El Paso

Censuran tres regidores a colegas disidentes

Los critican por emitir un comunicado de prensa apoyando la orden del juez del Condado

Archivo

Elida Pérez / El Paso Matters

miércoles, 11 noviembre 2020 | 06:00

Tres representantes pidieron una reunión especial de Concejo este lunes para poder criticar a tres colegas por emitir un comunicado de prensa apoyando la orden del juez del Condado, Ricardo Samaniego, de cerrar muchos negocios debido a la crisis de Covid-19 en El Paso.

La crítica fue la última muestra de luchas internas en el Cabildo, ya que El Paso sufre su mayor crisis de salud pública en al menos un siglo. El Ayuntamiento pasó casi dos horas en la reunión y no tomó ninguna medida.

Las representantes de la Ciudad, Cissy Lizárraga, Isabel Salcido y Claudia Rodríguez, pidieron al alcalde Dee Margo que convocara a una reunión especial para discutir “el proceso de comunicación al público con respecto a la opinión personal, como se describe en el Código de Conducta de la Ciudad de El Paso; y discutir sobre la comunicación de la Ciudad al público como se describe en el Código de Conducta”.

En la reunión, Lizárraga criticó un comunicado de prensa del 30 de octubre de los representantes de la Ciudad Peter Svarzbein, Alexsandra Annello y Cassandra Hernández. Ese comunicado criticó a Margo por no apoyar la orden de Samaniego del 28 de octubre y dijo que el alcalde debería “hacerse a un lado para que nuestros líderes locales puedan presentarse y garantizar que la seguridad, la salud y el bienestar tengan prioridad sobre la política partidista y las campañas de reelección”.

Margo terminó segundo en la carrera por la alcaldía del 3 de noviembre y se enfrentará al ex alcalde, Oscar Leeser, en una segunda vuelta el 12 de diciembre.

Lizárraga, quien tomó la iniciativa al dirigirse al Concejo por el tema, dijo que le preocupaba si Svarzbein debería permanecer como alcalde pro tempore, un cargo en gran parte ceremonial elegido por votación de los miembros del Concejo, según sus comentarios en el comunicado de prensa.

“Como la persona que intervendría y tomaría decisiones sobre un posible litigio que incluiría al Condado en caso de que el alcalde esté ausente o incapacitado, ¿cómo puede el Cabildo tener confianza en que su lealtad y prioridad serían hacia la ciudad de El Paso?”, dijo Lizárraga.

La Ciudad no es parte de la demanda que impugna la orden de Samaniego, por lo que ni el alcalde, ni el alcalde pro tempore, podrían tomar ninguna acción sobre la demanda.

El juez de Distrito Bill Moody confirmó la orden de Samaniego el pasado viernes y la Policía de El Paso comenzó a hacerla cumplir ese día. 

El grupo de propietarios de restaurantes que impugnó la orden, con el apoyo de la Oficina del Fiscal General de Texas, apeló la decisión de Moody ante la Octava Corte de Apelaciones con sede en El Paso. La abogada de la Ciudad, Karla Nieman, le dio al Ayuntamiento una actualización sobre el litigio durante la reunión.

Lizárraga pidió un voto de censura sobre el papel de Svarzbein como alcalde pro tempore. El secretario de la Ciudad dijo que la moción era incorrecta porque el tema de la agenda sólo requería discusión, no acción.

Svarzbein dijo que es responsabilidad de los funcionarios electos responder a las preocupaciones de la comunidad.

“En un momento en el que nuestra comunidad ha pasado de cuatro morgues móviles a diez en menos de una semana, tenemos cosas mucho, mucho más importantes de las qué hablar que los comunicados de prensa al público”, dijo Svarzbein. “Mis acciones y las acciones de mis colegas han sido por una cosa: que mantengamos a las personas seguras y busquemos mantener a nuestra comunidad segura durante esta emergencia de salud pública”.

Hernández dijo que estaba “decepcionada” por las críticas de sus colegas y dijo que el Ayuntamiento debería “centrarse en los temas”. Annello no comentó las críticas durante la sesión especial.

Rodríguez dijo que el tema de la agenda no fue diseñado para silenciar a nadie.

“Simplemente estamos tratando de dar el mensaje de que actuamos como un cuerpo y no le hace ningún favor a este cuerpo cuando los miembros de este Concejo tratan de actuar sin escrúpulos y difundir información que no es lo que decidió este Concejo”, dijo Rodríguez. “Desafortunadamente, este cuerpo ha sido secuestrado demasiadas veces como para guardar silencio”.

Alison Westermann habló durante un comentario público en apoyo de Svarzbein.

“Los temas agregados hoy a la agenda que cuestionan su lealtad a la Ciudad son una distracción y realmente no vale la pena dedicarle tiempo hoy. Quiero ofrecer mi agradecimiento al representante Svarzbein por su compromiso con nuestro distrito y con los constituyentes de su distrito. Creo que ha sido excepcional en la defensa del Código de Conducta”, dijo.

Libertad de expresión frente a código de conducta

Lizárraga, Salcido y Rodríguez solicitaron la reunión especial, que concedió Margo, para discutir si Svarzbein, Annello y Hernández violaron el Código de Conducta de la Ciudad al emitir un comunicado de prensa criticando al alcalde. A Lizárraga le molestó que Svarzbein firmara el comunicado de prensa como alcalde pro tempore, en lugar de como representante de la Ciudad del Distrito 1.

El Código de Conducta, adoptado en junio pasado, establece: “El alcalde es el representante designado del Concejo para presentar y hablar sobre la posición oficial de la Ciudad. Si los medios de comunicación se ponen en contacto con un miembro del Concejo en particular, el miembro del Concejo debe dejar claro si sus comentarios representan la posición oficial de la Ciudad o un punto de vista personal”.

El subdirector de la Ciudad, Cary Westin, dijo que los representantes pueden expresar sus opiniones, pero el uso del sello de la Ciudad puede haber dado la impresión de que estaban hablando en nombre de la Ciudad.

La declaración del 30 de octubre en cuestión fue un comunicado de prensa enviado a los medios locales. Los medios que informaron sobre el comunicado dejaron en claro que representaba la opinión de tres miembros del Cabildo.

Un destacado abogado sobre la Primera Enmienda y las leyes de transparencia gubernamental dijo que los miembros individuales del Concejo son libres de expresar sus puntos de vista, pero está viendo un aumento de los esfuerzos de los organismos gubernamentales para reprimir la disidencia.

“He visto esfuerzos más frecuentes por parte de la mayoría de los organismos gubernamentales para básicamente suprimir a los miembros de la junta de minorías para evitar que expresen sus propios puntos de vista”, dijo Joseph Larsen, del bufete de abogados de Houston Gregor Wynne Arney.

Larsen dijo que la Ciudad puede imponer algunas restricciones sobre lo que pueden decir sus empleados, pero los funcionarios electos no son empleados y tienen el derecho de la Primera Enmienda a expresar opiniones personales.

“Es una especie de asalto a la disidencia y la disidencia es extremadamente importante. La Ley de Reuniones Abiertas (de Texas) está establecida para que los miembros del Concejo puedan expresar su desacuerdo”, dijo. “Esta gente no está hablando de un partido de futbol. Estamos hablando de un discurso político central. Cada uno de ellos tiene un derecho de la Primera Enmienda: no son empleados”.

Svarzbein, Annello y Hernández han sido los críticos más vocales del Ayuntamiento sobre la respuesta de la Ciudad a la pandemia, a veces acompañados por el representante de la Ciudad Henry Rivera. Lizárraga, Salcido, Rodríguez y el representante Sam Morgan, han apoyado el enfoque de Margo, y el alcalde suele emitir el voto de desempate en los temas de Covid-19.