PUBLICIDAD

El Paso

Avanzan NM, Texas y Colorado en repartición de agua del Río Grande

Bajo propuesta, EP recibiría el líquido en los límites estatales

Danielle Prokop/Source NM

viernes, 13 enero 2023 | 06:00

El Paso Matters | La Presa del Elefante

PUBLICIDAD

Un acuerdo propuesto entre Texas, Nuevo México y Colorado se dio a conocer el lunes, meses después de que los estados anunciaran un acuerdo para poner fin a un caso en la Corte Suprema de casi una década sobre el agua del Río Grande, conocido como Bravo en México.

El acuerdo modificaría la base legal de 83 años sobre cómo los tres estados dividen el agua del río bajo el tratado Rio Grande Compact. Si la Corte Suprema lo permite, el decreto pondría fin a la demanda que se llama Original No. 141 Texas v. New Mexico and Colorado. El caso se ha prolongado durante nueve años y ha costado a los contribuyentes de Nuevo México y Texas decenas de millones de dólares.

PUBLICIDAD

Entre los cambios, la participación de Texas en el agua del Río Grande se mediría en un punto de la línea estatal en un medidor de El Paso en lugar del requisito actual de NM de entregar el agua de Texas más de 100 millas al Norte en el embalse de Elephant Butte.

El acuerdo ofrece un nuevo conjunto de cálculos para determinar qué agua se debe a los agricultores del Sur de Nuevo México y los del lejano Oeste de Texas, e incorpora el bombeo de agua subterránea en las fórmulas.

Finalmente, también ofrece condiciones para que Nuevo México y Texas manejen disputas sobre entregas excesivas o insuficientes de agua del Río Grande.

Para proporcionar agua para esas entregas, la Oficina del Ingeniero Estatal de Nuevo México podría cerrar pozos o usar otros límites, como pagar a los agricultores para que retiren la tierra de la agricultura para ahorrar agua de riego, según muestran los documentos judiciales.

En declaraciones juradas adjuntas al acuerdo propuesto, altos funcionarios del agua de Nuevo México y Texas instaron a la Corte Suprema a aceptar la propuesta.

Bobby Skov, el comisionado del pacto de Río Grande para Texas, calificó el acuerdo como “justo” y “consistente con el pacto”.

El ingeniero estatal Mike Hamman, quien también es el comisionado de Nuevo México para Rio Grande Compact, dijo que el acuerdo resuelve los problemas de larga data entre los dos estados y ofrece instrucciones claras sobre cómo cumplir con los acuerdos.

“Anticipo que el decreto de consentimiento ayudará a los estados a evitar futuros conflictos”, escribió Hamman.

Un cambio clave en el documento incluye transferencias de agua entre los distritos de riego de Nuevo México y Texas para equilibrar los años en los que el bombeo o las desviaciones de Nuevo México hacen que no llegue suficiente agua del Río Bravo a la frontera estatal.

Si el estado no cumple con los nuevos requisitos de entrega durante tres años consecutivos, el acuerdo requiere que el estado envíe agua adicional del Distrito de Riego de Nuevo México al Distrito de Riego de Texas.

Con el fin de proporcionar agua para compensar cualquier déficit, Hamman ofreció siete viñetas en su carta de apoyo al acuerdo.

Hamman dijo que la Oficina del Ingeniero Estatal de N.M. podría frenar el bombeo de agua subterránea; monitorear el bombeo de agua subterránea, comprar derechos de agua para retirar pozos de agua subterránea, o tierras de cultivo en barbecho temporalmente; aumentar la conservación tanto en uso municipal como agrícola, o intentar importar agua al Bajo Río Grande.

Hamman advirtió que la oficina estatal hará cumplir los cierres de pozos si las medidas voluntarias o compensadas no funcionan.

Nuevo México todavía está envuelto en el largo proceso judicial que comenzó en 1996 para determinar el orden legal de los derechos de agua entre Caballo Reservoir y la frontera estatal para agricultores, municipios, empresas y el Gobierno federal.

En cuanto a los próximos pasos, una audiencia sobre el decreto propuesto está programada tentativamente para febrero de 2023.

¿Cómo llegamos a esta situación?

El caso de la Corte Suprema fue provocado por décadas de litigio sobre el Bajo Río Grande, la región entre el embalse Caballo y donde el río a menudo se evapora sobre Fort Quitman, a unas 90 millas a lo largo de la frontera entre Texas y México.

En 2014, Texas presentó una demanda en la Corte Suprema alegando que el bombeo de agua subterránea de Nuevo México debajo de Elephant Butte capturó ilegalmente el agua del Río Grande prometida a Texas.

El acuerdo propuesto es producto de meses de negociaciones confidenciales entre las partes del caso: Nuevo México, Texas, Colorado y el Gobierno federal. Las discusiones incluyeron aportes de organizaciones afectadas, como asociaciones agrícolas, los dos distritos regionales de riego, las ciudades de Las Cruces y El Paso, la Universidad Estatal de Nuevo México y los Servicios Públicos de Agua en Albuquerque y El Paso.

En presentaciones anteriores, el Gobierno federal y el principal distrito de riego de El Paso le pidieron al experto especial que supervisa el caso que desestime el decreto propuesto porque fue el resultado de un acuerdo incompleto y hace concesiones que los estados no pueden hacer cumplir, según documentos legales.

La semana pasada, el juez Michael Melloy anuló los argumentos del Gobierno federal de que el acuerdo propuesto debe mantenerse en secreto y ordenó que la mayoría de los documentos se hicieran públicos.

Las objeciones de Estados Unidos al decreto propuesto permanecen selladas y no son públicas en este momento. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search