Cede mal clima a tiempo para Thanksgiving

El servicio meteorológico pronosticó que los viajeros tendrán dificultades el viernes en el regreso a casa, se esperan nevadas intensas y vientos fuertes en buena parte del oeste del país

Associated Press
viernes, 29 noviembre 2019 | 06:00
|

El clima invernal cedió momentáneamente en buena parte de Estados Unidos, justo a tiempo para el Día de Acción de Gracias, después de que el viento, la nieve y el hielo provocaron trastornos en el tráfico y antes de las grandes tormentas pronosticadas para el viernes.
Hubo algunas excepciones, como en la principal autopista norte-sur de California, que fue cerrada en el sur del estado el jueves por la madrugada después de una nevada intensa que blanqueó la región.
Sin embargo, los vientos fuertes –que arrancaron un cartel de la Torre Willis en Chicago el miércoles– amainaron lo suficiente el jueves para permitir la realización del desfile de Acción de Gracias en Nueva York, con todo y sus globos gigantes, aunque estos volaron a menor altura de la tradicional.
El servicio meteorológico pronosticó que los viajeros tendrán dificultades el viernes en el regreso a casa. Se esperan nevadas intensas y vientos fuertes en buena parte del oeste del país, los que podrían cruzar las Rocosas y provocar tormentas el sábado.
Se pronosticó que el próximo sistema de tormentas deje caer hasta 61 centímetros (2 pies) de nieve adicional desde la Sierra Nevada hasta el centro y norte de las Rocosas, al abarcar una gran extensión del centro y occidente de Estados Unidos.
En California, las autoridades que lidian con el segundo cierre de la autopista I-5, sugirieron rutas alternas el jueves mientras trabajaban para despejar el camino. Un cierre del martes cerca de la frontera con Oregon dejó a cientos de personas varadas y el trastorno del jueves podría dejar a algunas familias separadas para el festejo.
En Ohio, se había restaurado la electricidad a aproximadamente 90% de quienes se fueron afectados el miércoles por apagones provocados por los vientos fuertes. En su peor momento, 42 mil clientes en el centro de Ohio y unos 39 mil en el noroeste se quedaron sin energía eléctrica.