Acepta acuerdo mexicano que ‘secuestró’ a migra

Evitará ir a juicio

Karla Valdez/El Diario de El Paso
viernes, 12 abril 2019 | 06:00
Archivo

Tras más de año y medio en prisión, un hombre de origen mexicano acusado de secuestrar y agredir a un agente de la Patrulla Fronteriza (USBP), decidió llegar a un acuerdo con autoridades de Nuevo México y así evitar se llevado a juicio. 

Sergio Iván Quiñonez Venegas de 35 años, a principios de semana aceptó declararse culpable por intento de homicidio ante un juez en Las Cruces, Nuevo México como parte del acuerdo con la fiscalía. 

Dicho acuerdo consistía en retirar los cargos de agresión agravada y golpiza agravada por el ‘levantón’ del agente Lorenzo Hernández y los cuales enfrentaba un posible condena de poco más de 13 años de cárcel.

Pero gracias al acuerdo, la pena máxima que puede alcanzar es de nueve años, aunque la fiscalía sugirió al juez una sentencia de siete años, pero ésta será determinada hasta el mes de mayo. 


El atentado


El ataque contra el agente federal ocurrió el 9 de junio de 2017 en el Noreste de El Paso, cuando éste le ayudaba a su madre en un puesto de tamales ubicado en el cruce de las calles McCombs y Stan Roberts. 

Fue entonces cuando Quiñonez Venegas y Fernando Ángel Puga, se acercaron al Hernández quien se encontraba fuera de turno para pedirle un ‘aventón’ para ir por gasolina para su vehículo.

Hernández dijo a los detectives del caso que aceptó llevarlos a donde pedían para no arriesgar la integridad física de su madre, hermano y sobrino. 

Una vez dentro del Ford Focus 2014 de Hernández, Quiñonez Venegas dijo al agente que se trataba de un secuestro y que él mismo le diría hacia donde conducir, mientras le apuntaba en la cabeza con una pistola, mientras Puga tenía un machete en su cuello.

Los hombres obligaron a la víctima a conducir 46 millas hasta un canal de irrigación en Nuevo, México, donde finalmente Hernández encaró a sus captores ya que durante el trayecto mencionaron que “había que deshacerse de él”.

Ya en Nuevo México, a unas cien yardas del Rio Bravo los hombres ordenaron a Hernández bajar del vehículo, al creer que lo iban a matar el agente decidió confrontarlos y logró quitarle la pistola a Quiñonez Venegas, pero no pudo disparar porque el arma era postas. 

Para tratar de salvarse, el agente comenzó a correr hacia el desierto, pero fue alcanzado por sus captores, quienes comenzaron a atacarlo y Puga le dio varios machetazos en el cuello, la cabeza y parcialmente le amputó dos dedos de la mano derecha. 

Luego de dar al agente por muerto y dejarlo en un charco de sangre Quiñonez Venegas y Puga se dieron a la fuga, lo que dio tiempo a Hernández de llegar a la Carretera Interestatal 10, al Norte de Mesquite Nuevo México para pedir ayuda. 

Trascendió que luego de varias cirugías, se pudieron restaurar los tendones dañados de la mano del agente, quien sigue trabajando para USBP. 

La sentencia de Quiñonez Venegas, también conocido como ‘Solovino’ será dada a conocer el próximo 2 de mayo. Por su parte Puga decidió irse a juicio, el cual está programado para el próximo 15 de abril. (Karla Valdez)