PUBLICIDAD

El Paso

Acampan en el Centro; son blanco de ataques

Han recibido amenazas de muerte, insultos y hasta les han apuntado con armas

Jaime Torres/El Diario de El Paso

domingo, 15 enero 2023 | 06:00

Archivo | Campamento en el Centro de El Paso

PUBLICIDAD

Como cada nuevo amanecer, decenas de inmigrantes asentados en los alrededores de la iglesia Sagrado Corazón, despiertan con la esperanza de que las autoridades les den una señal para continuar su camino, al mismo tiempo viven en la zozobra y la angustia de ser deportados o atacados por residentes racistas que los han acosado desde su llegada a este país.

Con la mirada perdida en el horizonte, Josué, un joven venezolano que logró cruzar la frontera en la víspera de Navidad, se mantiene alerta y observa con sigilo el movimiento de las personas que caminan por la intersección de las calles Oregon y Father Ram.

PUBLICIDAD

“Esta canijo hermano, tienes que estar atento de las personas malas que no quieren que estemos aquí. Nosotros no hacemos daño a nadie, lo que buscamos es solo trabajar, somos gente buena”, dijo quien era mesero de un restaurante en su país.

El, cómo decenas de extranjeros que cruzaron de manera irregular a Estados Unidos, sin solicitar asilo político ya que se le expulsa por su nacionalidad, han sido objeto de ataques verbales tanto de blancos como de hispanos, que acuden al lugar solo para insultarlos e incluso otros han llegado más lejos al agredirlos físicamente y amenazarlos con armas de fuego o punzocortantes, para quitarles sus pertenencias.

Manifestó que la estrategia adoptada por sus connacionales ha sido solo la de escucharlos y no caer en provocaciones. “No los denunciamos a menos de que veamos que estamos en peligro, como el hombre que sacó una pistola o un cuchillo. Debemos ser prudentes e inteligentes”, dijo.

Para evitar este tipo de incidentes y proteger a los refugiados, elementos del Departamento de Policía de El Paso (EPPD) y de la Patrulla Estatal de Texas –Troopers– mantienen un operativo especial en los alrededores desde que empezaron a presentarse las primeras denuncias a finales del 2022.

“Este aumento fue el resultado de múltiples quejas de migrantes y residentes sobre problemas relacionados con las drogas y personas que explotan a los migrantes”, dio a conocer la corporación municipal al iniciar los rondines por el sector.

En la víspera de Año Nuevo, un hombre llamado Steven Driscoll fue arrestado luego de que sacara y apuntara su arma contra los migrantes que se encontraban sobre la banqueta de la Iglesia del Sagrado Corazón.

De acuerdo con la policía, Driscoll afirmó que “lo estaba haciendo por Estados Unidos”. Ahora el hombre enfrenta cargos de agresión con agravantes con un arma mortal, evasión del arresto, detención en un vehículo motorizado al conducir de manera desordenada.

También enfrenta cargos federales como delincuente en posesión de un arma de fuego, asientan documentos judiciales.

En otro caso, Raymundo Maese de 52 años de edad, residente del Centro de El Paso, fue arrestado por la policía luego de acosar a varios de los migrantes establecidos en la zona Centro el pasado 10 de enero.

Los oficiales detuvieron al hombre por la violación de Peatón en la Calzada y descubrieron que tenía una orden penal pendiente por Violencia Familiar por lo que fue detenido y registrado en la Cárcel del Condado de El Paso con una fianza de $3,000 por parte del Juez Priddy. El incidente de violencia familiar ocurrió el 7 de noviembre de 2022.

“Como en todos lados hay gente mala pero la gran mayoría aquí es gente de buen corazón que nos ha tendido la mano y apoyado con ropa, alimentos y hasta dinero”, dijo Claudia, una inmigrante colombiana que al igual que el resto espera seguir su camino y llegar en su caso a Denver, Colorado.

Paul, residente de Barinas, Venezuela dijo que “con frecuencia llegan personas gringas y mexicanas para insultarlos y gritarles que se vayan al estar invadiendo su territorio”.

“Creo que piensan que venimos aquí a quitarles su trabajo, pero no es así. Nosotros no queremos quedarnos aquí, queremos seguir nuestro camino”, expresó el refugiado, que desea llegar a Canadá, trabajar y mandar dinero a su esposa y a sus tres hijas.

“Me siento mal porque no les he mandado plata”, dijo angustiado el hombre que ha sido deportado en varias ocasiones en su intento de pasar los puntos de revisión de la Patrulla Fronteriza, que se encuentran en las carreteras.

Por su parte la congresista Verónica Escobar, quien ha atendido y seguido de cerca el comportamiento de la crisis migratoria dijo que los recientes incidentes en contra de los extranjeros en la zona son preocupantes por lo que ya son atendidos por las autoridades. 

“Todo el lenguaje y las posturas xenófobas, odiosas e intolerantes tienen consecuencias, por lo que me preocupo por nuestros voluntarios, y también me preocupo por esa población”, dijo Escobar en un comunicado de prensa.

En este manifestó que compartió el artículo sobre Driscoll con el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y dijo que tuvo conversaciones con él y el presidente Joe Biden sobre la población cercana a la Iglesia del Sagrado Corazón y su vulnerabilidad.

Cristina Pérez, dedicada al cuidado de personas adultas lamentó que este fenómeno se esté registrado en El Paso y se pronunció por que las autoridades atiendan y paren las agresiones contra los migrantes. 

“Muchos no tienen corazón, se sienten superiores, piensan que se les está invadiendo su ciudad. Todos somos iguales ante los ojos de Dios, y yo veo que ellos vienen con la necesidad de trabajar”, expresó.

Pérez condenó la práctica del racismo y apuntó: “Es triste pero aquí en Estados Unidos el racismo está a la orden del día, es muy feo y hay que pararlo”, dijo quien con frecuencia les regala agua y alimentos.

Aunque la mayoría de los líderes claman por que se les retire de las calles y se les brinde un techo donde pasar la noche lo cierto es que la misma ley prohíbe que se les dé esa atención de lo contrario esas instituciones pierden los recursos que proporciona la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

“Creo que tenemos que sacar a todos de las calles por el clima y por esta situación de violencia y ataques contra los migrantes”, dijo Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, quien junto con otros líderes pro inmigrantes han pugnado por los derechos de estos hombres y mujeres sujetos a expulsión por haber ingresado al país de manera ilegal.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search