El Paso

Oficializa Julián Castro su candidatura presidencial

Patrick Svitek / The Texas Tribune

sábado, 12 enero 2019 | 21:55

San Antonio— Julián Castro lo hizo oficial el sábado: se lanzará para presidente.

El ex secretario de la Vivienda de Estados Unidos y también ex alcalde de San Antonio dio la tan esperada noticia en la Plaza Guadalupe, cerca de donde él creció al Oeste de la ciudad. El evento tuvo lugar un mes después de que Castro formara un comité de exploración, una mera formalidad antes de develar su campaña para el 2020 que ya desde hace meses parecía muy probable.

“Me lanzaré para presidente debido a que es tiempo de tener un nuevo liderazgo, es tiempo de una nueva energía y es tiempo de un nuevo compromiso para asegurar que las oportunidades que yo tuve estén al alcance de todos los estadounidenses”, dijo.

Castro se une a lo que se espera será una abarrotada contienda que podría incluir a más de un texano, ya que el ex representante federal Beto O’Rourke, de El Paso, ha estado considerando lanzarse por la Presidencia tras su tan reñida derrota ante el senador federal Ted Cruz, el año pasado.

Aunque el marco de competidores de los demócratas se espera que sea amplio, Castro está entre uno de los primeros que entra a la contienda de manera oficial. El representante federal John Delaney, de Maryland, ha estado en la contienda desde el 2017, la senadora federal Elizabeth Warren, de Massachusetts, conformó un comité de exploración el mes pasado y la representante federal Tulsi Gabbard, de Hawai, dijo el viernes que había decidido lanzarse también, y que lo haría formal la semana entrante.

Castro arranca en la contienda con muy pocas probabilidades de ganar, apenas figurando en los sondeos. Pero argumentó que está acostumbrado a enfrentar difíciles batallas, ya que es originario del Oeste de San Antonio.

“No hay finalistas que hayan nacido aquí, pero siempre he creído que teniendo grandes sueños y trabajando muy duro, cualquier cosa es posible en este país”, dijo Castro.

Su pronunciamiento estuvo cargado de esos temas que por mucho tiempo han animado la carrera política de Castro: el cambio generacional, la educación y las oportunidades que ésta trae consigo, y los retos que enfrentó en su vida. Pero también habló de la política del momento, diciendo que hay una “crisis de liderazgo” en Estados Unidos hoy, y que el presidente Donald Trump “no ha sabido cómo defender los valores de nuestra gran nación”.

En el discurso de Castro, el candidato dio a conocer una lista de prioridades progresistas, pidiendo Medicare para todos y un “Nuevo Acuerdo Ambiental” para combatir el cambio climático. El evento estuvo lleno de referencias a la iniciativa ‘Pre-K 4 SA’ que él defendió como alcalde de la ciudad, y prometió llevarla a nivel nacional si resultara presidente electo.

Después de su pronunciamiento, Castro se preparó para una visita a Puerto Rico –una inusual primera parada tras la revelación de una campaña presidencial. Castro asistirá a la cumbre del Fondo Latino Victory que tendrá lugar el lunes y supervisará las iniciativas de recuperación tras el huracán María, la tormenta que devastó Puerto Rico en 2017 y ante la cual la respuesta de la administración de Trump fue duramente criticada. La próxima semana Castro visitará una sede mucho más tradicional para los aspirantes a la Casa Blanca: New Hampshire, el primer estado de las primarias en la nación. 

El sábado, Castro también hizo la presentación de los líderes de su campaña, encabezados por su hermano gemelo, el representante federal Joaquín Castro, demócrata de San Antonio, quien servirá como director de campaña. Otro notable nombre fue el de Derek Eadon, subdirector de campaña, un ex presidente del Partido Demócrata en Iowa.

Castro por mucho tiempo ha sido visto como una estrella en ascenso en la política demócrata. Sirvió como alcalde de San Antonio del 2009 al 2014, período durante el cual pasó a la escena nacional al ofrecer el discurso inaugural en la Convención Nacional Demócrata en el 2012. Fue el primer hispano que inauguró la convención.

Castro dejó San Antonio en el 2014 luego que el entonces presidente Barack Obama lo nombrara secretario del Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos (HUD). Mientras Castro servía en el gabinete, la nominada presidencial del 2016, Hillary Clinton, lo consideró como un potencial compañero de campaña, un papel que terminó siendo del senador federal Tim Kaine, de Virginia.

Desde que abandonó HUD al final de la presidencia de Obama, Castro ha dado discursos por todo el país y ha enseñado en la Universidad de Texas en Austin, mientras preparaba el terreno para una posible campaña en el 2020. Lanzó un comité de liderazgo y acción política llamado Opportunity First, viajó a los estados donde se celebran elecciones anticipadas para rendir apoyo a candidatos en las elecciones de mitad de término y lanzó un libro de sus memorias.

Castro ha sido uno de los más transparentes aspirantes del 2020, diciendo en noviembre que era muy “probable” que se lanzaría por la Presidencia. Hubo muy poco misterio sobre cuál sería su decisión cuando dio la noticia el mes pasado de que había conformado un comité presidencial de exploración y luego programó el evento en San Antonio.

Castro continuó visitando los estados con elecciones anticipadas antes del pronunciamiento del sábado, haciendo algunas paradas esta semana en Iowa y Nevada.

El ambiente se mostró festivo antes del pronunciamiento de Castro. Hubo música de mariachi y ya había mercancía de la campaña a la venta, la cual portaba el slogan: “Julián Castro 2020. Una Nación. Un Destino”. Una fila de personas que esperaban entrar daba la vuelta a la cuadra. Y Castro, junto con su hermano, hizo una transmisión en Facebook Live mientras viajaba en autobús por la ruta que recorrió tantas veces en su juventud para llegar a la sede del evento, enfatizando en la importancia que ha tenido el Oeste de la ciudad en la historia de su vida.

En sus propios comentarios en el evento del sábado, Joaquín Castro –quien habló antes que su hermano– reconoció que el marco demócrata de competidores iba a estar un tanto abarrotado.

“Quiero ser honesto con ustedes: habrá una gran cantidad de grandes candidatos en esta contienda, y muchos de ellos son buenos amigos nuestros que merecen nuestro respeto y les deseamos lo mejor, pero yo sé… que nosotros tenemos al mejor candidato con las mejores ideas y el más grande corazón”, dijo.

Poco antes del pronunciamiento de Castro, el Partido Republicano de Texas intentó enmarcar su candidatura como la más reciente exhibición de un Partido Demócrata cada vez más liberal. En una conferencia telefónica con los reporteros, el presidente del partido, James Dickey, trajo a colación a la representante federal Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, la demócrata socialista antiinstitucional que recientemente planteó un índice fiscal del 70 por ciento. Fue una idea a la que Castro ya le ha restado importancia a las preocupaciones que giran en torno a la misma, señalando que el país en una ocasión mantenía dicho índice por arriba del 90 por ciento.

“Parece que están trabajando muy duro para parecer más izquierdistas que Alexandria Ocasio-Cortez”, dijo Dickey. “Julián Castro es un claro ejemplo de ello”.