Denuncia Border Patrol secuestro de migrantes

Detienen a guatemaltecos torturados por ‘polleros’ en Anapra

Armando Vélez/Alejandro Vargas
El Diario de El Paso
martes, 22 enero 2019 | 22:06

En su tránsito a Estados Unidos, migrantes centroamericanos son secuestrados y torturados por “polleros” en casas de seguridad de ambos lados de la frontera, hasta que pagan un rescate fijado por los traficantes de humanos.

Así lo dio a conocer este martes la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (USBP), al detallar un operativo binacional –con la participación de la Policía Estatal de Chihuahua– que ubicó una vivienda en la colonia Anapra, en Juárez, donde estuvieron al parecer cautivos un padre e hijo guatemaltecos.

“Tenemos información de la existencia de casas de seguridad en ambos lados de la frontera, donde retienen a migrantes, principalmente centroamericanos”, dijo el agente Frank Pino, vocero de la Patrulla Fronteriza.

El jueves 10 de enero, en Sunland Park, NM, agentes de la USBP detuvieron al padre y al hijo, quienes denunciaron las vejaciones que sufrieron. Tras notificar a las autoridades mexicanas, la vivienda se cateó el día 15.

Pino dijo que se han detectado casos en diferentes estados de la frontera, y que esta es una práctica común de los traficantes de humanos.

“Se retiene a los migrantes y se les maltrata hasta que pagan la cuota convenida para ser dejados en la frontera de Estados Unidos”, dijo el oficial.

Explicó que el cobro varía de acuerdo con la región en la frontera en donde se deja en libertad a los migrantes.

El corredor de Anapra-Sunland Park es una zona de alto cruce de indocumentados que buscan entregarse a las autoridades estadounidenses para solicitar asilo político, dijo el vocero.

Golpes los delatan

Cuando el jueves 10 los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a un guatemalteco de 17 años cerca del Monte Cristo Rey en Sunland Park, los agentes notaron que el menor tenía lesiones faciales y comenzaron a investigar más. El detenido declaró que él y su padre fueron golpeados mientras estaban recluidos en un escondite contra su voluntad.

El joven de 17 años declaró que él y su padre intentaron escapar del cautiverio pero se separaron. Afirmó que los contrabandistas pudieron alcanzarlo y comenzaron a agredirlo físicamente. 

El menor no sabía el paradero de su padre y temía que los contrabandistas lo lastimaran o lo mataran. Durante el asalto, el menor pudo escapar nuevamente y correr hacia el Norte a través de la frontera internacional donde los agentes lo detuvieron.

Al rato, los agentes detuvieron a un hombre adulto guatemalteco que cruzaba ilegalmente la frontera aproximadamente a milla y media de donde se había encontrado al menor. El angustiado hombre adulto informó a los agentes que se había separado de su hijo durante un intento de fuga de una casa de seguridad en México y creía que los contrabandistas podrían haber matado a su hijo. Después de que el hombre proporcionó a los agentes el nombre de su hijo, los agentes se dieron cuenta de que él era el padre del adolescente agredido que había sido detenido antes. 

Padre e hijo se reunieron en la estación de la Patrulla Fronteriza de Santa Teresa y se contactó a los familiares.

Una investigación posterior reveló la ubicación del escondite en la colonia Rancho Anapra al Sur de Sunland Park, donde los dos hombres afirmaron que fueron retenidos y extorsionados por dinero. Los agentes descubrieron evidencias adicionales que respaldan la afirmación de que el padre y el hijo, así como otros migrantes centroamericanos, estaban detenidos contra su voluntad.

Colaboración binacional

La Oficina de Operaciones Extranjeras de la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso transmitió la información a las autoridades del Gobierno de México e inició un esfuerzo coordinado de cumplimiento binacional.

El martes 15 de enero de 2019, la Policía del Estado de Chihuahua registró la propiedad mencionada, según confirmó Óscar Márquez, vocero de la Comisión Estatal de Seguridad.

Durante la búsqueda, la Policía Estatal de Chihuahua encontró a una persona encerrada en la casa, que no podía salir. La única puerta del edificio estaba cerrada con una cadena desde el exterior. La casa del escondite tenía varios colchones esparcidos que indicaban que muchas personas habían estado allí.

“Es importante mencionar que esta persona que fue localizada es un menor de edad, así que se inician los protocolos y ya la Fiscalía se hace cargo a través de la dependencia encargada de salvaguardar la seguridad de los niños, niñas y adolescentes de Chihuahua”, comentó Márquez. 

Asimismo, el funcionario puntualizó que hasta el momento no hay detenidos pero indicó que aún no se sabe si la persona que fue asegurada es víctima o partícipe del presunto ilícito. 

“Desconozco la información sobre si el menor de edad era guatemalteco, eso ya está dentro de la carpeta de investigación. Ya es cuestión de la Fiscalía a través de los ministerios públicos que iniciaron la investigación”, dijo. 

Argumentó que la CES no emitió ningún comunicado de prensa en torno al suceso debido a que la Patrulla Fronteriza acordó con él el manejo de la información.