Rechazan propuesta de Trump sobre muro

Demócratas lo desechan; conservadores lo ven como amnistía

The Washington Post
sábado, 19 enero 2019 | 21:22

Washington— El presidente Donald Trump ofreció el sábado a los demócratas proteger durante tres años de la deportación a ciertos inmigrantes a cambio de $5.7 billones (miles de millones) de dólares en fondos para su muro fronterizo, una propuesta rechazada de inmediato por los demócratas y considerada por los conservadores como una amnistía.

Con el fin de terminar el cese parcial del gobierno que lleva 29 días en vigor, Trump delineo su plan en un mensaje desde la Casa Blanca en que intentó revivir las negociaciones con los demócratas, quienes le contestaron que no entrarán en pláticas migratorias hasta que reabra el Gobierno.

“Este sería un acuerdo de sentido común que ambos partido deberían aceptar”, según dijo Trump. Luego agregó que, “La izquierda radical nunca podrá controlar nuestras fronteras. Nunca dejaré que esto suceda”.

Trump propuso un aplazamiento a sus intentos de eliminar el programa de Acción Deferida para Inmigrantes que Arribaron al País Durante su Infancia (DACA) y el Estatus de Protección Temporal (TPS) para inmigrantes de ciertas naciones de Latinoamérica y África. Todo a cambio de construir cientos de millas de barreras en la frontera sur y contratar a miles de nuevos agentes policiacos para ser desplegados ahí.

Pero la reacción inicial a la oferta –tanto de los demócratas como de los “halcones” conservadores de la frontera– fue hostil, levantando dudas sobre si será suficiente para romper un estancamiento que trajo como consecuencia que 800 mil trabajadores federales estén en descanso sin pago o sean obligados a trabajar sin cobrar, mientras que numerosas agencias gubernamentales, como el Departamento de Seguridad Interna (DHS) operan con niveles mínimos de personal.

El cierre de gobierno de ha convertido en el más largo en la historia de EU.

Nancy Pelosi, demócrata de California, dijo que la propuesta “no tiene posibilidades” e imploró a Trump a que tomara acción para abrir el gobierno.

No se sabe si la oferta será suficiente para destrabar un atascamiento que ha resultado en que 800 mil trabajadores federales fueran suspendidos y numerosas dependencias gubernamentales, incluyendo el Departamento de Seguridad Nacional, tengan que operar con el nivel más bajo de su personal.

Debate migratorio

Antes de sus comentarios desde la Casa Blanca, Trump supervisó una ceremonia de naturalización en la Oficina Oval para cinco nuevos estadounidenses, quienes rindieron juramento de lealtad ante la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen. El evento tenía la intención de enfatizar el apoyo de Trump a los extranjeros que entran al país por medio de programas legales de inmigración, a pesar de que su administración ha dado apoyo a ciertas políticas para reducir todos los niveles de inmigración en general.

Los demócratas han estado bajo presión de parte de organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes a que no cedan a darle a Trump financiamiento para el muro. Y la oferta de Trump no proporciona un camino rumbo al estatus legal permanente —ni a la ciudadanía— algo que muchos demócratas han intentado conseguir en todo acuerdo de inmigración que proponga elevar dramáticamente las medidas de seguridad en la frontera.

Pelosi dijo que los demócratas aprobarán una legislación para reabrir el gobierno la próxima semana, después de la cual el Congreso negociará la seguridad fronteriza. Pelosi dijo que los demócratas también aprobarán seis proyectos de ley que fueron acordados con los negociadores del Senado y la Cámara.

“El presidente debe firmar estas propuestas de ley para reabrir el gobierno de inmediato y dejar libre al pueblo estadounidense, al cual ha mantenido como rehén con este cierre sin sentido”, dijo Pelosi.

Revés conservador

Trump también podría enfrentar un revés de parte de los conservadores, incluyendo a prominentes comentaristas, quienes se han opuesto a todo intento de expandir las protecciones contra la deportación para los inmigrantes indocumentados.

Axios fue el primero en reportar sobre los detalles de la propuesta de Trump

Trump había indicado por varias semanas que no consideraría una extensión de DACA, programa que entró en vigor en el 2012 bajo el presidente Barack Obama y que ha ofrecido permisos renovables de trabajo a los inmigrantes conocidos como “dreamers”, quienes entraron el país de manera ilegal durante su infancia. Trump había dicho que tenía la esperanza de que la Suprema Corte escuchara una apelación a un interdicto de una corte menor en su intento de eliminar DACA, si la corte suprema fallaba a su favor, ya que si lograba eliminar el programa eso le daría una mayor ventaja en sus pláticas con los demócratas en torno al futuro de los Dreamers.

Pero la Suprema Corte dio señales el viernes que quizás no tomaría el caso. Eso significará que Trump no podrá eliminar DACA, programa que protege a unos 700 mil inmigrantes, y algunos grupos de Dreamers han hecho un llamado a los demócratas a que no entablen ningún acuerdo para el muro.