PUBLICIDAD

El Paso

Anula Corte juicio por asesinato de ex locutor

Experto considera que no es posible que disparo salpicara al acusado

Staff/El Diario de El Paso

miércoles, 08 junio 2022 | 06:00

Archivo | Richard Madrigal, ejercía como locutor Archivo | Leonel Hernández enfrentará nuevo proceso

PUBLICIDAD

Una Corte de apelaciones de Texas revocó la condena por asesinato en 2019 de Leonel Hernández después de citar un error de un juez de primera instancia que permitió “indebidamente” a los fiscales criticar a un experto en salpicaduras de sangre, según cita la estación de radio pública KTEP.

Hernández, de 37 años, ha estado en prisión durante los últimos tres años después de que un jurado lo declarara culpable de disparar fatalmente al ex locutor –DJ– de KLAQ, Richard Madrigal, en su apartamento del lado Oeste de El Paso en 2016. El juicio se llevó a cabo en el Tribunal de Distrito 168 bajo el juez Marcos Lizárraga.

PUBLICIDAD

El martes pasado, dos de los tres miembros del Octavo Tribunal de Apelaciones se pusieron del lado de Hernández, quien apeló su condena el 7 de junio de 2019, dos semanas después de su juicio. 

El fallo y la opinión del tribunal envían el caso de vuelta al Tribunal de Distrito 168 para un nuevo juicio.

No se ha fijado una nueva fecha para el juicio.

“Estamos al tanto de la decisión de la apelación y nuestra división de apelaciones se encargará del asunto”, según un comunicado enviado por correo electrónico por la Oficina del Fiscal de Distrito de El Paso.

La estación KTEP también se comunicó con el abogado de Hernández, Jim Darnell, para hacer comentarios.

La presidenta del Tribunal Supremo, Yvonne Rodríguez, y el juez Jeff Alley coincidieron en que el tribunal de primera instancia que vio el caso “permitió indebidamente” que los fiscales impugnaran o atacaran la precisión del testigo experto de Hernández, Louis Akin.

Akin es un experto en reconstrucción de la escena del crimen y ex oficial del Departamento de Policía de El Paso (EPPD).

El ex policía testificó que Hernández no pudo haberle disparado a Madrigal. Su testimonio se centró en un arco de sangre encontrado dentro del apartamento donde le dispararon a Madrigal, según el resumen y la opinión de la Corte de apelaciones.

Akin testificó que la sangre en los pantalones de Hernández estaba en conflicto con el testimonio de que él fue el tirador. Akin dijo que debido a la distancia estimada que había entre el tirador y Madrigal, la sangre no habría salpicado a la persona que disparó y lo mató.

“Debido a que el corazón de la defensa del apelante (Hernández) fue la opinión del experto de que hubiera sido imposible físicamente que el apelante hubiera sido el tirador, y la evidencia de acusación utilizada por el Estado contra el experto fue admitida incorrectamente, revocamos el juicio del tribunal de primera instancia de condena y prisión preventiva para un nuevo juicio”, afirma una opinión del juez Alley.

Los fiscales atacaron la exactitud del testimonio de Akin al presentar un caso civil en la Corte Suprema de Missouri, según la opinión del juez Alley.

Akin había cometido perjurio durante ese caso que involucró a la víctima de un apuñalamiento que culpó a la tienda de conveniencia donde sucedió, según la opinión. Akin también estaba actuando como un experto en salpicaduras de sangre en ese caso.

Durante un contrainterrogatorio, se le preguntó a Akin si estaba involucrado en una investigación importante en la que el Gobierno de Estados Unidos lo había retenido. Respondió que acababa de terminar de reconstruir el tiroteo de Fort Hood de 2009 por parte del mayor Malik Hasan.

La víctima del apuñalamiento ganó su caso, pero se concedió un nuevo juicio a la tienda de conveniencia después de que se descubrió que Akin no fue contratado ni por Hasan ni por el Gobierno de Estados Unidos.

“En respuesta a la moción de un nuevo juicio, los abogados que habían contratado a Akin señalaron que Akin había sido contratado en el caso Hasan por un abogado defensor de JAG y pagado por el Gobierno de los Estados Unidos, lo que hace que su respuesta sea veraz”, afirma la opinión del juez Alley.

En opinión de Alley, el enfoque del fiscal en el cargo de perjurio contra Akin no respaldaba cómo podría tener una parcialidad a favor de Hernández en el juicio de El Paso.

Según el resumen y la opinión de Alley, los abogados de Hernández intentaron evitar que los fiscales sacaran a relucir el caso de Missouri, pero el juez Marcos Lizárraga lo permitió diciendo: “Veo esto como si acusaras a alguien con una condena, una condena anterior, nunca sabes cuáles son los hechos subyacentes”.

Alley no estuvo de acuerdo con el razonamiento de Lizárraga y señaló que una parte de la ley establece que el carácter general de veracidad o credibilidad de los testigos puede ser atacado a través de la reputación o el testimonio de otros. Pero los incidentes específicos no pueden usarse como ejemplos.

“Reducida a términos más simples, la regla rechaza la noción de que “una vez mentiroso, siempre mentiroso”, afirma el análisis de Alley.

La jueza Gina Palafox escribió una opinión disidente afirmando que Hernández pudo presentar una defensa y que la evidencia de un error declarado en la apelación de Hernández era mínima.

“En cambio, concluiría que el error, si lo hubo, al permitir que el Estado interrogue a Akin sobre el caso March fue inofensivo”, escribió Palafox.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search