Afina Trump detalles para cerrar frontera

Contempla mantener tráfico comercial: Washington Post

The Washington Post
martes, 02 abril 2019 | 06:00

Washington—  Funcionarios de alto rango de la Casa Blanca exploran maneras de evitar que las actividades comerciales se vean afectadas por la amenaza del presidente Donald Trump de cerrar la frontera de Estados Unidos con México, según dijeron tres personas que están enteradas de esas discusiones, en medio de advertencias de que bloquear el flujo de productos entre los dos países podría tener severas consecuencias para la economía de EU.

A través de una breves declaraciones, Trump amenazó nuevamente este martes con cerrar la frontera, aunque no dijo cuándo lo haría, y no ha dado a conocer sus planes ni siquiera a sus asesores más cercanos.

La Casa Blanca analiza esa posibilidad, por lo que una planeación interna se encuentra en una etapa avanzada, de acuerdo a esas tres personas, quienes hablaron de manera anónima debido a que no están autorizadas para revelar las deliberaciones.

Este viernes, Trump planea visitar la frontera con México en California, en donde algunos asesores están esperando un posible anuncio.

Aun cuando funcionarios de la Casa Blanca han empezado a deliberar, grupos de empresarios expresaron su escepticismo de que algún plan pudiera funcionar de una manera que pudiera limitar los probables problemas.

Debido a que en los últimos días Trump ha ido aumentando sus amenazas de cerrar la frontera, los asesores de alto rango han lanzado una estrategia dual a manera de preparación para esa decisión.

Un enfoque ha sido estudiar las maneras de minimizar el impacto económico que tendría cerrar la frontera con el segundo socio comercial más importante de Estados Unidos, permitiendo que los trenes y camiones siguieran trayendo los productos desde el otro lado de la frontera.

La segunda opción ha incluido varias advertencias internas para Trump acerca de lo que podría suceder si se sella la frontera, mensajes que le fueron enviados por el director del Consejo Nacional Económico, Larry Kudlow y Kevifn Hassett, jefe del Consejo de Asesores Económicos de Trump.

“Estamos observando eso y buscando la manera de permitir que pase la carga”, dijo Kudlow en una entrevista con CNBC.

“Algunas personas lo llaman caminos para los camiones. Existen maneras de poder hacer eso, lo cual aminoraría el rompimiento de la cadena de suministro”.

Muchos fabricantes estadounidenses dependen de la importación de partes y equipo de México con el fin de completar la producción y distribuir maquinaria, autos y otros productos.

El año pasado, en el cruce fronterizo de Brownsville, Texas,  cruzaron diariamente la frontera casi 800 camiones, de acuerdo a la información del Departamento de Transporte. 

Los republicanos del Senado también empezaron a sonar las alarmas acerca de lo que podría suceder si Trump continúa con su amenaza, enfocándose en el impacto económico, debido a que eso ha funcionado frecuentemente con Trump.

“Cerrar la frontera podría tener un impacto económico potencialmente catastrófico para nuestro país, y yo espero que no hagamos ese tipo de cosas”, les comentó McConnell a los reporteros este martes.

El senador republicano John Kennedy de Louisiana, señaló que cerrar la frontera podría costar a la economía de Estados Unidos 1 o 2 billones de dólares diarios.

La promesa de Trump de cerrar la frontera ocurrió después de varios meses tensos en las relaciones entre Estados Unidos y México.

El año pasado, el gobierno mexicano estuvo de acuerdo en reestructurar el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA) después que Trump amenazó con anular el tratado que data de 1994.

Sin embargo, el nuevo tratado se encuentra empantanado en el Congreso, en parte debido a que los demócratas quieren más certeza de que ciertas provisiones deben ser cumplidas.

A principios de este año, Trump declaró que la situación en la frontera con México era una emergencia nacional, una designación que ha dicho que le permite desviar el dinero de los contribuyentes para la construcción expedita de un muro.

Sin embargo, la reciente oleada de familias y otros migrantes que están tratando de cruzar hacia Estados Unidos ha dado lugar a que Trump solicitara medidas más inmediatas, y en los últimos días su enfoque cambió al cierre de la frontera.

El presidente comentó este martes que está más enfocado en las cuestiones de seguridad que en el impacto que el cierre de la frontera pudiera tener en la economía de Estados Unidos.

“Por supuesto que va a tener un impacto negativo en la economía”, les dijo a los reporteros, aunque expresó que era posible que sólo ciertas secciones de la frontera podrían ser cerradas.

“Para mí, la seguridad es más importante que el comercio”.

También, a Trump le han dicho algunos asesores que podría ser extremadamente difícil cerrar operativamente la frontera, pero él les ha comentado que siguieran adelante buscando la manera de lograrlo.

Hasta este martes por la tarde, oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza no han recibido instrucciones de prepararse para la posibilidad de cerrar la frontera, de acuerdo a un oficial del Departamento de Seguridad Interna que habló de manera anónima para describir las deliberaciones internas.

Kirstjen Nielsen, secretaria del Departamento de Seguridad Interna, canceló un viaje a Europa en esta semana y regresó a Washington durante la mañana de este martes para encargarse de la respuesta que tendría su agencia en la frontera, según dijeron oficiales de esa agencia.

Por lo menos 545 oficiales con uniforme azul del CBP han sido redesplegados para ayudar a agentes de la Patrulla Fronteriza para detener y procesar a las familias de centroamericanos que están arribando en números récord.

Desviar a esos oficiales y otros recursos de los puertos de entrada a Estados Unidos a lo largo de la frontera con México está provocando un incremento en los tiempos de espera y un embotellamiento de los camiones comerciales y vehículos que ingresan a Estados Unidos.

Este lunes, los tiempos de espera para los vehículos que trataron de cruzar la frontera en Brownsville se amplió a tres horas, eso es lo que un oficial de alto rango de Seguridad Interna les comentó a los reporteros este martes.

En cuanto al cruce de Otay Mesa en San Diego, uno de los lugares de carga más concurridos de la frontera, 150 camiones comerciales quedaron varados en la línea este lunes, según dijeron oficiales.

A pesar de la preocupación logística y económica, los asesores de la Casa Blanca han dicho en esta semana que Trump tiene serias intenciones de cerrar la frontera aunque no se sabe la fecha.