El Paso

Agentes del orden comparten experiencias con estudiantes

En el marco de una celebración nacional, medio centenar de policías acudieron a la escuela católica para explicarles cómo su labor hace más segura a la comunidad

Jaime Torres/El Diario de El Paso

domingo, 10 octubre 2021 | 06:00

Jaime Torres/El Diario de El Paso | Rinden tributo a héroes en escuela St. Pius X

La presencia de medio centenar de policías de diversas corporaciones de seguridad adscritos en el Condado de El Paso, causó sorpresa y alegría entre el alumnado de la escuela primaria católica ‘St Pius X’, al acudir a tomarse un café y compartirles sus experiencias como guardianes del orden.  

En el marco del denominado ‘Día Nacional de Café con un Policía” –Coffee with a Cop– los uniformados atendieron la invitación de los directivos del plantel para que los pequeños aprendieran sobre la labor que hacen a favor de la comunidad en cuanto a mantener la seguridad de la población.

“Para nosotros es muy importante que los niños aprendan y conozcan de la gran labor que hacen nuestros policías en beneficio de nuestra comunidad porque son ellos los que nos brindan seguridad y protección”, dijo Ana Silva, directora de la institución.

Manifestó que su presencia seguramente marcará un aprendizaje importante en la vida de los pequeños, quienes por primera vez tuvieron la oportunidad de escucharlos y verlos de manera presencial.

Y es que ‘Coffee with a Cop’ es un programa que reúne a los oficiales de Policía y a los miembros de la comunidad a los que sirven, mientras toman un café, para discutir temas y aprender más unos de otros.

“Son verdaderos héroes y siempre están dispuestos a sacrificar sus vidas para proteger a los ciudadanos”, dijo visiblemente contento Gustavo González, alumno del quinto grado y a la vez orgulloso de que su padre y su tío pertenezcan a las filas de la Policía.

Gustavo, al igual que el resto de sus compañeros de clase, resaltó la labor de los uniformados en todas sus áreas, desde el policía de calle que trabaja para detener a los infractores de la ley hasta los investigadores enfocados a resolver los crímenes y llevar a prisión a los responsables.

“Estoy muy contento de haberlos visto aquí en mi escuela y de poder platicar con ellos, conocer realmente lo que hacen”, dijo Octavio Portillo, luego de poner su nombre en la cartulina alusiva a la visita.

Señaló que su visita lo hizo sentir bien al poder expresarles su gratitud, “pudimos decirles muchas gracias por su trabajo y reconocerlos como la gente buena que son al cuidarnos y protegernos a todos”. 

Agregó que escucharlos le dio oportunidad de enterarse de todas las cosas que hacen para brindar seguridad a las familias. “No pensé que podían hacer tantas cosas y que tuvieran tanta energía. Su trabajo no es aburrido, sino al contrario, es muy divertido y son felices al ayudar”.

A su vez Jazmín González, de 10 años de edad, y, también alumna del quinto grado, tras mostrar su interés por la labor de los uniformados indicó que el que hayan acudido a su escuela representó un honor para todos y cada uno de los estudiantes y maestros.

“Me sentí muy feliz y segura, y quiero ayudarlos en lo que necesiten”, dijo la pequeña, quien después de la charla pudo darse cuenta de la infinidad de problemas delictivos que hay en la ciudad y que atienden los policías para proteger a su comunidad.

A pesar de su corta edad comentó que hay muchas cosas que la comunidad puede hacer para mantener segura la ciudad y el país. “Creo que todos debemos portarnos bien porque si no, quién sabe lo que pueda pasar”, dijo un poco preocupada Jazmín, quien sueña algún día convertirse en una artista famosa, pero mientras practica su canto en fiestas familiares.

Durante cuatro horas los oficiales de Policía además de convivir con los alumnos de primaria tuvieron la oportunidad de estrechar lazos con sus compañeros de otras agencias policiacas al coincidir en el plantel escolar. Muchos de ellos eran padres de algunos alumnos.

“El evento contribuyó a que ellos se sintieran apreciados y al verse en nuestra escuela poder conectar con sus compañeros, que no siempre tienen esa oportunidad de verse al estar siempre ocupados en la vigilancia”.

Los elementos de los departamentos de Policía de El Paso, sheriffs, marshals, troopers y vigilantes de las instituciones educativas de los distritos escolares y universitarias vestían con orgullo sus uniformes y dieron respuesta a las inquietudes de los alumnos.  

“Fue un gran día, muy exitoso porque tuvimos la oportunidad de reconocer su servicio y que los alumnos pudieran conocerlos y saber que son gente de confianza enfocados a servir a la comunidad”, dijo Silva, quien ha estado al frente de la escuela católica desde los últimos seis años.

Los oficiales pudieron conocer nuestra escuela luego de que los alumnos los llevaron a sus salones para poder hacer esa conexión. “Tomaron café, comieron una dona, y después pasaron a las aulas para contarles acerca del trabajo que hacen día con día. Una labor muy difícil y riesgosa que debemos reconocer”.

Dado el éxito y la aceptación del evento, organizado por Carol Muñoz, secretaria administrativa del plantel, ahora los directivos pretenden agregar este día dentro del calendario escolar para cada año darles la bienvenida e invitarlos a tomar un ‘cafecito’ acompañado de una dona.

“Sería formidable”, coincidieron los alumnos al resaltar que mientras ellos recibían la plática otros policías estaban protegiendo a las familias de la ciudad, el estado y el país. “Aunque no los veamos ellos siempre nos están protegiendo”.

La escuela ‘St Pius X’, integrante de la red de escuelas católicas en la ciudad y fundada en 1955, ofrece educación desde preescolar hasta el octavo grado a estudiantes de El Paso, Ciudad Juárez y áreas circunvecinas. Actualmente tiene una matrícula escolar de poco más de 140 estudiantes.

close
search