El Paso

Al fin: remiten al Senado los cargos contra Trump

Juicio político comenzará tan pronto como la próxima semana

The New York Times / Congresistas marchan hacia el Senado

The New York Times

jueves, 16 enero 2020 | 06:00

Washington– Un equipo de congresistas demócratas –que acababan de ser nombrados fiscales en el juicio político contra el presidente Donald Trump– recorrieron en una procesión todo el Capitolio para entregar en el Senado dos cargos en contra del primer mandatario.

Además de los cargos, entregaron una notificación formal de que están listos para comenzar el que sería apenas el tercer juicio político –‘impeachment’– a un presidente en la historia de Estados Unidos.

La procesión altamente coreografiada avanzó unas horas después de que la Cámara de Representantes votara casi por completo conforme a las líneas partidistas para enviar los artículos y nombrar a los fiscales. Así se marcó el comienzo de lo que promete ser un juicio de destitución histórico, aunque parcial: un procedimiento que ya ha abierto divisiones en la tradicionalmente seria Cámara Alta.

Llevar al tribunal el primer juicio político que se desarrolla en un año de elecciones presidenciales tiene el potencial de darle forma al legado de Trump, avivar la polarización política del país e inyectar nueva incertidumbre en las elecciones de 2020.

La votación –con 228 sufragios a favor y 193 en contra– para adoptar los artículos y nombrar a los fiscales se produjo casi un mes después de que la Cámara criticara a Trump por los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso, acusándolo formalmente de buscar ayuda electoral extranjera en Ucrania, para luego intentar ocultar las acciones ante una solicitud de la Cámara.

Solo un demócrata, el representante Collin C. Peterson de Minnesota, se unió a todos los republicanos para votar “no”.

Ahora el juicio está listo para comenzar. El jueves el Senado invitará a los fiscales de juicio político a exhibir formalmente los artículos. Una vez que lo hagan, el Senado convocará al presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, para que presida, y todos los senadores prestarán juramento para administrar “justicia imparcial”.

El Senado debe emitir inmediatamente un citatorio judicial a Trump, informándole de los cargos y solicitando una respuesta. 

Una farsa: Trump

En la Casa Blanca el miércoles, un iracundo Trump denunció la investigación nuevamente como una “farsa” y alentó a los legisladores republicanos a que se unieran en su defensa poco antes de la votación.

“Prefiero que voten que estar aquí sentados escuchándome presentarles”, dijo Trump a los legisladores durante una ceremonia de firma de un acuerdo comercial inicial con China, indicándoles que se fueran si necesitaban emitir votos en el Capitolio para no seguir adelante con el proceso de destitución. “Tienen una farsa allí, vamos a solucionarlo”.

“Estamos aquí hoy para cruzar un umbral muy importante en la historia de Estados Unidos”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mientras hablaba en el piso de la Cámara antes de la votación. Independientemente del resultado, agregó, Trump será “acusado de por vida”.

Surgen más evidencias

Más temprano el miércoles, Pelosi presentó a los legisladores que actuarían como fiscales o gerentes del caso. Ambas cámaras también lidiaron el miércoles con un caudal de nuevos documentos relacionados con la campaña de presión de Trump que jugaron con los argumentos de los demócratas de que cualquier juicio debe incluir nuevos testigos y pruebas. Se esperaba que se divulgara más material, según un funcionario que trabaja en la investigación de juicio político.

“El tiempo ha sido nuestro amigo en todo esto porque ha arrojado evidencia incriminatoria, más verdad al dominio público”, dijo Pelosi a los periodistas, argumentando que la aparición de nuevas revelaciones había validado su estrategia para retrasar la presentación de cargos durante semanas.

En el Senado, los contornos de un juicio impredecible estaban tomando forma a medida que los republicanos cruciales indicaban que pronto debatirían el tema de si llamar a testigos durante el proceso. La senadora Susan Collins, una moderada de Maine, dijo que había trabajado con un grupo de republicanos de ideas afines: los senadores Lamar Alexander de Tennessee, Lisa Murkowski de Alaska y Mitt Romney de Utah, para garantizar una votación sobre el asunto después de abrir los argumentos de cada bando, algo que el senador Mitch McConnell de Kentucky, el líder de la mayoría, ya ha propuesto.

Equipo experimentado

Pelosi anunció un equipo de enjuiciamiento de la Cámara que estará dirigido por el representante Adam B. Schiff de California, presidente del Comité de Inteligencia que dirigió la investigación en Ucrania.

Se le unirán los representantes Jerrold Nadler de Nueva York, presidente del Comité Judicial; Zoe Lofgren de California, Hakeem Jeffries de Nueva York, Val B. Demings de Florida, Jason Crow de Colorado y Sylvia R. Garcia de Texas.

Varios de los legisladores tienen algún tipo de experiencia en tribunales, una cualidad que Pelosi dijo que buscaba. Dos, Crow y García son legisladores novatos.

Los fiscales se reunieron por primera vez como grupo el miércoles para discutir la estrategia en las cámaras del sótano del Comité de Inteligencia, donde se desarrolló la investigación de juicio político el otoño pasado.

Los líderes republicanos han dicho que el procedimiento no comenzará en serio hasta el próximo martes, después del largo fin de semana festivo. Eso les dará tiempo para eliminar otros asuntos legislativos pendientes, incluido un acuerdo comercial de América del Norte, y terminar de prepararse para un proceso que podría consumir a los senadores durante semanas.