PUBLICIDAD

El Paso

Apoya UTEP a paseños con diabetes

Programa compara el mantenimiento del cuerpo humano con el de los vehículos

Priscilla Totiyapungprasert
El Paso Matters

domingo, 20 noviembre 2022 | 06:00

Corrie Boudreaux/El Paso Matters

PUBLICIDAD

Salvador Ramírez no sabía por qué se sentía tan cansado todo el tiempo.

Ramírez solía levantarse a las 5 a. m., mientras estaba de vacaciones, pasar todo el día explorando y luego regresar al hotel a la medianoche sin perder el ritmo. Pero hace unos 11 años, apenas podía levantarse de la cama antes de las 10 a. m. y orinaba con más frecuencia.

PUBLICIDAD

Fue entonces cuando decidió hacerse un chequeo con un médico en El Paso. Un análisis de sangre reveló que sus niveles de azúcar superaban con creces el rango normal. Le diagnosticaron diabetes tipo 2.

Gracias a los medicamentos y hábitos alimenticios más saludables, el ahora hombre de 62 años ha mejorado en el manejo de sus niveles de azúcar en la sangre. Le da crédito a The Diabetes Garage, un programa de la Universidad de Texas en El Paso (UTEP), por ayudarlo a mantenerse encaminado.

Jeannie Concha, profesora asistente de Ciencias de la Salud Pública en UTEP, realizó el primer taller en 2018 para enseñar a los hombres cómo controlar su diabetes comparándola con la forma en que mantienen su automóvil. UTEP ofrece varios programas de un mes durante todo el año junto con un "garaje abierto" anual para que los participantes se reúnan.

Casi el 17 por ciento de los adultos de El Paso tienen diabetes, un porcentaje más alto que el promedio estatal, según datos de 2020 de Healthy Paso del Norte, una organización que rastrea las tendencias de salud en la región.

La inspiración de Concha para el programa provino de la cultura del automóvil “lowrider”, que los mexicoamericanos popularizaron durante la década de 1940 en los barrios del Este de Los Ángeles. Los legendarios pachucos, que surgieron de El Paso, ayudaron a ser pioneros en el estilo de vida “lowrider”.

“Las comunidades mexicoamericanas no vieron que estaban representadas en la cultura dominante, por lo que crearon su propia imagen y los autos fueron algo que unió a las familias”, dijo Concha. “La gente dibuja imágenes en sus autos como una forma de contar la historia de su familia… pero también une a las familias, padres e hijos, que trabajan juntos en autos”.

Conectar los autos y la educación de la diabetes

Más de 200 hombres han completado The Diabetes Garage desde su creación. Si bien no fue hasta 2017 que se comenzó a desarrollar The Diabetes Garage, la idea se plantó mucho antes.

Concha ha estado investigando la diabetes desde finales de la década de 1990. Alrededor de este tiempo, ella comenzó a hablar con sus hermanos y su padre en El Paso sobre su salud. Cuando les preguntaba si habían ido al médico a hacerse un chequeo, decían que no. En respuesta, les preguntó por qué revisaban el aceite de sus autos cada tres meses pero no revisaban sus cuerpos.

Un par de meses después, uno de sus hermanos fue al médico para hacerse un chequeo, recuerda. Fue un "momento revelador" para ambos, dijo.

A nivel nacional, más del 14 por ciento de los adultos mexicoamericanos tienen diabetes, el doble del porcentaje de adultos blancos no hispanos, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Una encuesta de fines de 2021 realizada por el Pew Research Center también encontró que los hombres hispanos son menos propensos que las mujeres hispanas a decir que han visto a un proveedor de atención médica en el último año.

De 2010 a 2012, Concha dirigió un programa de salud en Nuevo México llamado Project HOPE, que examinaba a las personas para detectar diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares. Al hablar con hombres con niveles altos de azúcar en la sangre, se dio cuenta una vez más de que usar términos relacionados con los automóviles era útil para explicar la diabetes.

Cuando regresó a El Paso y asumió el cargo de profesora asistente en UTEP, sabía que la ciudad era ideal para lanzar The Diabetes Garage ya que algunos de los primeros clubes de autos lowrider de Texas se formaron en El Paso. Cada año, clubes de autos de todo Texas, el suroeste y Ciudad Juárez exhiben sus lowriders en Lincoln Park.

Concha consultó con un mecánico para formar analogías comparando partes de automóviles con partes de carrocerías. Y poco después, ella y su equipo se instalaron en las exhibiciones de autos de la ciudad para reclutar participantes para los talleres.

Así fue como Francisco “Frank” Camacho, de 49 años, se enteró de The Diabetes Garage en marzo. Su equipo, el club de autos y motos PoderosO en El Paso, había instalado Harley-Davidson personalizadas en Lincoln Park y notó el puesto de The Diabetes Garage frente a ellos.

Camacho creció en Segundo Barrio, un vecindario histórico en el sur de El Paso donde, antes de que él y sus amigos pudieran comprar autos y motocicletas, transformaron las bicicletas en “lowriders”.

La diabetes corre en su familia. Sus abuelos, madre y hermano todos lo tienen. Hace ocho años, a Camacho también le diagnosticaron diabetes.

Le tomó un tiempo adaptarse y luchó día a día, admitió. La diabetes es una enfermedad crónica, por lo que trata de tomar decisiones, como reducir el consumo de refrescos y salir a caminar con su hija por las noches, que sean a largo plazo, no solo por un día, explicó. Los talleres de Diabetes Garage, que se han vuelto virtuales desde el comienzo de la pandemia, son convenientes porque puede hacerlos desde su casa, dijo.

“Como me gusta jugar con los autos, debes saber cómo funciona el auto para lidiar con él o arreglarlo”, dijo Camacho. “Si algo está mal con su motor, debe saber cómo funciona. Ver mi cuerpo así, como un automóvil, y las cosas que tengo que hacer para arreglarlo y mejorarlo, como correr más tiempo, me hizo pensar en él desde una perspectiva diferente”.

Los factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2 incluyen un padre o hermano con diabetes, mayor peso corporal y poca actividad física.

La diabetes ocurre cuando el cuerpo no puede producir o tiene dificultades para usar su propia insulina, una hormona producida en el páncreas para regular la glucosa, el azúcar que proviene de los alimentos. La insulina abre las células del cuerpo para permitir que entre el azúcar, que el cuerpo usa para crear energía.

Cuando alguien no produce suficiente insulina, o su cuerpo resiste la insulina, queda demasiada azúcar en el torrente sanguíneo, lo que eventualmente puede provocar diabetes. Los síntomas de la diabetes incluyen fatiga, sensación de más sed de lo normal y micción frecuente. Las personas con diabetes pueden desarrollar otras complicaciones de salud, desde ataques cardíacos hasta problemas renales.

En los talleres de The Diabetes Garage, los participantes aprenden que la insulina es como el acelerador. Al presionar el pedal del acelerador, se abre el acelerador para permitir que el gas ingrese y llegue al motor, donde se produce la combustión interna para convertir la energía del combustible. Pero con la diabetes, el acelerador puede enfrentar resistencia, como la acumulación de grasa que bloquea la apertura de las puertas de las celdas y mantiene el azúcar en el torrente sanguíneo.

Hacer ajustes tras el diagnóstico

Una vez que alguien desarrolla diabetes, la enfermedad puede empeorar con el tiempo. Ramírez se inyecta insulina dos veces al día y una vez a la semana toma dulaglutida, un medicamento que ayuda al cuerpo a liberar la insulina que ya está produciendo.

Al principio, fue difícil para su familia entender que tomar medicamentos no significa que sea "demasiado tarde", dijo. Sus padres pensaron que usar insulina significaba que ya se estaba muriendo, por lo que ha sido una experiencia educativa no solo para él, sino también para su familia.

Ramírez ha cambiado sus hábitos alimenticios para ayudar a controlar su diabetes. En el pasado, cuando viajaba por trabajo, se saltaba el almuerzo. En el camino de regreso al hotel, compraba un refresco de 3 litros, una pizza grande y un paquete de 6 cervezas para la cena.

Existe la idea errónea de que cuando las personas tienen diabetes, tienen que renunciar a muchos alimentos o no pueden comer dulces, dijo. El Diabetes Garage le enseñó sobre el control de las porciones y cómo leer las etiquetas de los alimentos. Si bien la dieta afecta la diabetes, no le impide comer lo que le gusta, solo come pensando en el equilibrio.

En la comida al aire libre de la familia tendrá un plato en lugar de tres y ha comenzado a comer más pescado, no solo carne roja. Todavía bebe cerveza y whisky, pero bebe menos alcohol y más agua que antes. En lugar de comer papas fritas y chocolates directamente de la bolsa, vierte papas fritas en un tazón más pequeño y solo tiene uno o dos cuadrados de chocolate a la vez.

Después de ser diagnosticado con diabetes y hacer ajustes en su estilo de vida, su peso bajó de 238 a 167 libras, dijo.

“Tengo mis días, pero mi energía es mucho mejor”, dijo Ramírez. “No es como antes de que me diagnosticaran diabetes y estuviera agotado todo el tiempo”.

Desde su lanzamiento en El Paso, The Diabetes Garage se ha expandido a San Antonio y Harlingen, una ciudad en el Valle del Río Grande.

El programa, que se ofrece en inglés y español, consta de cuatro talleres de dos horas que se realizan en Zoom una vez por semana, más una evaluación de salud al principio y al final del programa. Cada participante recibe una “caja de herramientas” gratuita que incluye un glucómetro y un manual.

¿Y usted ya se checó…?

Los talleres de primavera de 2023 de The Diabetes Garage

El Paso (inglés)

• 6-8 p. m. MST en línea

• 7, 14 (por confirmar), 21, 28 de febrero

Harlingen (español)

• 6:30-8:30 p. m. CST

• Marzo (fechas por determinar)

El Paso (español)

• 6-8 p. m. MST en línea

• 9, 16, 23, 30 de mayo

Regístrese en línea en diabetesgarage@utep.edu o diabetesgarage.org

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search