PUBLICIDAD

El Paso

Aumenta ausentismo crónico tras pandemia en escuelas de El Paso

En Texas estudiantes faltan al menos el 10% de clase, o alrededor de 18 días al año

Claudia Lorena Silva / El Paso Matters

martes, 02 abril 2024 | 06:00

El Paso Matters | Aumenta ausentismo crónico tras pandemia en escuelas de El Paso

PUBLICIDAD

Monitores de pasillo diminutos con chalecos amarillos de neón saludan a sus compañeros de estudios a primera hora de la mañana en la escuela Tornillo PreK-8 como parte de un programa destinado a animarlos a venir a clase todos los días.

A medida que los niños ingresan a sus aulas, los maestros comienzan a contar quién está ausente en el momento en que el día escolar comienza a las 7:30 de la mañana, a pesar de que la asistencia no vence hasta las 10:00.

A partir de ahí, el personal debe correr rápidamente hasta llegar a los padres y encontrar a los estudiantes desaparecidos.

“El personal comienza a hacer llamadas a los padres para saber si un niño va a llegar a la escuela”, dijo Rosy Vega-Barrio, superintendente del Distrito Escolar Independiente de Tornillo. “Si no obtenemos una respuesta en ese mismo momento, enviamos a un oficial a la casa para averiguar qué está pasando”.

Una vez que un estudiante comienza a acumular ausencias, los líderes escolares como la directora de Tornillo PreK-8, Myrna López-Patty, organizan reuniones con los padres para hablar con ellos sobre las leyes de asistencia de Texas, que requieren que los distritos escolares inicien procedimientos judiciales si un estudiante tiene tres ausencias injustificadas.

“Se reunirán conmigo como medida preventiva porque no queremos presentar una demanda ante la corte”, dijo López-Patty a la madre Brenda Guillén y a su hijo Nathan durante una de esas reuniones en marzo.

Guillén dijo que no sabía que su hijo podría estar en peligro de perder créditos si faltaba más del 10% de sus clases durante el año. Al final, dijo que se alegraba de haber ido a la reunión antes de que la asistencia de Nathan se convirtiera en un problema mayor.

“Tenía confianza en sus calificaciones. Pensé que le estaba yendo muy bien, pero ignoré por completo el hecho de que necesitaba llegar más a tiempo y asistir más a la escuela”, dijo Guillén a El Paso Matters.

Vega-Barrio dijo que estos esfuerzos lo ayudaron a convertirse en el único Distrito en el Condado de El Paso en reducir su tasa de ausentismo crónico desde que los estudiantes regresaron a la escuela después de la pandemia, aunque aún se mantuvo más alta que los niveles previos a la pandemia.

El año escolar 2018-19 fue el último antes de la interrupción de la pandemia. Las escuelas de todo el país cerraron en marzo de 2020 y la mayoría permaneció cerrada el resto del año escolar 2019-20. En El Paso, la mayoría de las clases permanecieron cerradas en el otoño de 2020 y reabrieron a principios de 2021.

En todo Texas, el número de estudiantes crónicamente ausentes, caracterizados como estudiantes que faltan al menos el 10% de clase, o alrededor de 18 días al año, aumentó del 11% durante el año escolar 2018-19 al 15% en 2019-20. Eso aumentó al 26% durante el año escolar 2021-22, según los datos más recientes de las boletas de calificaciones federales publicados por la Agencia de Educación de Texas.

A nivel nacional, el ausentismo crónico casi se duplicó del 15% en 2018-19 al 28% en 2021-22, según un informe compilado por el profesor de educación de la Universidad de Stanford, Thomas Dee, en asociación con Associated Press.

El condado de El Paso vio una tendencia similar, ya que las tasas de ausentismo crónico en los distritos escolares de todo el Condado crecieron entre un 11% y un 26% en promedio durante esos tres años.

Tornillo ISD, un distrito escolar rural en las afueras del este del Condado con menos de 900 estudiantes, fue un caso atípico. El Distrito vio su tasa de ausentismo crónico caer del 10% en 2018-19 al 2% durante el año escolar 2019-20, pero luego se disparó al 22% en el año escolar 2020-21. La tasa cayó al 14% durante el año escolar 2021-22, la más baja del condado ese año, pero aún por encima de las tasas prepandémicas.

Ese año, el Distrito Escolar Independiente de El Paso tuvo una tasa de ausentismo crónico del 36%, la más alta del condado. El Distrito Escolar Independiente de Socorro tuvo una tasa del 28% y el Distrito Escolar Independiente de Ysleta informó una tasa del 25%.

Fuera de los límites de la ciudad, el 35% de los estudiantes en el Distrito Escolar Independiente de San Elizario estaban crónicamente ausentes, con el 32% en el Distrito Escolar Independiente de Fabens, el 28% en el Distrito Escolar Independiente de Clint y el 20% en el Distrito Escolar Independiente de Canutillo. El Distrito Escolar Independiente de Anthony mantuvo igual su tasa de ausentismo crónico (25%) entre los años escolares 2020-21 y 2021-22.

Las escuelas de Texas están obligadas a realizar un seguimiento de qué estudiantes están crónicamente ausentes, pero la mayoría no monitorea los datos a nivel de Distrito y se basa en los informes anuales de la TEA.

Si bien la mayoría de las escuelas de El Paso no realizan un seguimiento de sus tasas generales de ausentismo crónico, algunos líderes escolares dijeron que la asistencia diaria promedio ha mejorado desde el año escolar 2021-22, pero no ha regresado a los niveles previos a la pandemia.

Ahora, a algunos expertos les preocupa que este aumento del ausentismo pueda tener efectos negativos en los estudiantes que se perdieron algunos de los beneficios de asistir a la escuela todos los días, como recibir asesoramiento, socializar y participar en actividades extracurriculares.

“Cuanto más temprano los estudiantes asistan a la escuela de manera constante, en términos de su edad, es más probable que se gradúen y alcancen el éxito postsecundario que les espera”, dijo a El Paso Matters el profesor de educación de la Universidad de Texas en Austin, Joshua Childs. “Puede proporcionar cierta estructura y cierta organización. … Es un lugar donde pueden comer un par de veces al día y estar rodeados de adultos que se preocupan por ellos y se relacionan con ellos. Para muchos niños, es un componente crítico de su vida diaria”.

Las investigaciones muestran que los estudiantes crónicamente ausentes tienden a obtener peores resultados académicos y tienen más probabilidades de abandonar la escuela.

Un estudio de Chicago encontró que los estudiantes que están crónicamente ausentes en preescolar, jardín de infantes y primer grado tienen menos probabilidades de leer al nivel de su grado al final del segundo grado. 

El ausentismo crónico durante el sexto grado es un indicador de que un estudiante abandonará la escuela secundaria, y los estudiantes que estuvieron ausentes crónicamente entre el octavo y el 12º grado tenían siete veces más probabilidades de abandonar la escuela, según un informe de la TEA de 2017. 

¿Qué es el ausentismo crónico y qué lo causa?

En Texas, los estudiantes se consideran ausentes crónicos si faltan al menos el 10% (o 18 días) de un año escolar, incluso si la ausencia está justificada. 

Los estados deben informar y realizar un seguimiento del ausentismo crónico para recibir fondos del Título I desde 2015, cuando se promulgó la Ley Cada Estudiante Triunfa, o ESSA, para reemplazar la Ley Que Ningún Niño Se Quede Atrás. Antes de 2015, Texas solo registraba la asistencia diaria promedio, lo que hacía difícil saber si las ausencias se concentraban entre estudiantes específicos.

“Lo que ESSA nos ha permitido hacer es determinar la frecuencia con la que los estudiantes faltan a la escuela y cuánto faltan”, dijo Childs.

Expertos y educadores dicen que en muchos casos, los estudiantes que se ausentan por períodos prolongados suelen enfrentar obstáculos que les dificultan llegar a clase todos los días. Esto puede incluir falta de transporte, enfermedades y problemas personales que interrumpen la vida cotidiana normal de una familia.

La superintendente de San Elizario ISD, Jeannie Meza-Chávez, dijo que ha visto casos en los que los estudiantes perdieron a un padre o familiar y perdieron varios días de escuela después. En otro caso, la casa de una familia se incendió, dejando a sus hijos en riesgo de ausentarse crónicamente al enfrentarse a una posible falta de vivienda.

Los datos sugieren que los estudiantes que viven en la pobreza y aquellos con discapacidades enfrentan aún más obstáculos de este tipo que sus pares, lo que les impide asistir a la escuela con regularidad. En Texas, un tercio de los estudiantes económicamente desfavorecidos y con discapacidades estuvieron ausentes crónicamente durante el año escolar 2021-22.

“Hay tantos factores diferentes”, dijo Meza-Chávez cuando se le preguntó sobre las causas del ausentismo crónico. “A veces nuestras familias simplemente no envían a los niños a la escuela”.

Debido a que las razones por las que los estudiantes faltan a la escuela varían, Childs dijo que los educadores e investigadores deben investigar por qué los estudiantes faltan a la escuela y encontrar formas de apoyarlos.

Los líderes escolares dicen que la mayoría de los distritos ya están haciendo esfuerzos para abordar los obstáculos que impiden que los estudiantes lleguen a la escuela. La mayoría cuenta con trabajadores sociales que conectan a los padres con recursos externos. Algunos toman el asunto en sus propias manos y encuentran formas de ayudar a las familias.

En Tornillo ISD, los administradores escolares han ayudado a los estudiantes a conseguir transporte hacia y desde la escuela cuando no pueden tomar el autobús.

En San Elizario, los consejeros trabajaron con la familia que perdió su casa para asegurarse de que tuvieran un lugar adonde ir y que los niños tuvieran ropa y zapatos para ir a la escuela, dijo Meza-Chávez.

¿Por qué aumentó el ausentismo crónico?

Si bien los cambios en las tasas de ausentismo crónico variaron según el distrito escolar, la mayoría siguió un patrón similar. El ausentismo crónico disminuyó ligeramente cuando la escuela cerró por primera vez durante el año escolar 2019-20, probablemente porque los distritos no necesitaban informar la asistencia durante las últimas semanas del año, dijo la directora de Servicios Estudiantiles de Ysleta ISD, Diana Mooy.

El ausentismo crónico comenzó a aumentar ligeramente durante el año escolar 2020-21. En ese momento las escuelas de Texas trabajaban bajo un modelo híbrido donde algunos estudiantes podían asistir a clases en línea mientras que otros asistían en persona. Mooy dijo que el ausentismo crónico no aumentó demasiado en Ysleta ISD porque el estado dio a los distritos escolares más flexibilidad al tomar asistencia para adaptarse a las clases virtuales.

“Normalmente tomamos asistencia en el segundo período, y si estás en tu asiento, se te cuenta presente y si no, estás ausente. En (2021-22) pudimos pasar lista más tarde ese día, por lo que tuvimos más tiempo y más oportunidades para contar a los niños presentes”, dijo Mooy. 

Luego, el ausentismo crónico se disparó durante el año escolar 2021-22, cuando todos los estudiantes tuvieron que regresar a la escuela en persona.

Algunos líderes escolares con los que habló El Paso Matters dijeron que vieron a los padres mantener a sus hijos fuera de la escuela con más frecuencia debido a enfermedades y preocupaciones sobre las políticas de uso de mascarillas y vacunación.

El ex director de prevención de ausentismo escolar de EPISD, Mark Mendoza, dijo que notó un cambio en las actitudes de las familias en torno a la asistencia a la escuela.

“Antes de la cuarentena, teníamos estudiantes que estaban crónicamente ausentes por diversas razones, pero la cultura general era que es importante ir a la escuela todos los días”, dijo Medoza a El Paso Matters. “Luego, cuando ocurrió la pandemia y todas las escuelas presenciales cerraron, tanto los estudiantes como sus familias perdieron eso”.

Mendoza sugirió que una de las razones por las que EPISD tiene la tasa de ausentismo crónico más alta del condado es porque, como Distrito de Innovación, está exento de la ley estatal que requiere que los estudiantes asistan al 90% de sus clases para obtener crédito.

El concepto de Distrito de Innovación, adoptado bajo el Proyecto de Ley 1842 de la Cámara de Representantes durante la sesión legislativa de 2015, permite a los distritos escolares excusarse de ciertos requisitos estatales. La iniciativa tenía como objetivo brindar a los distritos escolares algo de la misma flexibilidad que las escuelas autónomas, siempre que adopten un plan de innovación.

Mendoza dijo que dado que a los estudiantes se les permitía perder más del 10% de sus clases y aun así obtener créditos siempre que obtuvieran calificaciones aprobatorias, la asistencia se vio afectada.

“Mucha gente empezó a tener la idea de que puedo aprender y sacar buenas notas sin tener que ir a la escuela todos los días”, dijo Mendoza.

EPISD no respondió a una solicitud de comentarios.

¿Qué hizo diferente el Distrito Escolar Independiente de Tornillo?

Tornillo ISD está rodeado por un extenso desierto y tierras de cultivo a lo largo del Río Grande, y algunas familias viven a millas de su vecino más cercano.

Si bien la mayoría de las escuelas en Texas vieron aumentar sus tasas de ausentismo crónico cuando los estudiantes regresaron al aprendizaje en persona, el distrito rural experimentó un aumento cuando los estudiantes aprendieron desde casa. Con un servicio de banda ancha limitado en el área, los líderes del distrito dijeron que muchos estudiantes que no pudieron conectarse a sus clases virtuales fueron contados como ausentes.

“La mayoría de nuestros niños no tenían acceso a Wi-Fi”, dijo Vega-Barrio. “Aunque proporcionamos puntos de acceso a cada hogar, había varios niños en línea al mismo tiempo y eso creaba muchos problemas. Creo que eso es lo que nos perjudicó en (2020-2021)”.

Además, el Distrito tiene varios estudiantes que viven en México y cruzan el Puente Internacional Tornillo-Guadalupe todos los días para llegar a la escuela. 

Después del cierre de las escuelas y la restricción de los viajes internacionales durante la pandemia, “fue realmente difícil lograr que esos estudiantes participaran en el aprendizaje en línea”, dijo Vega-Barrio.

En muchos casos, los padres y tutores también tuvieron dificultades para ayudar a sus hijos con las tareas escolares o solucionar problemas tecnológicos, lo que les hizo sentir que sus hijos necesitaban volver a la escuela, dijo Vega-Barrio.

Tornillo ISD también implementó varios programas y medidas en 2021 para tratar de reducir el ausentismo, incluida la contratación de un oficial de asistencia y la educación de los padres sobre la importancia de no faltar a la escuela.

Los tribunales de ausentismo escolar de Texas pueden exigir que los padres participen en asesoramiento, tomen clases especiales o realicen servicios comunitarios. Los padres también podrían enfrentar multas y hasta tres días de cárcel si no cumplen. También pueden enfrentar cargos por delitos menores si se los declara criminalmente negligentes por no obligar a sus hijos a ir a la escuela, según el Código de Educación de Texas.

A los estudiantes con cinco o más ausencias injustificadas en un semestre también se les puede revocar su inscripción, lo que podría impedir que un estudiante se gradúe o avance al siguiente grado.

Tornillo PreK-8 también inició un programa de patrullaje matutino en los pasillos para alentar a los estudiantes a llegar a la escuela a tiempo todos los días.

“El objetivo era que los estudiantes llegaran a tiempo pero también desarrollar habilidades de liderazgo y hacerlos sentir que tenían un papel aquí en el Distrito”, dijo la secretaria de la escuela, Cassandra Soto, a El Paso Matters. 

Soto, a quien se le ocurrió la idea del programa, dijo que se centró en los estudiantes que faltaban a clases o llegaban tarde excesivamente, y aquellos con problemas de conducta. Ahora muchos de esos estudiantes han mejorado su asistencia y están ansiosos por ir a la escuela todos los días.

“Hemos visto una diferencia en la asistencia y en su comportamiento. De hecho, incluso me dijeron: ‘Es nuestro trabajo’, así que llegan muy temprano”, dijo Soto.

Los líderes escolares de Tornillo ISD dicen que estos esfuerzos les han permitido hacer que los estudiantes regresen a las aulas y recuperar sus tasas de asistencia. 

Soto dijo que cree que otras escuelas pueden replicar el éxito.

“Somos un distrito pequeño y no tenemos muchos recursos ni la cantidad de personal que tienen otros distritos. Entonces creo que si nosotros somos capaces de hacerlo, ellos también podrán hacerlo”, dijo Soto.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search