El Paso

Advierte CBP: seguirán largas filas en puentes

Ajusta horarios para complicar cruce de viajeros ‘no esenciales’

El Diario

Sabrina Zuniga
El Diario de El Paso

jueves, 10 septiembre 2020 | 06:00

Los tiempos de espera en los puentes internacionales no han bajado, y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) advierte que no bajarán si las personas no siguen las normas de apegarse a cruzar la frontera solo si es por motivos esenciales.

Para reducir el riesgo de una mayor propagación del Covid-19 en los Estados Unidos, CBP ha ajustado las operaciones en puertos de entrada selectos en la frontera suroeste para ayudar con la reducción del movimiento de viajeros no esenciales. En el área de El Paso, incluye los cruces Paso del Norte, De las Américas, Ysleta y Stanton.

Desde el 21 de agosto, CBP implementó ajustes en los horarios de viajes esenciales y no esenciales en los puertos de entrada de la frontera sur.

De lunes a viernes de 6 de la mañana a 9 de la mañana y de 4 de la tarde a 9 de la noche, mientras que los fines de semana de 10 de la mañana a 2 de la tarde.

“El primer fin de semana que instituimos este horario, el tiempo de espera fue elevado”, declaró CBP Sector El Paso en un correo electrónico a El Diario de El Paso.

“Volvieron a bajar durante la semana con viajes menos esenciales. Pero el tiempo de espera volvió a subir este fin de semana festivo”, se agregó.

Lo que explica que los usuarios en los puertos internacionales no cruzan la frontera para actividades esenciales.

Los días entre semana es probable que los viajeros crucen más. Empero, fines de semana o en las noches no tanto, declaró la agencia.

“Básicamente, todo esto muestra que los tiempos de espera disminuirán si los viajeros no esenciales siguen los consejos para contener la propagación de Covid”, manifestó un portavoz a El Diario de El Paso.

Niveles máximos de espera

Los tiempos de espera en los cruces internacionales han alcanzado niveles máximos con hasta 6 horas de espera, de acuerdo con reportes de usuarios.

Sin embargo, la agencia continuará facilitando el comercio legal y los viajes esenciales y mejorará la aplicación de la ley en otras áreas importantes de la misión.

CBP declaró ‒cuando se inició con la nueva estrategia para minimizar la propagación de Covid-19‒ que una encuesta hecha a más 100 mil viajeros encontró que la gran mayoría de los viajes transfronterizos de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales se realiza para fines que no se consideran esenciales.

Hace unos días, Mark Morgan, comisionado de CBP, informó que más del 83 por ciento de las personas que vuelven y cruzan la frontera son en realidad ciudadanos de los Estados Unidos.

“Hicimos una encuesta y el 83 por ciento de los ciudadanos estadounidenses van de un lado a otro. ¿Cuántos viajan por razones no esenciales? El 63 por ciento de los autográficos muestran que están viajando de ida y vuelta por razones no esenciales”, destacó Morgan.

Desde el pasado 24 de marzo, los gobiernos de México y Estados Unidos acordaron restringir los viajes terrestres mediante los puertos de entrada únicamente a tráfico esencial, como una manera de sopesar el brote y los contagios de Covid-19.

Morgan dijo que mientras los casos de Covid-19 incrementan de manera significativa, los ciudadanos estadounidenses ‘van de un lado a otro’ sin siquiera tomar importancia de la contingencia sanitaria.

“Y no van y vienen por razones esenciales. Van a jugar golf, para ir a su restaurante favorito, para compromisos familiares. Eso es simplemente incorrecto. Eso está mal”, señaló

Desde que CBP anunció los cambios de procesamiento en los cruces, los oficiales tienen la facultad discrecional de remitir a los viajeros no esenciales a una inspección secundaria para investigar más a fondo la naturaleza de su viaje y proporcionar a dichos viajeros material educativo en forma de Aviso de Salud para Viajeros de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para garantizar una comprensión eficaz de restricciones de viaje.

“Los viajeros no esenciales deben esperar más interrupciones en su viaje, incluido un aumento de los tiempos de espera y la posibilidad de una inspección secundaria”, declaró la agencia.

Morgan señaló que CBP no pude evitar que un ciudadano de Estados Unidos ingrese a Estados Unidos, pero la agencia está ‘haciendo todo lo posible por educarlos’, además dijo que aún no se tiene fecha exacta de cuándo estas restricciones serán eliminadas.

“Es solo por un tiempo. Vamos a seguir haciendo esto. Será un tipo de decisión colectiva sobre cuánto más tiempo continuamos estas restricciones antes de eliminarlo”, concluyó.

Actualmente la restricción en los puertos de entrada está con fecha de vigencia el 21 de septiembre del 2020, sin embargo, se espera que autoridades estadounidenses y mexicanas extiendan de nuevo dicha restricción.