El Paso

Celebra EPCC graduación de enfermeras desde vehículo

Aunque no se lo esperaban, las nuevas profesionistas tuvieron una ceremonia fuera de serie organizada por autoridades educativas.

Jaime Torres / El Diario de El Paso

viernes, 22 mayo 2020 | 06:00

Guadalupe Martínez ingresó jubilosa al estacionamiento del Colegio de la Comunidad (EPCC) campus Río Grande a bordo de su automóvil y acompañada de su familia para recibir su pin, su lámpara y una rosa significando el término de su educación como enfermera y la graduación de Primavera 2020.

A pesar de no tener una ceremonia ‘pomposa’ con manteles largos, comida, música y rodeada de sus seres queridos, amigos y compañeros de generación, Guadalupe tuvo ese sentimiento de orgullo al haber cumplido su meta y ser ejemplo para sus hijos.  

“Sentí algo muy bonito y muy sorprendida porque nos hicieron sentir como si estuviéramos en la graduación”, expresó visiblemente emocionada, luego de que los policías de EPCC le dieron el paso al estacionamiento a su esposo, quien manejaba el automóvil.

Comentó que ninguno de los 65 graduandos esperaban este recibimiento, organizado por el cuerpo docente, porque les habían dicho que sólo les entregarían sus regalías, como símbolo de la conclusión de cursos. 

Sin embargo, para su sorpresa los catedráticos prepararon el escenario para festejarlos en este día especial y respetando la distancia social y el uso de su cubrebocas ante la emergencia que se libra por la presencia de la pandemia del coronavirus.

Con aplausos y vítores en su honor, Guadalupe casi rompió en llanto al escuchar las felicitaciones de sus mentores y ver los globos, flores y vehículos adornados para la ocasión a su paso junto con sus dos hijas y su hijo de 18 años, quien también se graduó, él de Eastlake High School. 

“Son sentimientos encontrados, por un lado de tristeza al no poderles ofrecer una gran ceremonia como merecen, luego de haber estudiado cuatro semestres bajo un programa riguroso, y por otro lado, de alegría al poder festejarlos y no dejar pasar este momento bajo estas circunstancias”, afirmó Irma Anselmo-Carlos, coordinadora y profesora de Enfermería.

Comentó que aunque este festejo no sustituye a una ceremonia formal, la cual tiene muchos componentes, el objetivo fue celebrar ese esfuerzo, dedicación y compromiso. 

Agregó que Covid-19 presentó numerosos desafíos para la clase Primavera 2020, pero el Programa de Enfermería y sus estudiantes estuvieron a la altura de los desafíos. 

Maestros, administrativos, trabajadores y estudiantes crearon un ambiente donde la esperanza, la resistencia y la adaptación fueron cruciales para el éxito, añadió tras resaltar que EPCC encontró formas alternativas de entregar contenido educativo en línea mientras los estudiantes demostraron una increíble resistencia con los cambios. 

“Nuestros estudiantes son los héroes en esta historia”, dijo Irma Anselmo-Carlos, “tuvieron que adaptarse, evolucionar y crecer junto con estos tiempos difíciles. Como resultado, esta ceremonia es aún más significativa este año”, enfatizó.

Reconoció que muchos estudiantes se comprometieron a tener éxito a pesar de no haber tenido oportunidad del cuidado de sus hijos como ellos quisieran, acceso limitado a Internet, estudiar desde hogares llenos de personas y otros desafíos. 

No obstante, graduados como Guadalupe ahora ven ese esfuerzo cristalizado, luego de haber cursado las materias del tronco común y especialidad que las acredita como profesionales de la enfermería.

Y después de haber atendido el servicio social en los diferentes hospitales, clínicas y casas de cuidado de ancianos y niños en el Condado de El Paso desde el segundo semestre de su capacitación.

“EPCC prospera en la preparación de enfermeras que sobresalen en su deber con la comunidad de la salud, estamos seguros de que cada uno de estos graduados que estamos honrando se convertirá en un activo invaluable en estos tiempos de conflicto”, dijo Ansalmo-Carlos.

Puntualizó que ahora, más que nunca, la comunidad se ha beneficiado del papel esencial de las enfermeras, los trabajadores de la salud y los socorristas. 

Durante un par de horas los maestros emocionados dieron fin al compromiso adquirido con la Generación 2020 al entregarles el prendedor (pin), que significa la conclusión del curso; la lámpara, la cual es encendida al momento de recitar la oración del enfermero y una rosa en señal del amor a sus alumnos.

Normalmente el pin es entregado a los graduados por sus familiares que pasan al estrado y se lo colocan en su pecho como sello de terminación de la carrera. 

Ahora, estos nuevos enfermeros y enfermeras se prepararán para realizar su última prueba, que es la certificación que expide el Estado de Texas, para poder ejercer esta profesión categorizada como de primera línea.

Para Guadalupe el formar parte de este ejército de salvación médica le representa un gran compromiso con su comunidad y sobre todo un orgullo de ser parte de la solución para terminar esta pandemia que azota al mundo.

La madre de familia se enfocará por lo pronto en estudiar para el examen estatal y en un futuro cercano concretar su sueño de trabajar en un centro de cuidado de personas de la tercera edad.

 jtorres@diariousa.com