El Paso

Anula de nuevo Corte cierres de negocios

Dictamina que juez cometió errores en fallo inicial; procurador de Texas llama ‘tirano’ a Ricardo Samaniego

Julián Aguilar / The Texas Tribune

sábado, 14 noviembre 2020 | 06:00

El viernes por la noche, una Corte Estatal de Apelaciones detuvo nuevamente el cierre de negocios no esenciales del Condado de El Paso, que estaba programado para durar hasta el 1 de diciembre.

El juez del Condado de El Paso, Ricardo Samaniego, emitió la orden de cierre el 29 de octubre en un esfuerzo por frenar el último brote de Covid-19 aquí, donde el total de casos desde que comenzó la pandemia superó los 70 mil el viernes.

Un grupo de restaurantes locales y el fiscal general de Texas, Ken Paxton, demandaron para bloquear la orden después de que se emitió, argumentando que iba más allá de la orden ejecutiva del gobernador Greg Abbott, que describe qué límites se pueden imponer a las empresas privadas en todo el estado.

Aunque el intento de Samaniego de cerrar temporalmente negocios no esenciales no puede avanzar, los negocios en el Condado de El Paso aún deben cumplir con las restricciones actuales, que limitan la capacidad de la mayoría de los negocios al 50 por ciento, mantienen los bares cerrados y prohíben que los restaurantes ofrezcan servicios de comedor después de las 9 pm.

El juez estatal de Distrito William Moody permitió que el cierre de El Paso se mantuviera la semana pasada mientras el problema se desarrollaba en la apelación. 

Samaniego extendió la orden después de ese fallo, pero la Octava Corte de Apelaciones nuevamente pausó la orden de Samaniego el viernes, aunque instó a ambas partes a encontrar un término medio sobre las restricciones que no violen el mandato estatal de Abbott.

El tribunal de segunda instancia permite “la posibilidad de que las partes identifiquen algunas restricciones independientes en la orden del Condado que no serían incompatibles con la orden de Abbott”, escribió el panel de jueces. “Ninguno de los informes que tenemos ante nosotros ha intentado desentrañar ninguna restricción discreta que pueda complementar o no entrar en conflicto... y sería inapropiado que intentemos hacerlo aquí”.

La procuradora del Condado y su equipo jurídico argumentaron la semana pasada que la orden de Samaniego podría mantenerse, basando su opinión en las disposiciones de la Ley de Desastres de Texas de 1975. Pero la oficina de Paxton argumentó que la ley reemplaza las declaraciones locales. La opinión emitida el viernes se puso del lado del Estado.

“Si la conducta está permitida por orden del gobernador, ese Condado no puede prohibirla”, escribieron los jueces. “Si las actividades están prohibidas por orden del gobernador, el Condado no puede permitirlas”.

La decisión del viernes se produce el día en que el Condado de El Paso registró mil 488 nuevos casos de coronavirus. La Ciudad también informó de un total de 45 muertes el jueves y viernes causadas por el virus. Aproximadamente mil 130 personas están hospitalizadas, incluidas 317 en Cuidados Intensivos, según estadísticas de la Ciudad.

En un tuit celebrando la decisión del viernes, Paxton no mencionó el aumento de casos, sino que hizo referencias a la tiranía y la próxima temporada navideña.

“Como dijo acertadamente la Corte, ‘el público no puede tener dos conjuntos de reglas para vivir'”, escribió en la publicación. “Un tirano que piensa que puede ignorar la ley estatal no puede detener eso. No permitiré que subdivisiones políticas deshonestas intenten acabar con las pequeñas empresas y las reuniones festivas mediante órdenes ejecutivas ilegales”.

El cierre ordenado por Samaniego provocó una ruptura entre él y el alcalde de El Paso, Dee Margo, quien dijo el jueves que no se le ha consultado sobre las restricciones en todo el condado durante semanas. Margo dijo que la Ciudad y el Condado deben considerar la economía local mientras también tratan de frenar la propagación de la enfermedad.

Desde principios de año, dijo Margo, alrededor del 26 por ciento de las pequeñas empresas han cerrado y se han perdido más de 15 mil puestos de trabajo debido al impacto económico que ha sufrido la ciudad.