Suplican paseños reabrir Gobierno

Expresan empleados federales angustia por falta de pago

Jaime Torres
El Diario de El Paso
sábado, 19 enero 2019 | 21:26

Al entrar en su quinta semana el cierre parcial –“apagón”– del Gobierno Federal, cientos de burócratas paseños lanzaron una súplica al Poder Ejecutivo para que termine con la situación que afecta la economía de sus familias.

“Señor presidente abra el gobierno por favor”, dijo categórico José Durán, presidente del sindicato de trabajadores de la prisión federal La Tuna, ubicada en Anthony, Texas.

Así se expresó el oficial al término de la rueda de prensa ofrecida por congresistas federales de Texas y Nuevo México que acudieron a escuchar sus súplicas por las afectaciones del cierre parcial del gobierno.

Tras escuchar a las legisladoras demócratas Verónica Escobar, del Distrito16 por Texas, y Xóchitl Torres Small, del Distrito 2 por Nuevo México, Durán dijo tener esperanza.

Durán representa a unos 300 trabajadores federales de la Prisión de la Tuna.

Para él, al igual de los cerca de 10 mil empleados federales radicados en El Paso, la situación imperante por el cierre de gobierno es catastrófica por la falta de dinero para enfrentar los gastos económicos.

“Se acerca el último día del mes y hay que pagar casa, servicios públicos y otras utilidades. No tenemos dinero”:, dijo visiblemente angustiado.

Ante la desesperación y emergencia económica por la que atraviesan los representantes de los sindicatos de la Unión de Controladores Aéreos, Protección de Seguridad Fronteriza y de la Correccional Federal La Tuna pidieron a los legisladores poner fin al cierre del gobierno.

“Queremos que lleven nuestro mensaje al presidente y a los congresistas en Washington D.C. Y ojalá que nos escuchen”.

Muestran empatía

“Tengo tal compasión para estas familias y me causa dolor oír lo que están sufriendo…esperemos que termine pronto”, afirmó Veronica Escobar, tras agregar que como legisladores han emitido seis iniciativas de ley para abrir el gobierno pero en el Senado las han rechazado.

Manifestó que el Senado no está oyendo ni votando ninguna petición de abrir el gobierno en obediencia al presidente Trump quien no quiere abrirlo hasta que no se le den los 5.7 millones de dólares para la construcción del muro.

“Sino tenemos la fuerza de voluntad como legisladores, ahorita me da miedo lo que va  pasar la próxima vez. Tenemos un presidente muy cruel”, comentó la legisladora tras entrever que no hay confianza en el presidente.

“Bien sabemos nosotros los demócratas que si le damos todo al presidente, lo que él quiere ahorita, en tres meses vamos a tener otra lucha , y va a cerrar el gobierno otra vez, y luego que más va a demandar en abril… que va a querer es que no tengamos Seguro Social. Cuál va a ser la demanda la próxima vez?”.

La congresista Xóchitl Torres Small, conmovida  por los testimonios de los trabajadores neomexiquenses y texanos, reconoció la urgencia de trabajar juntos para darles respuesta a los miles de empleados que salen a cumplir con su responsabilidad pero no reciben un pago.

“Lo siento mucho”, dijo la representante, originara de Las Cruces, NM, quien al igual que Escobar se unió a los trabajadores para juntos luchar para que se abra el gobierno y dar respuesta a las familias afectadas.

De acuerdo con las legisladoras en la región fronteriza hay alrededor de 9 mil 850 empleados que se han visto afectados, incluyendo a más de 2 mil 400 agentes de la agencia de Aduanas y Seguridad Fronteriza y de la Patrulla Fronteriza.

“Hay mucho estrés en las casas de estas familias. Están en la disyuntiva de comprar a leche del bebé o comprar medicinas”, dijo Escobar.

Agregó que ellos continúan con su rutina de ir al trabajo sin recibir pago pero deben pagar a quienes cuiden a sus niños, gasolina y otros servicios. “Hay quienes están en tratamiento de cáncer y no pueden pagar por medicinas y prescripciones, y no tienen dinero”.

Otros apoyos

Ante la emergencia económica recomendaron acudir la próxima semana con los prestadores de servicios públicos como agua, electricidad gas, quienes se han solidarizado para apoyarlos en posponer sus pagos.

Instituciones bancarias como GECU han ofrecido prestamos emergentes para que hagan frente a sus pagos. 

“Nosotros estamos cumpliendo con nuestro responsabilidad porque nuestra función es importante y critica en la seguridad y economía pero la verdad estamos pasando muy duro”, comentó César Cordero,  vicepresidente de la Unión de Controladores Aéreos en los Estados Unidos.

Recordó que aunque han vivido otras experiencias similares de cierre de gobierno esta es la primera vez que les afectó directamente a su ‘cartera’ y por ende a sus familias.

Agradeció las muestras solidarias de diversos grupos afines a su profesión que les han enviado apoyos, entre ellos el sindicato de Controladores de Ciudad Juárez y Canadá. “Somos una familia y nos damos ánimos y ayuda”.

Aunque no quiso dar una opinión sobre la postura del presidente y congresistas republicanos expresó que espera que los escuchen, tomen decisiones y hagan lo que los electores los mandaron a hacer a Washington trabajar para el bienestar de los ciudadanos”.

“Es increíble para mi que los republicanos que tenían control del Senado y Casa de Representantes por dos años no hicieron nada por atender la emergencia que decían que era por construir un muro”, indicó Escobar.

Daño económico general

Consideró que lo que esta pasando ahora es ‘horrible’ porque no solo es el dolor que sufren las familias al no tener dinero para enfrentar sus gastos sino el daño que están haciendo a la economía, a los comerciantes.

La gente no tiene dinero para  salir a comer, ir a un cine o comprarle zapatos a sus niños… Otro riesgo, aseguró es que de seguir así en poco tiempo no habrá dinero para atender los programas federales, 

“Llevaré estas historias a Washington para educar a mis amigos republicanos para que ojalá ellos tengan la compasión necesaria para pagarles a la gente  que esta haciendo este trabajo, trabajo para nosotros, para los americanos, para el gobierno americano”.

Afirmó que la prioridad es que se abra el gobierno y luego a hablar  sobre lo que se tiene que hacer en materia de seguridad fronteriza, “aunque yo digo que ya tenemos una frontera segura”.