Abre UTEP programa de Verano sobre Inmigración

Su objetivo es enseñar métodos de investigación sobre Ciencias Sociales a los interesados en estudiar la frontera

Especial para El Diario de El Paso
lunes, 21 enero 2019 | 20:49
Cortesía

Cuando el doctor Jeremy Slack planeó su programa inicial sobre Inmigración y Comunidad Fronteriza, Una Experiencia de Investigación para los Alumnos – IBCREU por sus siglas en inglés–, el profesor adjunto de Geografía de la Universidad de Texas en El Paso pensó que los participantes en este verano podrían estudiar los esfuerzos que se están haciendo para derogar el Programa de Acción Diferida para los que fueron traídos al país durante su niñez, DACA por sus siglas en inglés.
El objetivo del Programa IBCREU es enseñar los métodos de investigación sobre Ciencias Sociales a los estudiantes que están interesados en estudiar la frontera.
Los participantes hacen equipo con agencias que promueven los derechos humanos y civiles. El programa, que durará tres años y tiene un costo de 487 mil dólares, está financiado por la Fundación Nacional de Ciencias.
Mientras el IBCREU se preparaba para hacer el lanzamiento, un suceso inesperado impulsó su alcance.
En el mes de junio, el Gobierno de Estados Unidos abrió un albergue para niños migrantes no acompañados o separados en Tornillo, Texas, y el enfoque de IBCREU cambió rápidamente a las audiencias en donde se solicitaba asilo, la separación de familias migrantes y la investigación sobre la política “cero tolerancia” que estableció Washington, D.C.
Los 10 estudiantes que fueron seleccionados de 350 solicitudes que se recibieron de todo el país tuvieron que lidiar con las cortes y visitar a funcionarios electos del nivel local hasta el nacional.
“Fue un verano atípico”, comentó Slack, quien es el investigador principal del proyecto. “Fue maravilloso pero caótico. Los estudiantes fueron lanzados al primer plano para que formaran parte de su experiencia de investigación”, dijo.
Slack y su principal investigador, el doctor Neil Harvey, profesor y presidente del Departamento de Gobierno de la Universidad del Estado de Nuevo México en Las Cruces, Nuevo México, inició el proceso de solicitudes para el IBCREU del 2019, que está programado del 20 de mayo al 27 de julio del 2019 en UTEP.
Incluirá un estipendio de 5 mil dólares y un viaje de investigación a la frontera entre Estados Unidos y México, a Nogales, Arizona. Las solicitudes serán aceptadas hasta el 15 de febrero del 2019.
Los estudiantes interesados pueden enterarse de más datos sobre el programa en el sitio utep.edu/bordercommunity
El profesor de UTEP comentó que desea continuar con los colaboradores del año pasado –la Unión Americana de Libertades Civiles, el Instituto Fronterizo Hope y la Red Fronteriza de Derechos Humanos– así como también con NM CAFé, un grupo religioso que tiene su sede en Las Cruces.
Slack comentó que los colaboradores del 2018, quienes ayudaron a establecer los parámetros de investigación, catalogaron los reportes escritos por los estudiantes del año pasado como “unas herramientas útiles” que mejoraron el esfuerzo del día a día.
Por ejemplo, el Instituto Fronterizo Hope, se enfocó en la asistencia a las audiencias de asilo, el equipo de ACLU estudió la política “cero tolerancia” del presidente Donald Trump y desarrolló un manual de documentación fronteriza, y el grupo de la Red Fronteriza de Derechos Humanos desarrolló una historia de 20 años de los grupos y organizaciones fronterizas que han llevado a cabo misiones similares.
Aunque algunos de los participantes eran de UTEP y NMSU, la mayoría eran de otras instituciones como Vassar College de Nueva York, la Universidad Brown de Rhode Island y la Universidad de California en Berkeley.
Joseph Nevins, profesor de Geografía y director del Programa Independiente en Vassar, comentó que considera que IBCREU es una experiencia invaluable debido a que permite que los estudiantes aprendan y trabajen cercanamente con los mejores académicos que hay a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.
También se benefician al ser capaces de realizar una investigación conductual junto con colaboradores de la comunidad que están familiarizados con la frontera.
Nevins comentó que Carlos Espina, estudiante de Vassar está ansioso por promover el programa del próximo curso de la frontera entre Estados Unidos y México que dirige el profesor.
Entre los demás estudiantes del 2018 que participaron estuvieron las estudiantes del último año universitario de UTEP, Estrella Loredo y Sandra Domínguez.  Loredo tiene una licenciatura en Ciencias Políticas con una especialización secundaria en estudios de Inteligencia y Seguridad Nacional.
Domínguez tiene una licenciatura en Comunicación y una especialización menor en Educación Secundaria. Ambas nacieron en otro lado pero crecieron en o cerca de El Paso, hablan inglés y español y están familiarizadas con la frontera.
Loredo comentó que solicitó su participación en el programa debido a su interés en los estudios fronterizos, inmigración y los apuros que pasan los niños que están sujetos al Decreto de Desarrollo, Alivio y Educación de Menores Extranjeros, DREAM por sus siglas en inglés.
Ella ha tomado numerosos cursos acerca de Latinoamérica y ha estudiado el tráfico humano. Catalogó este programa como “una increíble oportunidad” debido a que vincula la realidad con las teorías que se imparten en el salón de clases.
Entre sus tareas estuvieron el ayudar a reportar el cierre de la frontera y observar los casos de asilo en el Centro de Procesos de El Paso. Señaló que el programa amplió su conocimiento sobre las políticas fronterizas y agudizó su destreza para el pensamiento crítico.
“Fue una enseñanza para ver cómo funciona y las fallas del sistema legal”, comentó Loredo, quien asistió al Instituto Fronterizo Hope. Catalogó las sesiones en la Corte como informativas pero agotadoramente emotivas. “El ver a las personas que solicitan asilo me dio una perspectiva diferente. Eso humanizó el estudio”.
Domínguez formó parte del equipo de Red Fronteriza y Derechos Humanos. Asistió a reuniones que trataban temas como la separación de familias y el Centro de Detención de Tornillo.
Como parte de la red, estudió el efecto de la extrema militarización de la frontera, ayudó a presentar a los comisionados del Condado de El Paso una resolución para cerrar el Centro de Detención de Tornillo y observó numerosas protestas que incluyeron dos que temporalmente cerrarían el puerto de entrada internacional y el Centro de Procesos de El Paso.
Agregó que se sintió impresionada de ver lo rápido que la red podía organizar una protesta pero también fue doloroso atestiguar el sufrimiento humano.
Slack indicó que planea expandir el modelo del programa del 2018. Entre sus ideas está desarrollar maneras creativas para involucrar a más maestros de UTEP y graduados. También admitió que todo depende de las políticas que vengan de Washington, D.C.
“Lo que aprendí el verano pasado es que no sabemos qué sucederá próximamente”, concluyó.