El Paso

Una ingeniero despedaza el proyecto del muro

“Un muro entre Estados Unidos y México no sólo plantea problemas culturales y sociales, también es inviable de manera estructural”, Amy Patrick, experta en construcción

Agencias

sábado, 19 enero 2019 | 19:19

Nueva York— La construcción del famoso muro que pretende separar México de Estados Unidos fue una de las principales promesas de Donald Trump en su campaña a la Presidencia del país.

El dirigente mantiene el proyecto como una de las obras imprescindibles de su mandato, incluso pese al gran rechazo social que está provocando y al enorme dispendio económico que dicha construcción supondría para las arcas de Estados Unidos.

Precisamente, el país anda en problemas económicos: con el cierre parcial de Gobierno no hay presupuesto ni siquiera para pagar a los funcionarios. Y, de haberlo, el muro seguiría siendo inviable; según asegura Amy Patrick, una ingeniero civil experta en muros.

Amy se ha hecho popular a partir de una actualización en su muro de Facebook. Ingeniero civil de profesión, y con un máster en ingeniería estructural, esta avalada experta rebatió la promesa de Trump dando argumentos profesionales sobre por qué es una mala idea.

Su explicación en Facebook no sólo lleva acumuladas más de 50 mil reacciones en la red social, también se ha compartido más de 126 mil veces hasta convertirse en viral en otras redes, como Twitter.

Su comentario completo aparece en la página de Facebook de Amy Patrick. En él empieza presentándose: su currículum la califica para hablar sobre muros porque, aparte de ser ingeniero civil, está avalada en la planificación y construcción de muros. Trump haría bien en fichar a Amy, quizá hasta se le quitaría la idea de la cabeza.

“Desde el punto de vista estructural y de ingeniería civil”, explica Amy “el muro fronterizo no es un proyecto viable. Trump no contrató ingenieros para diseñarlo: solicitó ofertas de contratistas, no de ingenieros.

Esto significa que no ha sido diseñado por profesionales. Es un desastre de numerosos tipos en vías de suceder”, agrega.

La ingeniero relata tres de los posibles desastres:

1. El muro obstaculizaría el paso natural del agua y la capacidad de la tierra para drenarla.

2. El proyecto de Trump no ha pasado ningún estudio de impacto ambiental. Aunque, conociendo al presidente de Estados Unidos y su negación del cambio climático, no es algo que le quite el sueño.

3. “Los prototipos que se han presentado son imposibles de construir o no ejercen su labor”.

Amy hace un extenso repaso sobre los costos de un hipotético muro capaz de separar los territorios mexicano y estadounidense, también da razones objetivas, y desde el punto de vista de la ingeniería, para rechazar la construcción de semejante obra faraónica.

Extremadamente caro, sin garantías reales de que pudiera cumplir su objetivo y planificado sin inteligencia. Si de por sí es una idea loca, valorada desde la perspectiva estructural la promesa de Trump es irrealizable.

Si lo pensamos bien, Amy ha conseguido la paradoja perfecta: es una experta en muros que rebate el muro de Trump desde su muro de Facebook. Ni Humpty Dumpty lo habría hecho mejor.