El Paso

Acusa Biden bloqueo en cambio de gobierno

Se prepara para asumir el poder

Associated Press / El presidente electo

The Washington Post

martes, 29 diciembre 2020 | 06:00

El presidente electo Joe Biden acusó el lunes al presidente Donald Trump y sus designados políticos de obstruir la transición del poder a su administración, particularmente en el ámbito de la seguridad nacional, mostrando una escalada en el tono después de los informes de dificultades aisladas en el proceso de cambio de poder, con respecto a la semana pasada.

Biden llamó específicamente a la Oficina de Administración y Presupuesto y al Departamento de Defensa como agencias donde su equipo de transición había encontrado “obstáculos” por parte del liderazgo político.

“En este momento, simplemente no estamos obteniendo toda la información que necesitamos de la administración saliente en áreas clave de seguridad nacional. En mi opinión, es nada menos que irresponsabilidad”, dijo Biden sobre la resistencia que enfrentaba su equipo. Advirtió que tales retrasos podrían permitir que los enemigos de Estados Unidos se aprovechen de las vulnerabilidades, citando una reciente violación masiva de ciberseguridad que comprometió a varias agencias federales.

“Dado que nuestra nación se encuentra en un período de transición, debemos asegurarnos de que no se pierda nada en el traspaso entre administraciones. Mi equipo necesita una imagen clara de la postura de nuestra fuerza en todo el mundo y nuestras operaciones para disuadir a nuestros enemigos”, dijo Biden, en declaraciones desde Wilmington, Delaware. 

“Necesitamos una perspectiva completa de la planificación presupuestaria que se está llevando a cabo en el Departamento de Defensa y otras agencias para evitar cualquier ventana de confusión o puesta al día que nuestros adversarios puedan intentar explotar”.

La fuerte acusación de un presidente electo de que el titular estaba poniendo en riesgo la seguridad nacional, al negarse a cooperar, subrayó la naturaleza sin precedentes y divisiva de la transición actual.

A menos de un mes de la toma de posesión, Biden ha estado sentando las bases para abordar los gigantescos dobles desafíos que enfrentará tan pronto como asuma la presidencia: poner fin a la pandemia de coronavirus y reconstruir la economía. Constantemente ha llenado vacantes en su gabinete y en puestos de alto nivel en su gobierno, que asumirá el cargo al mediodía del 20 de enero.

Se ha encontrado con una notable resistencia de Trump, quien se ha negado a conceder las elecciones y ha seguido intentando revertir los resultados. Trump bloqueó por completo cualquier esfuerzo de transición durante más de dos semanas antes de ceder, al menos inicialmente. Se ha negado a decir si asistirá a la inauguración de Biden, y el equipo entrante que planea el evento supone que no lo hará.

Trump también ha mostrado cada vez menos interés en los asuntos más críticos de la nación, en lugar de presionar a los aliados para que cambien los resultados de una elección que, según su propia administración, no ha estado libre de fraude generalizado. 

El 23 de diciembre vetó un proyecto de ley de autorización de Defensa que incluía aumentos para los miembros del servicio, lo que obligó a un esfuerzo de anulación del veto esta semana. Se quejó de que la medida permitiría cambiar el nombre de las instalaciones militares en honor a los soldados confederados y no había incluido una medida no relacionada que castiga a las empresas de redes sociales. Amenazó con vetar una medida de alivio del coronavirus, retrasando los beneficios antes de que finalmente la firmara el domingo.

El lunes, Trump continuó tuiteando teorías de conspiración sobre las elecciones, en un momento retuiteando la opinión de que los oponentes eran culpables de “traición”, y pasó gran parte del día en su club de golf privado en Florida.

Mientras tanto, Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris asistieron a una sesión informativa virtual con 15 asesores de seguridad nacional y política exterior, incluidos varios aspirantes a candidatos al gabinete. En los comentarios que siguieron, Biden dijo que los asesores le dijeron que muchas de las agencias críticas para la seguridad nacional han sufrido “daños enormes” durante la administración Trump.

“Muchas de ellas se han vaciado en personal, capacidad y moral, en los procesos políticos que se han atrofiado o han sido marginados, en el deterioro de nuestras alianzas... en la desconexión general del mundo”, dijo Biden. 

“Y todo eso hace que sea más difícil para nuestro Gobierno proteger al pueblo estadounidense, defender nuestros intereses vitales en un mundo donde las amenazas evolucionan constantemente y nuestros adversarios se adaptan constantemente”.

El secretario de Defensa interino, Christopher Miller, disputó la acusación de Biden y dijo en un comunicado el lunes por la noche que más de 400 oficiales de Defensa han participado en 164 reuniones con el equipo de transición y han proporcionado más de 5 mil páginas de documentos. Miller dijo que estos esfuerzos “ya superan a los de administraciones recientes”, a pesar de un marco de tiempo reducido.

Miller, sin embargo, pospuso abruptamente todas las reuniones de transición el 18 de diciembre, diciendo en un comunicado que el equipo de Biden y la administración Trump habían acordado mutuamente una pausa durante la temporada navideña. Los funcionarios del equipo de Biden han negado que ese fuera el caso. (The Washington Post)