PUBLICIDAD

El Paso

Apasionada de la docencia y el Derecho gradúa de UTEP

.

Jaime Torres / El Diario de El Paso

sábado, 11 mayo 2024 | 06:00

Jaime Torres / El Diario

PUBLICIDAD

Contribuir a la educación, formación y protección de los adolescentes que estudian el nivel de secundaria, y llevarlos a ser exitosos en la vida, es la misión que María Fernanda Pliego busca desarrollar a lo largo de su vida profesional ahora que termina su carrera en Ciencias Políticas y un grado en Razonamiento Jurídico, en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

Primero como maestra y después como abogada es como la joven hispana de 22 años y residente del Valle Bajo de la ciudad, pretende encaminar y motivar a la juventud con el fin de que continúen sus estudios superiores. Por lo pronto este sábado recibirá su título que la acredita como profesionista, en una ceremonia organizada en el auditorio Don Haskins Center.

“Me gusta mucho estar con los niños, aprender de ellos y te das cuenta de todo lo que pasa con ellos. Es importante motivarlos y crear un buen ambiente de estudio”, dijo la graduada de primera generación. 

María Fernanda en los últimos 16 meses ha combinado sus estudios universitarios con la impartición de clases como maestra sustituta en Eastlake HS, ubicada en el Este de la ciudad.

Pliego dijo sentir el amor por la docencia desde niña al jugar a ser maestra teniendo como alumnas a sus tres hermanas, actividad en donde encontró su vocación y más tarde a preparar y proteger a los jóvenes, sobre todo a aquellos que sufren maltrato y abuso en sus casas.

Ella, al igual que los más de tres mil estudiantes graduados de la Clase 2024 este fin de semana, dijo tener la energía para incidir en un cambio positivo en este mundo invadido por problemas sociales y desafíos, pero a la vez de grandes oportunidades para transformarlo.

“En Ciencias Políticas aprendí lo que es la ley y cómo debe aplicarse, tuve muchas clases relacionadas y por eso digo que es posible hacer esa evolución para beneficio de las comunidades”, dijo al resaltar el aprendizaje obtenido de la congresista federal Verónica Escobar, quien durante sus visitas al campus la orientó en la realización de sus proyectos académicos.

“De todo aprendí con ella, y supe de las leyes que ha hecho y de las iniciativas que no han logrado pasar en la Cámara de Representantes. Te das cuenta de que hay gente que quiere hacer algo bueno por el país”.

Sin embargo y consciente de la realidad, consideró que aunque debe ser frustrante cuando se tienen las cosas ahí en la mesa y simplemente no pasan, eso no es impedimento para no hacer nada y quedarse con los brazos cruzados, “siempre tienes que hacer algo, tienes que levantarte y expresar lo que sientes y piensas, pero nunca quedarse callada”, dijo la futura abogada.

Recordó que al inicio de su carrera, justo cuando se decretó la pandemia del Covid-19, no estuvo de acuerdo con las políticas, a decir de ella contradictorias, debido a que no se regulaba parejo la aplicación de las medidas tanto en comercios como transporte o centros de diversión. 


“Mi madre siempre me decía que me gustaba alegar mucho y tenía argumentos para todo, por ello me incliné por las Ciencias Políticas enfocada al campo de estudios sociales, que es algo parecido a la abogacía. Mi consejero me dijo que fue una buena elección”, comentó la estudiante que dentro de algunos años piensa trasladarse a San Antonio, Texas para estudiar en el Centro de la Facultad de Derecho de la Universidad St. Mary para la Justicia Legal y Social.

Expresó que al inicio de su carrera le fue difícil adaptarse porque sus clases empezaron en línea por la contingencia de la pandemia. A pesar de su entusiasmo de ir a la universidad, la visión que tenía no cumplió sus expectativas ya que esperaba ingresar al campus como ella lo había imaginado, de manera presencial.


“Yo tenía mi visión que iba a ir y ser diferente, sin embargo ese cambio llegó luego de que terminó la emergencia de salud. Al ingresar me topé con que los maestros no te brindan la ayuda como en la secundaria sino cada quien debe esforzarse porque es tu responsabilidad. Tienes que hacerte notar para que ellos sepan que existes”.

No obstante, la solidaridad de los compañeros fue algo que apreció y valoró como la ayuda de su amiga Marilly, a quien conoció mientras estudiaba las materias básicas… después conoció a Juan, Marcos y Anicka en la materia de Leyes Internacionales y fue en donde le tomó sabor a su vida universitaria dejando a un lado su timidez. “El penúltimo semestre fue el mejor de todos”, dijo emocionada.

Empero, también se enteró de la problemática que se vive en la ciudad en cuanto al abuso infantil y violencia doméstica que sufren los niños en sus propias casas, muchas veces por injusticias de sus padres. 

“Eso me impactó mucho y ahí me nació una vez más de combinar la educación con las leyes para en su momento defenderlos”. Gracias a la ayuda y orientación de su maestra y abogada Tracy Almanzan, quien le expuso casos locales y contó sus experiencias, le cambió la visión de la carrera.

Al igual que muchos universitarios, las desveladas, prisas y sacrificios estuvieron a la orden del día tanto en la elaboración de tareas, llegadas temprano y privarse muchas veces de las cosas que le gustaban por dedicarle tiempo al estudio.

“Me tenía que levantar más temprano porque como vivo en Socorro, siempre tenía que salir una hora antes para llegar a tiempo. Muchos maestros no te dejaban entrar si llegabas un minuto tarde”. Aunque su horario era de mañana era muy pesado.

La egresada de Socorro HS, dijo estar agradecida con sus padres Nancy y Fernando, originarios de Ciudad Juárez, quienes desde su nacimiento pensaron en darle bienestar y un mejor futuro para ella y sus 3 hermanas: Donna Paola, Aixa y América –18,14 y 8 años, respectivamente–, la primera, alumna de la carrera de Radiología, en el campus de UTEP.

“Tengo mucho qué agradecer a mis padres que han sido mi soporte durante mis estudios. Mi madre siempre me apoyaba y me consolaba en los momentos de estrés y llanto por lo abrumador de las tareas y a mi padre que ha sido el proveedor de la casa para que podamos salir adelante sin problemas financieros. Gracias a él tenemos lo que tenemos, si no, esto no hubiera sido posible”.

Manifestó que sus padres siempre le decían que tenía que terminar el colegio porque querían que fuera una profesionista y gracias a Dios que se cumplió el sueño de ellos y el mío, dijo orgullosa y al borde de las lágrimas.


“Mi papá, muy trabajador en el área de la construcción, a él le debo mucho porque a pesar de que llegaba cansado del trabajo siempre tuvo tiempo para escucharme al igual que a mi madre y a mis hermanas”, dijo luego de verlo trepado en el techo ultimando detalles de la casa que él mismo construyó. “Es un arquitecto de la construcción”.

Como hermana mayor expresó: “siento mucha responsabilidad porque ellas te ven y si haces algo malo ellas dicen ‘ella lo hizo’, pero si haces algo bueno pones el ejemplo y siento que la vara es alta para ellas. Y ya para ellas graduarme de colegio como primera generación en mi familia siento que las obliga a ser mejores”.


Pese a ser el centro de inspiración para ellas, dice con humildad “siempre quiero lo mejor para ellas y les digo si hago la maestría, tú sigue con tu doctorado, siempre busca ser mejor y no digas no… si tienes la oportunidad de ser mejor tú hazlo”, dijo al tiempo que guardaba a sus mascotas Nena y Canela, dos perros pitbull que les llevó su padre para su protección.

Dentro de sus agenda de estudios María Fernanda empezará el semestre otoño-invierno su maestría enfocada en Gobierno y Economía para luego certificarse como maestra e impartir clases en Eastlake HS a alumnos senior. Ahí espera permanecer algunos años y después viajar a San Antonio, Texas para prepararse como abogada.

“Ahora que termino mi primera carrera siento un gran orgullo, me siento muy orgullosa de mí misma porque lo logré. Sí se puede”, dijo quién se visualiza en 10 años como una abogada y madre de familia y aportar sus conocimientos en beneficio de la comunidad paseña.

Apuntó que al estar preparada puede regresar a su familia un poquito de lo mucho que le han dado y al mismo tiempo contribuir en los desafíos que enfrenta la comunidad, “pues el darme la educación, siento que puedo contribuir a su desarrollo”.

“Es mi turno de regresar algo y siento que los niños son los que más necesitan el apoyo, siento que con ellos, que son el futuro del país, podemos prepararlos para que se desarrollen y alcancen sus metas de vida”.

Amante del futbol soccer, deporte heredado de su padre, de la comida china y de las diferentes series de televisión, María Fernanda, quien también formó parte del equipo de porristas en la secundaria intermedia, dijo estar satisfecha de los logros obtenidos en esta etapa de su vida y disfrutar la compañía de sus hermanas tanto en casa como cuando van a las tiendas de compras.

Como mujer enfocada en el campo de estudio social le gusta estar informada y actualizada del acontecer noticioso que difunden las diversas cadenas informativas. “Uno no debe enfocarse en ver un solo noticiero porque cada uno tiene intereses, es importante tener las dos perspectivas para tomar una decisión”, dijo en tono analítico.


Expresó que hoy en día la política del país está muy dividida por las visiones tan distintas que tienen el presidente Joe Biden y el ex presidente Donald Trump, quienes buscan gobernar la nación por los próximos cuatro años. “Pienso que estas elecciones serán interesantes. Siempre voto porque es muy importante y un voto hace la diferencia”.

Como buena ciudadana a la recién graduada le preocupa la problemática social que vive el país por lo que en su desempeño profesional buscará siempre por que haya un mundo unido, que haya igualdad y oportunidades para hombres y mujeres, además del combate al racismo así como por concretar una reforma migratoria con el fin de que se alcance una mejor calidad de vida y sin miedos. “Aunque se ha avanzado en la concientización aún falta mucho por hacer”, puntualizó.

En su consejo a las nuevas generaciones las instó a seguir sus estudios universitarios y a no dejarse vencer. “Es muy importante la educación, abre muchas puertas y te lleva a lugares donde no te imaginas, pero sobre todo te da una perspectiva del mundo para que con esfuerzo y creatividad logres tus sueños”, concluyó la ahora profesionista, egresada de UTEP.

jtorres@diariousa.com

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search