El Paso

Casi ley, portar armas sin permiso en Texas

Aprueba Senado iniciativa; Cámara realiza ajustes

Sami Sparber / Shawn Mulcahy / The Texas Tribune

jueves, 06 mayo 2021 | 06:00

Austin– El esfuerzo liderado por los republicanos para permitir que los texanos porten armas de fuego sin ningún tipo de licencia superó lo que probablemente sea su mayor obstáculo restante en el Capitolio el miércoles, cuando el Senado de Texas votó de manera audaz para llevar la iniciativa legal al Pleno, para luego aprobarla.

La medida, ya aprobada por la Cámara de Representantes de Texas, se dirige a un comité de conferencia para que las dos cámaras resuelvan sus diferencias, a menos que la Cámara acepte las enmiendas del Senado. Luego, el proyecto de ley se dirige al gobernador Greg Abbott, quien dijo la semana pasada que firmaría el proyecto de ley de portación sin permiso.

El Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes 1927 anularía el requisito de que los residentes de Texas obtengan una licencia para portar armas de fuego si la ley estatal o federal no les prohíbe poseer un arma. El Senado aprobó el proyecto en una votación de 18 a 13, menos de una semana después de que saliera bien librado de un comité creado específicamente para abordar la legislación.

Los defensores de lo que los republicanos llaman “carga constitucional” argumentan que Texas debería seguir el ejemplo de al menos otros 20 estados con leyes similares. Mientras tanto, los defensores del control de armas están haciendo sonar la alarma sobre los riesgos de la portación de armas de fuego después de repetidos casos de violencia con armas, incluidas las masacres de 2019 en El Paso y Midland-Odessa.

Según la ley estatal actual, los texanos generalmente deben tener una licencia para portar armas de fuego de manera abierta u oculta. Los solicitantes deben presentar sus huellas digitales, completar de cuatro a seis horas de capacitación y aprobar un examen escrito y una prueba de competencia en tiro. Texas no requiere una licencia para portar un rifle abiertamente en público.

“Este proyecto de ley, para mí, es una restauración de la fe y la confianza de nuestros ciudadanos”, dijo el senador estatal Charles Schwertner, republicano por Georgetown, quien lleva la legislación a la Cámara alta. “No podemos permitir que otra sesión venga y se vaya donde hablamos de labios para afuera por la Segunda Enmienda al no restaurar y proteger completamente los derechos de los ciudadanos otorgados por la Constitución”.

El destino del proyecto de ley seguía siendo incierto de cara al debate el miércoles por la mañana y llevó a un caso raro en el que el Senado controlado por el Partido Republicano aceptara un proyecto de ley con probabilidades poco claras de aprobarse. En última instancia, todos los republicanos apoyaron el proyecto de ley, pero un puñado de senadores clave admitió en el debate que tienen reservas sobre ciertas disposiciones, a saber: la falta de apoyo de las fuerzas del orden.

El vicegobernador Dan Patrick y otros republicanos que inicialmente eran evasivos habían estado bajo una inmensa presión política de los conservadores y defensores de los derechos de armas, quienes durante años presionaron a la Legislatura de Texas para aprobar la portación sin permiso, pero históricamente lucharon por ganar apoyo.

La senadora estatal Jane Nelson, republicana de Flower Mound, dijo a sus colegas que le preocupaba proteger a las víctimas de violencia doméstica.

“He luchado con esto y soy un firme partidario de la Segunda Enmienda”, dijo Nelson el miércoles antes de votar a favor del proyecto de ley.

Los líderes de ambas cámaras anteriormente mantenían la carga sin permiso a distancia, pero la causa rápidamente ganó impulso este año en la Cámara, agregando presión al Senado.

Patrick ha expresado reservas sobre la portación sin permiso en el pasado. Antes de la sesión de 2015, dijo que no creía que hubiera suficiente apoyo entre los legisladores o el público, un sentimiento que reiteró en 2017 mientras citaba preocupaciones de las fuerzas del orden de que “cualquiera pueda caminar por la calle con un arma”.

Una sólida mayoría de votantes de Texas no cree que se deba permitir la portación sin permiso, según la última encuesta de la Universidad de Texas / Texas Tribune.

Durante el debate del miércoles, varios senadores demócratas expresaron su preocupación sobre que derogar el requisito de licencia permitiría a las personas portar armas de fuego sin una verificación de antecedentes o capacitación. Texas no requiere verificación de antecedentes para la venta privada de armas. 

 Rechazan enmiendas de paseño

Los senadores rechazaron una serie de enmiendas del senador estatal César Blanco, demócrata por El Paso, que codificarían las disposiciones de seguridad de armas que Abbott propuso después del tiroteo de 2019 en su ciudad natal, al exigir verificaciones de antecedentes para la venta de armas entre extraños y exigir a los tribunales que notifiquen a los delincuentes que ya no puede poseer un arma de fuego, entre otros cambios.

Más temprano en el día, Blanco dijo que tales enmiendas eran necesarias, “así que nos aseguramos de seguir por este camino... mantendremos las armas fuera del alcance de los delincuentes reales”.

Durante el debate final sobre la propuesta, el senador estatal Brandon Creighton, republicano por Conroe, se derrumbó en el piso del Senado y recibió atención médica del Departamento de Seguridad Pública de Texas. La portavoz Erin Daly Wilson tuiteó que Creighton estuvo involucrado en un accidente automovilístico el jueves y sufrió heridas leves.