El Paso

Clasifican erróneamente rezago en lectura: superintendentes

Cuestionan confiabilidad de exámenes que arrojan el dato

The New York Times
miércoles, 06 marzo 2019 | 06:00
Agencias

Mesquite, Texas – Un grupo de prominentes superintendentes escolares estatales de Texas argumenta que el estado ha clasificado de manera errónea con rezago en la lectura a miles de alumnos, a pesar de que su desempeño en los exámenes estatales se ubica al nivel de los estándares estatales de lectura. 

La prueba, la Evaluación de Preparación Académica del Estado de Texas (Staar), puede tener profundas consecuencias no sólo en los estudiantes sino en escuelas de todo Texas, cientos de las cuales han sido consideradas inadecuadas y son sujeto de intervenciones indebidas a decir de los críticos.

Muchos de los alumnos texanos a quienes se dijo que no habían alcanzado las expectativas de lectura del grado escolar que cursan recibieron asimismo calificaciones separadas que coinciden con su nivel de estudios. Además, los expertos han despertado dudas en torno a la calidad de las preguntas incluidas en las pruebas y si resultan apropiadas para los niños de los grados examinados. 

Ante la creciente presión por parte de los educadores, la Legislatura Estatal programó para la presente semana una audiencia a fin de analizar el futuro del examen. Pero la Dirección de Educación de Texas continúa apoyando a Staar, asegurando que el sistema es justo y se halla respaldado por investigaciones. 

La batalla sobre la lectura en Texas es la más reciente en la guerra nacional sobre el futuro de la reforma educativa. Desde las protestas magisteriales hasta los recintos de los capitolios estatales, los maestros de escuelas públicas y sus aliados políticos están rechazando décadas de leyes que consideran punitivas para los planteles tradicionales.

En las pruebas escolares Staar 2018 se determinó que el 58 por ciento de los alumnos texanos de tercer año no están leyendo al nivel de su grado. En la Evaluación Nacional de Progreso Educativo 2017, aplicada a una muestra de estudiantes de cuarto año de Estados Unidos, el 72 por ciento de los alumnos de Texas no leyeron a nivel adecuado. 

Más de la mitad de los alumnos de escuelas públicas estatales son hispanos y casi el 60 por ciento procede de familias de bajos ingresos. Aproximadamente el 20 por ciento aún está aprendiendo inglés. 

Texas ha sido acusado repetidamente de bajar sus estándares con el propósito de inflar resultados, habiendo realizado en los últimos años un esfuerzo conjunto por mejorarlos. Ahora se le acusa de exagerar.

En dos estudios académicos, publicados en el 2012 y el 2016, se concluyó que, en promedio, los textos de lectura en las pruebas Staar estaban escritos a entre uno y tres grados escolares por encima del nivel del grado examinado. La Dirección de Educación de Texas ha señalado estar haciendo modificaciones al examen.