Va productividad laboral en picada

El índice global de toda la economía hiló 5 caídas en el último cuarto de 2018 a tasa anual; prevén siga tendencia

Reforma
lunes, 22 abril 2019 | 09:28
Tomada de Internet

Monterrey— En medio de una reforma laboral por aprobar, que dará más libertad sindical, y previo al eventual arranque de un nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, con reglas más duras, la productividad laboral en México sigue en picada y especialistas advierten que continuará en esa tendencia.

El Índice Global de Productividad Laboral de toda la economía, que elabora el Inegi trimestralmente, hiló en el último cuarto del 2018 cinco caídas a tasa anual, considerando como base las horas trabajadas.
De los tres grandes sectores del aparato productivo nacional, el correspondiente a las actividades secundarias -que engloba industrias que van desde la petrolera, manufacturas y construcción- muestra el mayor deterioro.
Este indicador ha registrado 16 caídas seguidas, del primer trimestre del 2015 al cuarto del 2018, todas ellas a tasa anual de profundidad mayor al 2 por ciento.
Y especialistas señalan que en ello ha sido determinante el colapso de Pemex, pero la parte de la manufactura, si bien no tan grave, sufrió 11 bajas en ese periodo.
José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), explicó que el indicador global refleja que el País tiene una baja capacidad de generar valor agregado y eso repercute en el bajo crecimiento económico.
"El valor de la producción que se genera en México no tiene una gran transformación. Mucho está dominado por procesos de maquilas, de ensambles, pero el valor agregado es relativamente bajo y por eso se ven crecimientos económicos moderados".
Añadió que se requieren reformas en la economía para elevar la productividad y así generar riqueza y la posibilidad de mayor bienestar.
"Realmente no se ha logrado pasar de la macroeconomía a la microeconomía, que es en donde está el fundamento de la productividad, en personas y en empresas".
A nivel internacional, de entre 35 países a los que la OCDE midió en enero pasado su productividad, a través del PIB por hora trabajada, México se ubicó en la última posición, un 61 por ciento por debajo del promedio.



En ese indicador, medido en dólares constantes del 2010 ajustados con paridades de poder de compra, México se ha mantenido estancado por tres décadas en alrededor de los 18 dólares, mientras otro país latinoamericano, Chile, logró avanzar 120 por ciento en el mismo lapso, a unos 24 dólares por hora trabajada contribuyendo al PIB.
El director del Idic consideró que de no aplicarse las reformas o medidas necesarias para elevar la productividad, sus indicadores seguirán cayendo.
"Es lo más probable, que continúe con la tendencia, si no hay cambios de fondo, consistentes en la combinación de una política industrial con un sistema educativo moderno con capacitación.
"En México el sistema productivo está 'anquilosado'... y el valor que se genera es muy bajo", dijo.
Abel Hibert, especialista económico en el Gobierno federal, reconoció que la productividad laboral podría seguir cayendo en este año, en el contexto de que se tiene una expectativa de menor crecimiento económico del país.
Sostuvo que el indicador ha ido a la baja porque el número de trabajadores ha crecido, impulsado por la formalización en la mano de obra, mientras la inversión fija bruta prácticamente se ha estancado.
"Lo que pasa es que ha estado aumentando el número de empleados y lo que no ha estado aumentando es el PIB manufacturero, entonces si divides la producción por trabajador, ésta va a ir disminuyendo".