Economía

Una mirada dentro del laboratorio secreto de ideas de Samsung

Aquí ocurre gran parte de la innovación y experimentación del mayor fabricante mundial de smartphones, televisores y chips de memoria

CNN
CNN
CNN
CNN
CNN
CNN
CNN
CNN

El Diario de Juárez

miércoles, 18 septiembre 2019 | 10:25

Samsung, el mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes, televisores y chips de memoria, está en modo de crisis perpetuamente. En parte, esa es su estrategia: el presidente de Samsung, Lee Kun-hee, escribió una vez que una compañía exitosa necesita mantener una “sensación de crisis”, lo que significa que incluso en los buenos tiempos, debe siempre anticipar un cambio.

Eso es más que cierto, ahora. Las ventas globales de teléfonos inteligentes están disminuyendo, presionando a la línea de negocios más grande de Samsung Electronics. (Los teléfonos explosivos en el 2016 no fueron de gran ayuda). Luego una guerra comercial cada vez mayor entre Corea del Sur y Japón amenaza con aumentar los costos de la compañía. Y el líder de facto de Samsung, Lee Jae-yong, hijo del presidente, también enfrenta un nuevo juicio por cargos de soborno, indicó CNN.

Bajo presión en múltiples frentes, Samsung está ansioso por encontrar el próximo gran invento más allá de los teléfonos inteligentes o los chips de memoria para impulsar el crecimiento a futuro de la compañía. Está invirtiendo unos 22 mil millones de dólares a tres años en áreas como la tecnología 5G y la electrónica automotriz, lideradas principalmente por inversiones en Samsung Electronics. (Las otras líneas empresariales del conglomerado incluyen la construcción naval, la construcción y los seguros). Gran parte de esa innovación y experimentación proviene de los laboratorios secretos de investigación y desarrollo en Digital City.

El ambiente al ingresar a los laboratorios R&D de Samsung es completamente diferente. Los sistemas de seguridad en cada edificio escanean a todos al entrar y salir, incluyendo a los empleados.

Por supuesto, los mayores competidores de Samsung, empresas como Apple, Huawei, Google y Amazon, también tienen sus propios laboratorios secretos. Pero Samsung tiene la reputación de tirar cosas contra la pared para ver si pegan, a menudo a un ritmo más acelerado que sus rivales. Esa estrategia es excelente cuando funciona, pero también conduce al fracaso ocasional. Un ejemplo: a principios de este año, cuando Samsung lanzó al mercado su teléfono plegable Galaxy Fold, en las primeras reseñas las personas se quejaron de bisagras defectuosas y pantallas rotas. Samsung retiró el teléfono del mercado, modificó el diseño y lanzó una nueva versión en Corea del Sur.

Para una empresa basada en una cultura de crisis, ese ciclo constante de inventar, fracasar y reiterar está integrado en su ADN. “La clave de la crisis es aprender a manejar el riesgo, cómo se manejará ese negocio a futuro”, dice el director ejecutivo y presidente de Samsung Electronics, Hyun-Suk Kim. “Creemos que la crisis es nuestra oportunidad para nuestro crecimiento a futuro”.

El Laboratorio C, o C-Lab, es el corazón de Digital City de Samsung. Es un espacio de trabajo brillante y colorido con la misión de cultivar la próxima gran idea.

Samsung dice que cualquier empleado puede postularse para ingresar al C-Lab y convertirse en un líder en innovación, independientemente del título y la experiencia laboral que tenga. Las ideas se envían a través de una plataforma de ideas en línea. Los empleados que resultan seleccionados pueden ingresar al laboratorio para refinar un prototipo para luego ser puesto a prueba  en el mundo real y finalmente se considere apto para el mercado.

Para Hyun-Suk Kim, quien ha trabajado en Samsung desde 1992, el C-Lab representa esa vanguardia para Samsung Electronics. “Están creando una cultura de inicio dentro de Samsung. Queremos hacer que nuestra cultura sea diferente”, dice Kim.

“La innovación es nuestro trabajo”, dice. “La razón por la que Samsung tiene éxito es la innovación”.

Por todo el C-Lab y sus centros de R&D, los empleados de Samsung compiten para innovar. Pero también deben ser cautelosos al competir con sus productos en el mercado. Tras el lanzamiento fallido de productos en el pasado como el Fold a principios de este año, los analistas dicen que el gigante tecnológico coreano necesita equilibrar la velocidad con la ejecución.

“Son agresivos, a veces un poco demasiado agresivos”, dice Bryan Ma, vicepresidente de investigación de dispositivos para clientes en IDC.

“Pero en el gran esquema de las cosas es bueno porque eso los mantiene a la vanguardia de la tecnología”.