Economía

Ve CCE engaño en inspección a las empresas

México aceptó la revisión por parte de extranjeros

Tomada de Internet / Foto ilustrativa

Manuel Quezada
El Diario de Chihuahua

viernes, 13 diciembre 2019 | 10:38

Chihuahua— Francisco Santini Ramos, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), cuestionó la manera en que manejaron las negociaciones dentro del protocolo modificatorio del T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá.

Precisó que en el caso de la inspección externa de las empresas en México, el Gobierno Federal sí aceptó que inspectores americanos y canadienses puedan revisar las operaciones mexicanas de manera directa a través de panales laborales o comisiones.

“Nos cambiaron de nombre las cosas para que nos quedáramos tranquilos, ya que ahora se habla de paneles laborales o comisiones, pero sería de más valor que las autoridades hablaran claro y dijeran que fue un requisito y se tenía que ceder, así como ellos lo hicieron en otros rubros”, dijo.

“Es mejor esa comunicación a que se trate de engañar al sector y a los mexicanos, dando nombres diferentes a las cosas”, añadió.

Indicó que las autoridades dieron un cambio de nombre, lo pusieron ahora como comisión o paneles, pero realmente son los mismos inspectores americanos o canadienses que vendrán a revisar por medio de ese esquema.

Lamentablemente cambiaron de nombre para que todos quedaran tranquilos, pero sería de más valor que la Secretaria de Economía o negociadores hablaran claro y dijera que  fue un requisito y se tenia que ceder, así como ellos lo hicieron en otros, señaló.

Aunque finalmente México aceptó la inspección de las empresas de la nación a través de paneles laborales dentro del protocolo modificatorio del T-MEC, el empresariado chihuahuense ve como una buena negociación, ya que incentiva la atracción de nuevos capitales y tecnología; además de que se eso puede incidir en una mejora salarial de los trabajadores en México.

Francisco Santini indicó que aún así, está convencido de que en general fue una buen negociación para México.

Indicó que con la firma del protocolo modificatorio del T-MEC quitaría ciertas preocupaciones para inversionistas que ven a la frontera norte para desarrollar sus proyectos productivos.

Comentó que el no tener definido el llamado contenido regional, tenía detenido diversos proyectos industriales, así como la definición de los aranceles al acero y aluminio.

El presidente del CCE dijo que muchas dudas importantes y de fondo se aclararon y por ello es que se espera que empezarán a llegar mucho más inversiones a México y más ahora que está la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Francisco Santini indicó que la inspección laboral en México por extranjeros se puede compensar un poco la inspección laboral con el tema del acero y aluminio, ya que si bien se concedió un tiempo de más de siete años para poder hacer en México ese material para la industria automotriz, es una gran oportunidad para inversionistas nacionales y extranjeros.

Informó que actualmente las piezas de acero y aluminio que se utilizan regionalmente para los automotores que se fabrican en México, generalmente son de importación y ahora se tendrán que fabricar aquí para cumplir con el tema de la integración regional.

Abundó que la armadora Mazda se trae ahora la lámina de acero de Japón, por lo cual Estados Unidos alegaba que esos autos no se podían considerar como de la región, porque se trae acero y aluminio de otra zona geográfica.

Indicó que Estados Unidos y Canadá no castigarán a México durante siete y 10 años para que en ese tiempo se pueda propiciar la tecnología y producción dela cero y aluminio para el sector automotriz.

Con este tiempo, ahora las armadoras en México deberían estar exigiendo a sus proveedores el ver como se puede producir en la región, sea en Estados Unidos, Canadá o este país, aunque lo ideal es que sea en esta nación.

El presidente del CCE indicó que esta situación debe despertar el interés de los inversionistas nacionales y del extranjero por desarrollar sus proyectos aquí y aprovechar esta nueva área de oportunidad.

Francisco Santini dijo que de acuerdo con las nuevas reglas de origen, se subió el porcentaje de integración al 75 por ciento, por lo que más piezas de los automotores tendrán que ser fabricadas en la zona de los tres países, lo cual, puede beneficiar a México con más inversión.

El empresario recordó que sigue vigente la exigencia de que un alto porcentaje de la producción de autos sea fabricado en zonas donde se pague 16 dólares por hora a los trabajadores, lo cual se puede ver como un candado para que los empleos en este sector se sigan dando en Estados Unidos y Canadá.

Sin embargo, eso puede ser positivo porque se pone un reto salarial alto, pero no ve por que´no se puede ir pensando en llegar a esos rangos.

Finalmente consideró que eso no limitará a México para que tenga otras zonas donde se fabriquen piezas de autos al salario que sea.