El Paso

Acusan malos manejos de albergue en Fort Bliss

Ex funcionarios y ex empleados informan sobre los problemas que presenciaron

Rene Kladzyk/El Paso Matters

lunes, 12 julio 2021 | 06:00

Internet | Protesta afuera de las instalaciones de la base militar Internet | Niños luego de un partido de futbol en un refugio de emergencia

Las malas condiciones, las acusaciones de abuso sexual y la “mala gestión” continúan plagando el campo de detención de Fort Bliss para niños migrantes, según un nuevo informe y declaraciones de ex funcionarios. Las acusaciones se producen a pesar de una visita reciente del secretario de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Xavier Becerra, donde promocionó la disminución del número de niños en las instalaciones y las mejoras generales.

Dos ex empleados de la instalación, encargados de vigilar a los niños desde mediados de mayo hasta principios de junio, presentaron una denuncia publicada por el Proyecto de Responsabilidad del Gobierno (GAP) el pasado miércoles, documentando una letanía de problemas que presenciaron en el área de El Paso. El Proyecto de Responsabilidad del Gobierno es una organización sin fines de lucro que aboga y litiga en nombre de los denunciantes del Gobierno.

Otro miembro del personal de la instalación, que pidió no ser identificado por temor a represalias, ha confirmado a El Paso Matters que muchas de las condiciones descritas en la denuncia estaban presentes en la instalación todavía la semana pasada, a pesar del menor número de casos de niños detenidos allí.

Cuando el secretario Becerra visitó las instalaciones a fines de junio, dijo que las cifras se habían reducido drásticamente a 790 niños, todos varones, frente a los más de 4 mil niños a fines de mayo. 

Pero una hoja informativa reciente proporcionada por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, una división del HHS que supervisa las instalaciones para niños migrantes, declaró que el número había aumentado y era de mil 25 niños al 2 de julio. El miembro del personal que pidió no ser identificado dijo que los números han seguido aumentando desde entonces, superando los 2 mil. Las nuevas cifras incluyen a las niñas migrantes.

En el sitio de Fort Bliss, un grupo de grandes tiendas de campaña con paredes blandas, se estableció rápidamente a principios de la primavera para trasladar a un gran número de niños fuera de las instalaciones de detención de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza. Como sitio de admisión de emergencia, la instalación no está sujeta a los mismos estándares de atención para menores que las instalaciones con licencia estatal.

A fines de mayo, el tamaño de la instalación aumentó a casi 5 mil, con informes de que los funcionarios habían ampliado la capacidad para albergar potencialmente hasta 10 mil niños. La representante federal Verónica Escobar, demócrata por El Paso, recorrió las tiendas de campaña en ese momento y expresó su preocupación por las malas condiciones y la supervisión mínima de los contratistas.

Desde entonces, varios medios de comunicación han informado sobre las cuentas del personal que detallan las condiciones inseguras y antihigiénicas y las acusaciones de abuso sexual hacia los niños alojados allí. A fines de junio, los funcionarios federales anunciaron que se llevaría a cabo una investigación sobre las condiciones en la instalación.

Los dos denunciantes, Laurie Elkin y Justin Mulaire, dijeron que hubo problemas importantes cuando intentaron informar sobre incidentes que causaron daños a los niños en las instalaciones. Describieron la indiferencia generalizada entre el personal y los supervisores hacia los niños con problemas médicos y el desaliento activo de ayudar a los niños a buscar atención médica.

Elkin y Mulaire dijeron que inicialmente se les dijo que no presentaran quejas en absoluto, una orden de mordaza que es una violación de la Ley de Mejora de la Protección de los Denunciantes.

Más tarde, una vez que se les permitió presentar quejas sobre mala conducta y problemas en la instalación, se ignoraron sus informes al HHS.

A pesar de varias consultas por correo electrónico al HHS de El Paso Matters, el HHS aún tiene que responder directamente a preguntas específicas sobre las condiciones recientes en la instalación y, en cambio, sólo ha enviado una hoja de datos generales sobre el sitio.

El personal de la instalación ha seguido encontrando barreras sustanciales al intentar informar incidentes con los niños, particularmente aquellos relacionados con la mala conducta del personal, según el miembro del personal que pidió no ser identificado.

En el informe del denunciante, Mulaire dijo que sólo recibió una respuesta sobre una inquietud que había informado un Representante de Oficiales de Contratación (COR). Se trataba de un solo tema dentro de una larga lista de preocupaciones que había informado. Cuando preguntó si podía discutir otros incidentes y problemas que había observado, el COR le respondió que no. Mulaire dijo que el representante le dijo que sería “percibido como una situación de un lobo llorando”.

Elkin y Mulaire describieron cómo la naturaleza de las estructuras de las carpas agrava las malas condiciones dentro de las instalaciones porque son instalaciones parcialmente al aire libre que permiten que el polvo y la suciedad ingresen a las carpas de los dormitorios. Describieron cómo el retraso y el lavado inadecuado de la ropa de cama y la ropa, significa que los niños a menudo se ven obligados a dormir y pasar sus días en condiciones sucias.

“El polvo y la arena estaban por todas partes”, dijo el informe del denunciante. “Cuando ocurrieron las tormentas de arena (como ocurre periódicamente en El Paso), el aire dentro de las carpas se volvió visiblemente nublado con polvo, que llegó a los ojos, oídos y pulmones de todos”.

La estructura física de las carpas afectó a los niños durante las recientes lluvias históricas de El Paso, con algunas carpas con goteras y problemas de inundaciones en las instalaciones.

El juez del Condado de El Paso, Ricardo Samaniego, quien ha visitado las instalaciones y recibe actualizaciones periódicas sobre sus operaciones, dijo que cree que las instalaciones locales con licencia estatal están mejor equipadas para cuidar a los niños migrantes.

“Deberíamos centrarnos en las instalaciones con licencia”, dijo, y agregó que el costo en Fort Bliss es de mil 100 dólares al día por niño y los costos en las instalaciones con licencia en El Paso son “alrededor de 350 dólares”. También dijo que los servicios para niños en las instalaciones autorizadas son más extensos y que algunas de las instalaciones locales incluyen gimnasios, aulas y mejores proporciones de personal.

Elkin y Mulaire también informaron cómo la mala gestión de los casos contribuyó a la mala salud mental y la angustia emocional de los niños.

“Estamos traumatizando a estos niños. Esto es terrible”, dijo Elkin, que le había dicho un miembro del personal de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados. “Esto es horrible. La gente de Washington lo sabe. Pero esta es una situación de emergencia y van a ocurrir errores”.

close
search