el lado Este de la ciudad.