PUBLICIDAD

El Paso

Abbott, al borde de guerra vs migrantes

Contempla declarar ‘invasión’, lo cual le daría poderes al estado para participar en conflicto bélico

J. David Goodman y Edgar Sandoval / The New York Times

domingo, 01 mayo 2022 | 06:00

The New York Times | Agente de la BP The New York Times | Migrantes en el muro fronterizo

PUBLICIDAD

Eagle Pass, Texas— Durante el último año, Abbott ha transformado un flujo incesante de migrantes a través de la frontera en un potente mensaje político, asumiendo el papel de defender al país de la migración no autorizada mientras se postula para un tercer mandato en noviembre. 

Su postura agresiva ha hecho poco para detener la marea y también lo expuso a feroces críticas de que está usando su autoridad para entrometerse en un área política que pertenece al Gobierno federal. 

PUBLICIDAD

Aun así, sus esfuerzos para reforzar la seguridad fronteriza y fortalecer la frontera de mil 254 millas de Texas han ayudado a Abbott, un republicano, a resistir los desafíos de su derecha y convirtió al gobernador legalista en un habitual de Fox News.

Ahora Abbott está sopesando si invocar poderes de guerra reales para apoderarse de una autoridad estatal mucho más amplia en la frontera. Podría hacerlo, argumentan los defensores dentro y fuera de su administración, al declarar oficialmente una “invasión” para cumplir con la cláusula en la Constitución de Estados Unidos que dice que los estados no pueden participar en la guerra excepto cuando están siendo “realmente invadidos”.

Mientras tanto, desde un Humvee (vehículo militar) camuflado al borde del Río Grande, un soldado de la Guardia Nacional de Texas –en el frente de batalla del gobernador Greg Abbott para asegurar la frontera Sur de Estados Unidos– estaba viendo a un hombre con una muleta cruzar el río desde México.

“¡Señor! ¿Está ahí?" gritó el soldado cuando el hombre desapareció en un matorral de juncos altísimos. Nadie respondió.

Río abajo, otros cuatro soldados apoyaban a la Patrulla Fronteriza en la detención de decenas de inmigrantes recién llegados en un huerto de nueces. Uno de los agentes contó a 135 personas, en su mayoría hombres pero también familias de Cuba, Perú y Venezuela que buscaban asilo en Estados Unidos.

“Esto es así, todos los días”, dijo Hal Bowles, un agente adjunto del Condado de Maverick que ha sido contratado con nuevos fondos estatales para trabajar en la seguridad fronteriza. “El gobernador lo está intentando”, dijo, pero aun así, “todo el mundo está entrando”.

Consejo jurídico

Los principales abogados de Abbott y del fiscal general de Texas, Ken Paxton, se reunieron este mes para debatir la medida, que pondría al estado en un choque frontal con el Gobierno federal al permitir que la Policía Estatal arreste y deporte a inmigrantes, según dos personas familiarizadas con las discusiones. Abbott dice que sigue abierto al enfoque, pero ha expresado su preocupación por las consecuencias no deseadas. 

“Si usamos esta estrategia, podría exponer a las fuerzas del orden en el estado de Texas a ser procesadas”, dijo Abbott durante una conferencia de prensa reciente. Pero, agregó: “¿Es algo que estamos evaluando? Sí".

Abbott ya ha movilizado a miles de tropas de la Guardia Nacional para vigilar en los puestos fronterizos y ha ordenado inspecciones de seguridad de los camiones que vienen de México, interrumpiendo el comercio internacional. Supervisó la construcción de 20 millas de nuevas vallas fronterizas, reutilizó ciertas prisiones estatales para retener a los inmigrantes acusados de allanamiento de morada, invirtió dinero en las ciudades fronterizas para hacer cumplir la ley y pagó autobuses para llevar a los inmigrantes que estuvieran dispuestos desde Texas a Washington, D.C.

Truco político

La administración Biden ha desdeñado las acciones de Abbott en la frontera, a veces calificándolas de “truco político”, y no ha tomado medidas para intervenir, a pesar de los llamados de los demócratas de Texas para hacerlo. Cualquier intento de Texas de hacer cumplir las leyes federales de inmigración seguramente terminaría en los tribunales.

Esperan en México

Frente a Eagle Pass en la ciudad mexicana de Piedras Negras, un gran número de migrantes espera el cambio de política, listos para cruzar. Muchos otros no están esperando.

“Lo más importante es la prevención”, dijo Steven McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas. “Y tenemos mucho camino por recorrer”. 

El aumento actual de inmigrantes comenzó con la elección del presidente Joe Biden, quien prometió un enfoque más humano de la inmigración. Pero Biden ha mantenido la política del Título 42 de expulsar rápidamente a los migrantes, que comenzó bajo la administración Trump y hace que algunos intenten cruzar repetidamente.

Abbott ha estado bajo la presión de los conservadores y ex funcionarios de la administración Trump para que tome medidas aún más draconianas a lo largo de la frontera. Algunos ven sus esfuerzos bien intencionados pero insuficientes.

“Lone Star no ha movido la aguja ni un ápice por la simple razón de que no están devolviendo a la gente a México”, dijo Ken Cuccinelli, un alto funcionario del Departamento de Seguridad Nacional en la administración Trump y un proponente vocal de declarar formalmente una invasión. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search