El Paso

Comienza EPW bombeo de aguas residuales a planta tratadora

Después de que las tuberías se rompieran comenzaron a desviar el líquido al Río Grande

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

martes, 11 enero 2022 | 06:00

Cortesía | Planta John T. Hickerson

Apenas unos días después del año nuevo, las cuadrillas comenzaron a bombear aguas residuales a la tubería Frontera recientemente reemplazada hacia la planta tratadora John T. Hickerson, que había estado operando parcialmente desde agosto.

A mediados de agosto, las dos líneas principales paralelas de Frontera se rompieron en varios lugares, lo que obligó a EP Water a tomar la decisión de desviar las aguas residuales al Río Grande. 

La desviación significó que prácticamente no se entregaran aguas residuales a la planta de Hickerson para su tratamiento.

“Tener una planta de aguas residuales que no opera a su máxima capacidad es una rara ocasión para EP Water”, dijo Gilbert Trejo, director de operaciones interino. 

“La empresa de servicios públicos ha experimentado muchas primicias después de que se rompiera la línea de aguas residuales de Frontera”, añadió. 

Las tuberías Frontera Force Main, ubicadas cerca de Sunland Park Drive y Doniphan Drive, transportan aguas residuales de más de 110 mil residentes desde Westside a Hickerson Facility. En promedio, las líneas transportan alrededor de 10 millones de galones de aguas residuales todos los días.

“En los más o menos 30 años que he estado aquí, nunca hemos experimentado un cierre total de la planta”, dijo Fred Murillo, superintendente de Hickerson.

Preparándose para la operación completa

“Tan pronto como nos desconectamos, comenzamos a prepararnos para estar listos y comenzar tan pronto como fuera necesario”, dijo Murillo.

Según EPW, en lugar de tratar las aguas residuales, los empleados se concentraron en hacer reparaciones y mejoras en las partes de la planta que necesitaban mantenimiento. Murillo lo llamó una “bendición disfrazada”.

“Los microbios, también conocidos como ‘insectos’, viven en grandes cuencas de aireación donde las aguas residuales pasan a través del proceso de tratamiento. Los microbios comen el material de desecho orgánico” dijo EPW.

Durante los últimos meses, las aguas residuales de otras plantas de EP Water se transportaron a Hickerson para que los microbios tuvieran suficiente alimento para sobrevivir.

“Teníamos que asegurarnos de que los insectos se mantuvieran vivos”, dijo Murillo.

Antes de la puesta en marcha de la planta, los gerentes de operaciones tomaron decisiones para bombear gradualmente pequeños volúmenes de aguas residuales a través de las tuberías de Frontera hacia la planta de Hickerson.

“Mientras probamos las líneas de aguas residuales, queremos asegurarnos de que los microbios en la planta se aclimaten para tratar más aguas residuales”, dijo Trejo.

No queremos impactar el sistema con una carga completa de aguas residuales”, añadió. 

A medida que se enviaban aguas residuales a Hickerson, se desviaban menos aguas residuales al río, aproximadamente 4 millones de galones por día.

En los próximos días, se introducirán más aguas residuales en Hickerson hasta que se traten 17.5 millones de galones diarios y se descargue agua limpia en el Río Bravo, como lo hizo antes de la emergencia de las aguas residuales.

“Nuestros empleados están listos para operar esta planta a su máximo potencial una vez más”, dijo Murillo.

Con Hickerson en funcionamiento, EP Water está un paso más cerca de detener por completo la descarga de aguas residuales en el Río Bravo.

close
search