PUBLICIDAD

El Paso

Ante crisis migratoria, urgen apoyo a senadores

Líderes locales se reúnen con comitiva bipartidista

Priscilla Totiyapungprasert/El Paso Matters

miércoles, 11 enero 2023 | 06:00

Armando Vela/El Diario de El Paso | Autoridades locales, organismos no gubernamentales y policías propusieron cinco iniciativas para apoyar a los miles que cruzan en busca de refugio

PUBLICIDAD

El día después de que el presidente Joe Biden visitó la frontera, los senadores estadounidenses que visitaron El Paso escucharon a los líderes locales proponer formas de aliviar la situación de los migrantes: desde proporcionar transporte a los principales centros aeroportuarios hasta permitir que la Ciudad albergue a inmigrantes indocumentados.

Si bien los senadores no compartieron sus pensamientos sobre las propuestas específicas, sí tomaron nota de la solicitud.

PUBLICIDAD

“Es fácil a miles de millas de distancia en Washington, D.C. pensar que sabemos lo que está sucediendo aquí, cuáles son las causas, cuáles son las respuestas, no hay nada como venir y escuchar a los expertos”, dijo el senador John Cornyn, republicano de Texas.

Cornyn estuvo entre los senadores que se reunieron el lunes con funcionarios de El Paso, representantes de organizaciones no gubernamentales y agentes del orden público de Texas. 

La mesa redonda incluyó a los senadores estadounidenses Kyrsten Sinema, independiente de Arizona; James Lankford, republicano de Oklahoma; Mark Kelly, demócrata de Arizona; Thom Tillis, republicano de Carolina del Norte; Chris Murphy, demócrata de Connecticut; Jerry Moran, republicano de Kansas y Chris Coons, demócrata de Delaware.

Un desastre humanitario se desarrolló rápidamente en El Paso el mes pasado después de que los refugios no gubernamentales alcanzaron su capacidad, lo que obligó a los migrantes atrapados en El Paso a dormir a la intemperie bajo temperaturas gélidas. 

Si bien la cantidad de cruces fronterizos ha disminuido desde entonces, las políticas de inmigración de Estados Unidos continúan dejando a muchos inmigrantes indocumentados en el limbo tanto en El Paso como en Ciudad Juárez.

Desde marzo de 2020, los funcionarios de inmigración han utilizado la orden de salud de emergencia Título 42 para expulsar de inmediato a los migrantes, rechazando su derecho legal a buscar asilo. Por temor a la expulsión, algunos migrantes han permanecido sin techo durante meses en Juárez. Otros se arriesgaron a cruzar a El Paso de todos modos sin ser procesados por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que la comunidad de El Paso experimenta un aumento en los cruces fronterizos, que van y vienen. Los líderes de El Paso pidieron una reforma a largo plazo, que abordaría futuros picos en los cruces fronterizos.

La discusión se llevó a cabo en Bassett Middle School, una escuela vacante del Distrito Escolar Independiente de El Paso que la Ciudad convirtió en un refugio para inmigrantes. Aquí hay cinco cambios que propusieron al grupo de senadores:

Abrir refugios financiados por el Gobierno federal

Mientras los senadores visitantes recorrieron las aulas de la Escuela Secundaria Bassett que habían sido convertidas en refugios, las habitaciones estaban vacías con hileras de catres verdes, a pesar de que los inmigrantes se derramaron y saturaron las calles que rodean la iglesia del Sagrado Corazón la semana pasada.

El administrador de la Ciudad, Tommy González, dijo que el Gobierno federal necesita instalar tiendas de campaña en la frontera o permitir que la Ciudad albergue a inmigrantes indocumentados. 

Debido a que los albergues de la Ciudad reciben fondos federales, no permiten que los migrantes utilicen sus servicios si no han sido procesados por agentes fronterizos. Esto ha ejercido presión sobre los refugios no gubernamentales, como los administrados por la iglesia del Sagrado Corazón y Casa Anunciación, que permiten que las personas ingresen independientemente de si fueron procesados o no.

Proteger a los voluntarios de la responsabilidad penal

El reverendo Mark J. Seitz, obispo de la Diócesis de El Paso, pidió a los senadores que protejan de responsabilidad a las personas que brindan ayuda humanitaria. Dijo que no es trabajo de la Iglesia verificar los documentos de los migrantes y que los voluntarios temen ser procesados.

En diciembre, el gobernador Greg Abbott le pidió al fiscal general del estado que investigara a las ONG que, según él, están ayudando a los inmigrantes a cruzar ilegalmente la frontera. No proporcionó ninguna evidencia para respaldar sus acusaciones.

“No estamos en el negocio del contrabando, sólo queremos asegurarnos de que nadie muera en nuestras calles”, dijo Seitz.

En un discurso apasionado, Rubén García, de Annunciation House, preguntó al Departamento de Seguridad Pública de Texas, que estuvo presente en la discusión, si él y sus voluntarios podrían ir a prisión esencialmente por ayudar a los migrantes. Frente a los senadores, exigió a los legisladores que confirmen que brindar ayuda humanitaria es un hecho procesable.

“La Iglesia está en riesgo porque los voluntarios se preguntan: 'Si le doy de comer a alguien que no está procesado, si le doy una manta a alguien que no está procesado, si lo ayudo a salir de la calle, ¿puedo ser procesado por eso?'”. García dijo. “Qué vergüenza para nosotros, que en este día, esto incluso se esté mencionando en los Estados Unidos”.

Migrantes en autobús a centros de transporte más grandes

El juez del Condado de El Paso, Ricardo A. Samaniego, solicitó apoyo para transportar a los migrantes a los centros de transporte, ya que la mayoría de los migrantes sólo se quedan en El Paso temporalmente. El senador estatal César Blanco hizo la misma sugerencia la semana pasada en un evento previo a la sesión de la Legislatura de Texas de 2023.

Durante el apogeo de los inmigrantes que ingresaban a El Paso, muchos quedaron varados porque los autobuses y los vuelos que salían del aeropuerto de El Paso estaban llenos. Los vuelos desde El Paso también pueden ser demasiado caros para los migrantes. 

Los líderes de El Paso han sugerido llevar a las personas en autobús a ciudades como Phoenix y Houston, donde los aeropuertos más grandes ofrecen más opciones de vuelo.

Las ciudades de Florida y Texas se encuentran entre los destinos más solicitados, pero Abbott se niega a transportar migrantes a otras ciudades de Texas.

La Operación Lone Star, en cambio, transporta a los migrantes a “ciudades santuario”, como Nueva York, Chicago y Washington, D.C.

Capacidad de trabajar por vía rápida

Samaniego también pidió una forma que permitiera a los inmigrantes trabajar. Muchos inmigrantes en los últimos meses le han dicho a El Paso Matters sobre su deseo de comenzar a trabajar, pero la burocracia puede significar meses o incluso un año antes de que obtengan un permiso de trabajo. Los solicitantes de asilo deben esperar 150 días después de presentar su solicitud de asilo para solicitar la autorización de empleo.

El alguacil Ronny Dodson, del Condado de Brewster, una región fronteriza unas 300 millas al Sureste de El Paso, también solicitó algún tipo de programa acelerado para trabajadores. Dijo que los restaurantes están cerrando y las pequeñas comunidades están muriendo por falta de ayuda.

Sin permisos de trabajo, muchas personas recurren al trabajo clandestino, donde son más vulnerables a los abusos y la explotación laboral. Jon Barela, director ejecutivo de Borderplex Alliance, un grupo de defensa del desarrollo económico, dijo que un programa moderno de ‘trabajadores invitados’ podría traer mano de obra humana muy necesaria a la frontera.

Proteger a los menores indocumentados

Algunos de los migrantes que huyen de situaciones peligrosas son niños y bebés, y ha sido “trágico” que Estados Unidos no haya podido garantizar su seguridad, dijo Seitz. Los menores indocumentados corren el riesgo de ser deportados a su país de origen. 

Los líderes locales como Barela apoyan la codificación de DACA, el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que permite a los inmigrantes indocumentados vivir y trabajar en los Estados Unidos si llegaron siendo menores de edad. Si la administración de Biden codificara DACA, el programa tendría protección federal contra desafíos legales.

Los beneficiarios de DACA pueden renovar su permiso cada dos años, pero un “sube y baja de fallos judiciales, acciones presidenciales y esfuerzos fallidos del Congreso” han puesto en constante peligro su oportunidad de permanecer en los Estados Unidos, informó El Paso Matters.

Al final del evento, los senadores realizaron una conferencia de prensa en la que acordaron que el sistema de inmigración necesita una revisión, y Sinema calificó el problema como un fracaso del Gobierno federal.

“Necesitamos un sistema de inmigración que sea seguro, ordenado, humano y legal”, dijo Cornyn.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search