El Paso

Con amago de multas, exigen usar cubrebocas

Reacciona Ciudad ante incremento de casos de nuevo coronavirus

Sabrina Zuniga / El Diario de El Paso

martes, 23 junio 2020 | 06:00

Este lunes entró en vigor el uso obligatorio de mascarillas faciales o cubrebocas en público en la ciudad de el Paso.

Cada vez que una persona ingresa a las instalaciones de un centro comercial, tienda, restaurante o cualquier otro negocio, debe usar una mascarilla facial, sin excepción, de acuerdo con la orden municipal.

La Ciudad y el Condado de El Paso emitieron una directiva que ordena que las empresas exijan que todos los clientes y empleados usen máscaras faciales en todo momento para evitar la propagación del coronavirus; en caso de violar la normativa, el infractor puede afrontar una multa de hasta 500 dólares.

La decisión sigue a un aumento considerable en los casos de Covid-19 en todo el condado. Los números más recientes de El Paso son más de 4 mil 500 casos y 120 muertes.

“Pienso que sí está bien que seamos una ciudad responsable y que se exija el uso de cubrebocas. Hay ocasiones en que va uno al mandado y anda gente sin cubrebocas. Hace que se sienta uno incómodo, por toda la psicosis que hay”, dijo Esteban Martínez, residente del Centro de El Paso.

Todos los negocios en El Paso deben desarrollar e implementar una política de salud y seguridad. La política cuenta con requisitos mínimos.

Todas las empresas deben exigir a los empleados, incluidos los voluntarios, que se cubran la cara cuando se encuentren en un área o realicen una actividad en la que los seis pies de separación de los demás no sean factibles.

Deben exigir a los visitantes, que incluyen clientes, contratistas y vendedores, que usen mascarillas faciales mientras se encuentren en las instalaciones de la empresa. La política de salud y seguridad requerida para ser desarrollada e implementada por esta directiva también puede incluir medidas adicionales tales como controles de temperatura y controles de salud.

No se alinean todos los negocios

A pesar de que la directiva ya está vigente, no todos los negocios están implementando la orden obligatoria.

Según la normativa, se debe además colocar el aviso en un lugar visible para clientes y empleados.

“Todas las empresas deben publicar la política de salud y seguridad requerida por esta directiva en un lugar suficientemente visible para notificar a los empleados, voluntarios y visitantes”, se lee en el documento.

Sin embargo, no todos los comercios cuentan con la orden en las entradas o en los vestíbulos de sus instalaciones, lo que ha desatado opiniones contradictorias en lo estricto que la orden ‘en verdad’ puede llegar a ser.

Existen exenciones a la orden estatal que incluyen a niños de 2 años o menos debido al riesgo de asfixia y para personas con una variedad de problemas médicos o psicológicos que hacen que el uso de máscaras sea un peligro.

La Organización Mundial de la Salud ha expresado que “no hay razón para que una persona sana use una máscara facial”.

Sin embargo, expertos dicen que ciertamente, hay una reducción en el riesgo si se lleva una máscara facial. El propósito de usar una máscara es evitar la transmisión del virus de alguien que no muestra ningún síntoma, que se siente bien, que sale al público y que tiene el riesgo de infectar a otras personas.

Sabemos que el virus se transmite comúnmente a través de gotitas respiratorias. Cada vez que estamos hablando, riendo, cantando, tosiendo, estornudando, estamos liberando estas gotitas, así que mientras una persona habla, puede transmitir el virus a alguien que esté a menos de seis pies. La máscara contiene esas gotas respiratorias para que la cantidad de virus que se está extendiendo al espacio público se reduzca significativamente.