El Paso

Acaricia Joe Biden cada vez más la Casa Blanca

Trump y su campaña continuaron haciendo afirmaciones sin fundamento de fraude electoral

The Washington Post

Toluse Olorunnipa / The Washington Post

sábado, 07 noviembre 2020 | 06:00

Washington— El ex vicepresidente Joe Biden parecía estar en un camino claro para ser elegido como el presidente número 46 de los Estados Unidos, luego de que los conteos de votos actualizados el viernes lo pusieran a la cabeza en varios estados clave y pareciera casi cerrar las ya menguantes posibilidades del presidente Donald Trump de permanecer en el cargo.

Aunque no se había proyectado ningún ganador en la carrera presidencial, la sólida actuación de Biden –tras el conteo de los votos por correo en ciudades clave– lo llevaron a superar en sufragios a Trump en Arizona, Nevada y Pensilvania y, de manera muy limitada, en Georgia.

Después de obtener 253 votos electorales desde el día de las elecciones el martes, Biden estaba a un paso de ser declarado ganador, conforme los estados restantes se acercaban al final del proceso de escrutinio.

Trump y su campaña continuaron haciendo afirmaciones sin fundamento de fraude electoral, mientras disputaban los resultados de las elecciones en varios estados. 

La campaña de Trump presionó por un recuento en Georgia, que los funcionarios estatales dijeron que era un hecho, considerando el estrecho margen en la contienda.

En una declaración que fue menos desafiante pero más radical que sus anteriores afirmaciones infundadas de que los demócratas estaban intentando robar las elecciones en estados específicos, Trump dijo el viernes que sus quejas “ya no se referían a una sola elección” sino “a la integridad de todo nuestro proceso electoral”.

“Desde el principio, hemos dicho que todas las papeletas legales deben contarse y todas las papeletas ilegales no deben contarse, pero hemos encontrado resistencia a este principio básico por parte de los demócratas en todo momento”, dijo, al hacer una referencia falsa sobre la posición demócrata, en la declaración emitida por su campaña. 

“Continuaremos este proceso a través de todos los aspectos de la ley para garantizar que el pueblo estadounidense tenga confianza en nuestro Gobierno. Nunca dejaré de luchar por ti y nuestra nación”.

En una declaración separada, publicada después de que los recuentos de votos actualizados mostraran a Biden por delante de Trump en el estado crítico de Pensilvania, la campaña del presidente afirmó que “esta elección no ha terminado”.

Los demócratas han respondido que todas las papeletas que se cuentan son legales, pero que Trump y sus compañeros republicanos se negaban a reconocer eso porque los resultados no estaban a favor del presidente.

Biden, en breves y confiados discursos pronunciados desde el martes, ha aconsejado paciencia y calma mientras se cuentan las papeletas finales.

Trump no ha presentado ninguna evidencia concreta del tipo de manipulación de votos a gran escala que, según alega, tuvo lugar en ciudades importantes como Detroit, Milwaukee y Filadelfia. Biden ganó Michigan y Wisconsin. Y con el aumento de la ventaja de votos de Biden en Nevada y Pensilvania, no estaba claro si alguna de las acusaciones de fraude electoral, de ser cierta, sería suficiente para cambiar los resultados.

Biden revirtió la ventaja inicial de Trump en Pensilvania el viernes después de que se contaran las boletas por correo, la mayoría procedente de áreas fuertemente demócratas, el jueves por la noche y el viernes temprano. 

Aunque el estado todavía tenía miles de votos adicionales para contar, el sólido desempeño de Biden entre los votantes que enviaron sus boletas por correo sugirió que su ventaja allí probablemente aumentaría. Ganar los 20 votos electorales de Pensilvania pondría a Biden por encima del umbral de 270 necesarios para obtener la Presidencia.

Una tendencia similar de boletas por correo contadas tardíamente ayudó a expandir la ventaja de Biden en Nevada, que tiene seis votos electorales, hasta el viernes por la tarde. 

En Georgia, donde, como en Pensilvania, Trump aparecía a la cabeza el día de las elecciones, las papeletas emitidas por correo ayudaron a impulsar el total de votos de Biden. Si su escasa ventaja se mantuviera, aseguraría los 16 votos electorales de ese estado.

El único estado en el que el presidente estaba ganando terreno era Arizona, donde recortó parte de la ventaja de Biden, pero para el viernes no estaba ganando a un ritmo que parecía probable que terminara en victoria. El estado tiene 11 votos electorales. Trump ha abogado por seguir contando votos allí incluso cuando ha intentado detener el conteo en los estados donde está perdiendo.

A pesar de que empeoran sus probabilidades, Trump no parecía preparado para admitir su derrota el viernes. En cambio, se quedó en la Casa Blanca y tuiteó quejas sobre el sistema electoral. Su campaña continuó impulsando demandas que impugnaban el conteo de votos en varios estados.

Un portavoz de la campaña de Biden sugirió que no había preocupación en el bando del ex vicepresidente sobre la posibilidad de que Trump se negara a dejar el cargo.

“Como dijimos el 19 de julio, el pueblo estadounidense decidirá esta elección”, dijo el portavoz Andrew Bates en un comunicado que se refería a una disputa anterior sobre la negativa de Trump a decir que respetaría los resultados de las elecciones. “Y el Gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de escoltar a los intrusos fuera de la Casa Blanca”.