El Paso

Bloquea juez desvío de fondos militares para muro en El Paso

Otro revés a la Casa Blanca; $3.6 mil millones es el monto calificado de ilegal por un magistrado

The Washington Post / Fragmento del muro fronterizo

Julián Aguilar / The Texas Tribune

domingo, 11 octubre 2020 | 06:00

Austin— Un tribunal federal de apelaciones dictaminó el viernes por la noche que el uso que hace el presidente Donald Trump de sus poderes de emergencia para construir su muro fronterizo, prometido desde hace mucho tiempo con fondos militares, es ilegal, lo que asesta un golpe a una de sus promesas de campaña distintivas a sólo semanas de las elecciones de noviembre.

La decisión de 2-1 de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos se produce cuando se programaron $3.6 mil millones para la construcción de una docena de proyectos, incluidos dos proyectos en las áreas de Laredo y El Paso. El dinero se desvió de los fondos destinados a la construcción militar después de que el presidente declarara una emergencia nacional en febrero de 2019, para así aprovechar los fondos. Los proyectos en Texas habrían cubierto más de 60 millas, según la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

“Los tribunales han confirmado una vez más lo que todo el mundo sabe: la falsa ‘emergencia nacional’ de Trump fue sólo otro pretexto para atacar a los inmigrantes y las comunidades fronterizas”, dijo Dror Ladin, abogado senior del Proyecto de Seguridad Nacional de ACLU. 

“Ya es hora de que Trump finalmente abandone el intento de asaltar el presupuesto federal para su proyecto ilegal y derrochador”, agregó Ladin.

La demanda, Sierra Club contra Trump, fue presentada el año pasado por ACLU en nombre de Sierra Club y la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur. El fallo del viernes confirma una decisión de 2019 que detuvo la construcción. Pero esa orden quedó en suspenso, dijo Gloria Smith, abogada gerente de Sierra Club.

“El tribunal de Distrito fue muy cuidadoso y siguió adelante y otorgó una orden judicial y luego suspendió su propia orden judicial en espera de una resolución completa del caso”, dijo. “Así que la suspensión se ha ido, la orden judicial vuelve a estar en vigor, lo que significa que no habrá construcción”.

La declaración de emergencia de Trump se produjo después de que el Congreso de los Estados Unidos asignara alrededor de $1.4 mil millones en un proyecto de ley de presupuesto de 2019 para la construcción de las barreras. Pero Trump se opuso a la cantidad después de que solicitó casi $6 mil millones para el esfuerzo. El Congreso intentó dos veces detener la declaración de emergencia nacional, pero el presidente vetó ambos esfuerzos.

La decisión del viernes se produce cuando la administración Trump se encuentra en un impulso de la hora 11 para acelerar la construcción de barreras en la frontera Sur antes de las elecciones del 3 de noviembre. La construcción ha aumentado a aproximadamente 2 millas por día, casi el doble de la tasa diaria desde principios de 2020, informó The Washington Post a fines del mes pasado.

Pero Texas ha sido un obstáculo persistente en los planes del presidente porque, a diferencia de otros estados fronterizos, la mayor parte de los terrenos donde buscan instalar las barreras fronterizas en Texas son de propiedad privada. Eso significa que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) debe asegurar parte de esa tierra a través del dominio eminente, un proceso de expropiación que puede llevar mucho tiempo si los dueños optan por presentar una demanda contra el Gobierno federal.

Smith dijo que los demandantes estaban celebrando el sábado pero están preparados para futuras batallas, incluidos posibles argumentos ante la Corte Suprema de Estados Unidos porque hay otros aspectos del caso que la administración puede impugnar.

“La administración, el Departamento de Seguridad Nacional, necesitaba identificar las disposiciones del Código de los Estados Unidos en las que se basaría para recibir esos fondos”, dijo. 

“A medida que comenzamos a aprender eso, y a medida que comenzamos a identificar sitios de proyectos específicos, enmendamos nuestra queja con más especificidad. Así que hay ramificaciones de la demanda principal”.

David Donatti, abogado de ACLU de Texas, dijo que la Corte Suprema podría emitir una suspensión de emergencia sin tomar una determinación final sobre el caso antes de las elecciones del 3 de noviembre.

“Podrían hacer eso, pero necesitarían una mayoría de la Corte para hacerlo. Pero debido a que en este momento sólo tenemos ocho jueces, tenemos que ver cómo se resuelve eso”, dijo. (Julián Aguilar/The Texas Tribune)