Afirman que frenaron a Trump de cerrar puentes aquí

La ex secretaria Nielsen le explicó las peligrosas consecuencias que la decisión tendría para el tránsito legal

Agencias
martes, 09 abril 2019 | 06:00
Associated Press

Washington—El Presidente Donald Trump ordenó en marzo cerrar el cruce fronterizo entre Ciudad Juárez y esta ciudad a partir del mediodía del viernes 22 de marzo, pero uno de sus asesores logró convencerlo de no hacerlo, aseguró ayer lunes la cadena CNN, reportó la agencia Reforma.

Citando a altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos, Trump ordenó a la saliente Secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, y al Secretario de Estado, Mike Pompeo, cerrar el cruce de Juárez con El Paso ante la frustración por la llegada de migrantes centroamericanos.

“No me importa”, habría respondido Trump según una fuente anónima citada por CNN cuando la Secretaria Nielsen le explicó las peligrosas consecuencias que la decisión tendría para el tránsito legal de viajeros y comercio en ese punto fronterizo con México.

Según CNN, otros cierres en la frontera con México seguirían a este primer paso.

De acuerdo con el reporte del periodista Jake Tapper de CNN, el Jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, habría sido el responsable de lograr que Trump decidiera echarse para atrás de su orden de cerrar el cruce fronterizo de Juárez con El Paso.

A decir de la cadena de televisión, Nielsen habría propuesto más bien desacelerar el cruce legal de vehículos y personas en diversos puertos de entrada como presión al Gobierno mexicano a actuar, una estrategia que terminó generando fuertes colas de camiones y autos en la frontera.

La frustrada orden de Trump a Nielsen y Pompeo de cerrar el puerto fronterizo habría ocurrido sólo dos días después de que el asesor presidencial Jared Kushner sostuviera una cena privada con el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador en casa de un ejecutivo de Televisa.

De acuerdo con diversos recuentos de la cena, Kushner habría advertido a López Obrador del disgusto del Presidente Trump con los altos números de arrestos de migrantes en la frontera común, con 76 mil aprehensiones registradas en febrero, el mes más alto en una década.