PUBLICIDAD

El Paso

A la intemperie, miles aguardan su futuro

Abandonados afuera de Greyhound, migrantes espera camiones para proseguir su éxodo

Jaime Torres/El Diario de El Paso

miércoles, 14 septiembre 2022 | 06:00

Jaime Torres/El Diario de El Paso | Familias enteras, con hijos, y parejas dejaron todo en sus países por una mejor vida

PUBLICIDAD

Soportando las altas temperaturas, la lluvia y las picaduras de mosquitos, es como cientos de venezolanos han tenido que pasar los días a la intemperie en esta ciudad que los ha recibido y les ha abierto las puertas en su intento por establecerse en este país bajo el beneficio del asilo político.

Acostados sobre el pavimento, sentados en las banquetas y otros debajo de una carpa o debajo de un árbol para protegerse de los incandescentes rayos del sol, familias completas pasaron el día en espera de subirse a un camión y emprender el viaje para reunirse con sus familiares o patrocinadores residentes en el interior del país. 

PUBLICIDAD

Con la mirada perdida pero lleno de esperanza, Luis Alfredo Morales, logró lo que millares de migrantes, oriundos de diferentes países del mundo anhelan: ingresar a los Estados Unidos, llamado por muchos como el ‘país de las oportunidades’.  

“Yo lloré cuando pisé tierra estadounidense”, dijo visiblemente consternado y al recordar el calvario que sufrió a lo largo de su travesía al lado de su esposa Dayana Carolina y sus dos hijos, Julián Mateo y Luis Angel.

“Ningún país, desde que yo salí de mi Venezuela ha sido fácil. Desde que entramos por la selva, pasamos por Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala y México… ha sido muy difícil”, expresó mientras veía con ternura y acariciaba la cabeza de uno de sus pequeños.

Al rememorar el sufrimiento que vivió en su país natal, liderado por el dictador Nicolás Maduro, expresó que lo que están viviendo ahora no es nada en comparación a lo vivido en Venezuela.

“Salimos locos de Venezuela al no poder soportar más la crisis económica, política, social y de todo su sistema en lo que se refiere a la dotación de los servicios públicos”, enfatizó al denunciar la falta de calidad de vida por la que atraviesan sus habitantes.

Y es que el sueldo que reciben no alcanza para sobrevivir, dijo al apuntar que perciben un salario de tan sólo tres dólares al mes, “una cantidad irrisoria y miserable”, recalcó.

Expresó que es desgarrador ver cómo mucha gente se muere de desnutrición y cómo los adultos mayores se están suicidando porque no tienen cómo sustentar sus vidas.

Para él, las personas que logran sobrevivir es porque reciben la ayuda de las llamadas ‘remesas’ que envían sus familiares que viven en las diferentes ciudades de los Estados Unidos. “Sufrir, sobrevivir o morir es lo que nos depara el destino a los venezolanos”.

“Lo que queremos es trabajar aquí para ayudar a nuestras familias”, dijo Liliaive, quien salió de Brasil e ingresó a este país con su pareja Yorvelis, ambas venezolanas, tras narrar la odisea que vivió para poder llegar a Ciudad Juárez y cruzar la frontera por El Paso, Texas.

“Muy sufrida, muy sufrida. Creo que todos tenemos experiencias de la situación por la que atravesamos al cruzar todos los países y los pasos que tuvimos que seguir para lograr el objetivo. No fue nada fácil, muchos llegaron con los pies rotos, heridos, hinchados, con heridas grandes o enfermos. Fue muy sufrido…”

Y es que además de los peligros que enfrentaron al cruzar por la selva, ríos y pantanos, aunado a los ataque de animales feroces y ponzoñosos, los migrantes también fueron víctimas de las autoridades policiacas e integrantes del crimen organizado.

“Migración fue dura en todos los países pero en el traslado los transportistas abusan de la necesidad de los migrantes porque según la nacionalidad cobran el pasaje, no es una tarifa única, y conforme avanzaban nos bajaban donde había puestos de migración y nos volvían a cobrar”, dijo decepcionada pero reconociendo la calidad humana de las personas que se encontraban a su paso.

Por su parte Luis afirmó que a su paso encontró a dos naciones insensibles en la atención y cuidado del migrante: “Guatemala fue el peor país para mí, Guatemala tiene una muy mala atención para los inmigrantes. La Policía descarada exigiéndonos plata para dejarnos pasar... y México ni se diga, uno se enfrenta con los narcos, se enfrenta con la migración, con la Policía, con la Guardia Nacional… fue horrible.

Sin embargo aplaude el haber podido entrar con éxito a este país que para él significó una bendición, por el trato que recibió por parte de las autoridades de la Patrulla Fronteriza.

Dijo que una vez que ingresó y se entregó a los agentes pasó por un proceso rápido, en el cual sólo se registró para ser aceptado junto con su familia y posteriormente ser liberado.

Carlos Rivera, portavoz de la Patrulla Fronteriza en el Sector El Paso, manifestó que en promedio están cruzando alrededor de mil 300 migrantes por día, “les estamos dando prioridad a las mujeres y a los niños por cuestiones humanas”.

Expresó que por fortuna y previendo lo que se avecinaba, la dependencia se preparó con tiempo para poder atender la demanda y de esta manera agilizar el trámite en el Centro de Procesamiento de la corporación federal.

Asimismo y ante la crisis migratoria que se vive, las autoridades de la Ciudad y el Condado trabajan para abordar el aumento de inmigrantes que duermen en las calles del Centro.

“Mantenemos comunicación directa con funcionarios de la Casa Blanca, hemos estado hablando sobre algunas de las necesidades que estamos viendo en nuestra comunidad y debemos continuar ayudando en este esfuerzo”, dijo el subadministrador de la Ciudad, Mario D’Agostino.

Explicó que al momento mil 135 migrantes han sido transportados en autobuses fletados organizados por la Oficina de Manejo de Emergencias de El Paso.

Las autoridades esperan que con la autorización de los dos millones de dólares aprobados por el Concejo municipal puedan enfrentar con éxito los flujos masivos de migrantes en los próximos meses. 

De igual forma los comisionados del Condado de El Paso aprobaron el lunes una fuente de financiamiento para establecer un centro de procesamiento para ayudar con la oleada de inmigrantes a la región, sin embargo no se ha decidido dónde se ubicará el centro de procesamiento. Por lo pronto cinco organizaciones se comunicaron con ellos para ver si podían ayudar con el centro.

Entretanto los líderes de la ciudad esperan mitigar el problema con el reembolso de FEMA, actualmente, la ciudad recibe un reembolso trimestral pero espera recibir un reembolso mensual.

Se dijo que una vez que el centro de procesamiento esté en funcionamiento, los migrantes serán liberados por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza al centro en lugar de ser soltados en las calles de la ciudad. La Corte de Comisionados espera tener el centro de procesamiento funcionando a mediados o finales del mes de octubre.

Necesitamos establecernos aquí por eso tenemos fe en que el Gobierno nos ayude con el beneficio del asilo. Tengo esperanza de que así sea, dijo Luis tras vivir las amenazas de los grupos criminales… 

“Es una tensión que uno vive y un miedo de morir que nos obliga a salir dejando atrás a nuestros padres, abuelos, tíos y demás familia por salvar la vida de uno y la de nuestros hijos”, dijo quien hace tres años huyó de su país para refugiarse en Chile, Panamá y ahora en Estados Unidos.

Por su parte Carlos Alberto, quien al igual que sus compatriotas busca alcanzar el ‘sueño americano’ dijo que llega a este país con gran esperanza, y enfatizó que “venimos a trabajar no queremos perjudicar a nadie”. 

“Lo malo se quedó allá y lo bueno hay que traerlo para acá porque si no sacamos eso de la cabeza vamos a hacer lo mismo”, dijo mientras esperaba en el campamento improvisado donde fueron abandonados prácticamente a su suerte y esperaba a sus compañeros que pasaron la noche en uno de los refugios.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search