PUBLICIDAD

El Paso

Aun debilitado, Trump buscará candidatura

Tras revés en elecciones y con menor control del Partido Republicano, se lanza de nuevo por la Casa Blanca

The Washington Post

miércoles, 16 noviembre 2022 | 06:00

Associated Press | El ex mandatario en Mar-a-Lago

PUBLICIDAD

Palm Beach, Florida— Donald Trump, el ex presidente que enfrentó dos veces cargos de juicio político –impeachment– y que inspiró una insurrección en el Capitolio de los Estados Unidos, anunció su campaña presidencial de 2024 ayer por la noche, ignorando el consejo de muchos republicanos que querían que esperara hasta después de una segunda vuelta en el Senado de Georgia el próximo mes, con la esperanza de conseguir apoyo para su candidatura.

“Estoy anunciando esta noche mi candidatura a la Presidencia de Estados Unidos”, dijo Trump ayer ante una audiencia de varios cientos de simpatizantes y prensa reunidos en un salón de baile con candelabros en su club Mar-a-Lago, donde estaba flanqueado por más de 30 banderas estadounidenses y pancartas en las que se leía: “¡Hagamos grande a Estados Unidos otra vez!”.

PUBLICIDAD

El anuncio llega en un momento de vulnerabilidad política para Trump, ya que los votantes rechazaron rotundamente a los candidatos que respaldó en las elecciones de mitad de período la semana pasada. 

Desde entonces, los republicanos electos han sido inusualmente directos al culpar a Trump por el bajo desempeño del partido y los rivales potenciales ya están desafiando abiertamente a Trump por la nominación.

Trump ha estado ansioso por recuperar el centro de atención y presionar a los republicanos para que se alineen detrás de él, invitando a líderes destacados del partido a su evento de lanzamiento y haciendo un seguimiento de quién asistió.

Los asesores pasaron gran parte del año presionando a Trump para que postergara los anuncios hasta después de las elecciones intermedias, argumentando que podría motivar a los votantes demócratas o quedar ahogado por las noticias electorales. 

Finalmente accedió a prometer un “anuncio muy importante” para el martes y mantuvo ese plan a pesar de los esfuerzos adicionales para convencerlo de esperar hasta después de la segunda vuelta del próximo mes entre el senador Raphael G. Warnock –demócrata de Georgia–y el candidato republicano Herschel Walker.

“El presidente Trump va a anunciar el martes que se postulará para presidente”, dijo el viernes pasado el portavoz Jason Miller en el podcast del ex estratega Stephen K. Bannon.

Miller dijo que Trump le dijo: “No es necesario que haya ninguna duda. Por supuesto que me postulo. Voy a hacer esto, y quiero asegurarme de que la gente sepa que estoy entusiasmado y que tenemos que hacer que el país vuelva a encarrilarse... todo el mundo sabe que me voy a postular, así que empecemos”.

La urgencia de Trump por anunciar también proviene en parte de querer adelantarse a una posible acusación en cualquiera de las varias investigaciones criminales en curso sobre su conducta. 

Él y sus asociados cercanos están bajo múltiples investigaciones criminales: por parte del Departamento de Justicia por el esfuerzo por presentar electores falsos que afirman que Trump ganó estados clave en las elecciones de 2020; por el mal manejo de documentos clasificados recuperados de Mar-a-Lago; y por un fiscal del área de Atlanta por presionar a los funcionarios de Georgia para que revocaran los resultados de las elecciones de ese estado. 

Su empresa también está en medio de un juicio por fraude fiscal criminal y el fiscal general de Nueva York presentó una demanda que podría congelar las operaciones de la empresa, para lo cual ya nombraron un monitor independiente.

Los decepcionantes resultados en las elecciones de mitad de período del Partido Republicano, que incluyeron que los demócratas mantuvieran el control en el Senado y márgenes menores a los esperados en la Cámara, han aumentado los esfuerzos dentro del partido para dejar atrás a Trump. 

El lunes, el presidente del Club for Growth, un grupo conservador bien financiado, dijo que su investigación mostró que los ataques de Trump a otros republicanos están afectando su apoyo y se unió a los llamados para que retrasara su anuncio hasta después de la segunda vuelta de Georgia.

“Los republicanos deben estar unidos detrás de un candidato fuerte y una plataforma que muestre a los votantes soluciones reales para vencer a Biden y los demócratas en 2024”, dijo David McIntosh en un comunicado.

Muchos de los principales donantes del partido, que a menudo no eran los mayores seguidores de Trump para empezar, han iniciado conversaciones privadas sobre la mejor manera de dejarlo de lado para una nueva generación de líderes, según personas en contacto con ellos, que hablaron bajo condición de anonimato para revelar deliberaciones privadas.

Trump ya ha comenzado a atacar a sus posibles rivales republicanos, incluidos el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin. Trump ve a DeSantis especialmente como una amenaza, según sus asesores, incluso antes de que la reelección aplastante del gobernador el martes pasado reforzara su estima entre muchos de los principales donantes y profesionales de campaña del partido. 

DeSantis tiene previsto hablar esta semana en las reuniones de la Asociación de Gobernadores Republicanos y la Coalición Judía Republicana.

La campaña de Trump estará dirigida por la agente de Florida Susie Wiles, el veterano estratega Chris LaCivita y el ex asesor político de la Casa Blanca, Brian Jack. Su hijo Donald Trump Jr. está cada vez más involucrado en la operación política, mientras que su hija Ivanka Trump y su esposo, Jared Kushner, se han distanciado desde que dejaron la Casa Blanca. 

Trump también habla con frecuencia con el lealista Boris Epshteyn, de quien se espera que sea un asesor principal, pero muchos de los otros asesores, abogados y consultores de Trump dicen que hablan con él con menos frecuencia que antes. Algunas de las personas familiarizadas con la situación hablaron sobre la estructura de la campaña bajo condición de anonimato para revelar deliberaciones internas. 

Se espera que la nueva operación tenga un personal y un presupuesto más pequeños que la fallida campaña de Trump en 2020 y que tenga su sede en el Sur de Florida, ya que Trump le ha dicho a la gente que quiere recuperar la sensación de no favorito como en su candidatura de 2016.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search