Califica Abbott la seguridad en escuelas como tema prioritario

Sin embargo, no asigna más recursos ni menciona si endurecerá las leyes sobre armas

Associated Press
miércoles, 06 febrero 2019 | 06:00

Austin, Tx.— El gobernador de Texas Greg Abbott declaró este martes a la seguridad en las escuelas como una “emergencia” en su segundo término después de una de las masacres más letales del país que ocurrió el año pasado cerca de Houston, sin embargo, el republicano no asignó ninguna cantidad de recursos para las escuelas y tampoco mencionó si va a  endurecer las leyes relacionadas con las armas.

Su postura más clara durante su discurso Estado del Estado fue el proporcionar a los estudiantes un mejor acceso a la atención médica mental, sin embargo, los demócratas dijeron que no están seguros de todo lo demás después que el gobernador le dio un estatus preferencial a la seguridad escolar, lo cual permite que la legislación avance rápidamente.

Únicamente en esta ocasión es que la Legislatura de Texas se encuentra en sesión por primera vez desde que un estudiante abrió fuego en Santa Fe High School en mayo del 2019, matando a 10 personas.

El ataque ocurrió justo tres meses después que 17 personas fueron asesinadas en una preparatoria de Florida, a lo cual respondió aprobando una propuesta de ley por 400 millones de dólares para la seguridad en las escuelas e incrementó de 18 a 21 la edad mínima para poder comprar rifles.

Sin embargo, cualquier paquete relacionado con la seguridad en las escuelas de Texas no incluye nuevas restricciones en cuanto a las armas.

Abbott sugirió poco después del ataque de Santa Fe, aunque dijo que Texas –que es uno de los Estados del país más permisivo con las armas– debería buscar maneras para mantener las armas alejadas de la gente que representa “un peligro inmediato para otros”, lo cual es el punto medular de las llamadas leyes que contienen una señal de peligro.

Sin embargo, posteriormente se retractó después de ser criticado por los entusiastas que están a favor de las armas.

“No es suficiente darles a nuestros estudiantes una educación de calidad. Debemos crear un ambiente de aprendizaje que sea seguro”, dijo Abbott.

“Ningún estudiante debería tener miedo de acudir a la escuela. Ningún padre de familia debería tener miedo de dejar a su hijo en la escuela”.

Después de su discurso, comentó más acerca de un documento del presupuesto, escribiendo que “el Estado debe proporcionar el financiamiento necesario para emplear herramientas y estrategias estrictas en las escuelas”.

Pero no señaló la cantidad que se asignaría, agregando que las escuelas deberían tener la flexibilidad para usar esos recursos.

Abbott solicitó 4 millones de dólares para emplearlos en más entrenamiento policiaco, además de financiar completamente un centro de investigación sobre la seguridad escolar en la Universidad del Estado de Texas.

“Todos estamos de acuerdo con el gobernador en que nuestras escuelas deben ser seguras”, comentó el representante estatal Chris Turner, líder demócrata de la Cámara de Texas.

Sin embargo, comentó que estaba esperando ver más detalles.

Poco después del tiroteo en la escuela de Santa Fe, Abbott llevó a cabo tres días de reuniones con oficiales policiacos, educadores, expertos en salud mental, sobrevivientes del ataque y familiares de las víctimas.

Un grupo que está a favor del control de las armas, Texas Gun Sense, estuvo sentado enseguida del gobernador.

“Sentí que habíamos puesto un pie en la puerta de alguna regulación con sentido común sobre las armas”, comentó este martes Gyl Switzer, directora ejecutiva del grupo. “Aunque no pierdo la esperanza”.