Economía

Tendrán más subsidios reglas de operación

‘Estatutos posibilitan un mejor desempeño, valoración y seguimiento de los programas’

Paulo Cantillo
Excélsior

martes, 14 septiembre 2021 | 06:00

Guillermo Hernández/El Diario

Ciudad de México– Programas como la Pensión para Adultos Mayores, IMSS-Bienestar y el Programa Nacional de Reconstrucción, sujetos a reglas de operación que permiten un mejor funcionamiento y facilitan su monitoreo y evaluación, son a los que más plantea el Gobierno federal inyectar recursos el próximo año.

Para esta forma de entrega de subsidios a la población, el Gobierno federal propone un gasto de 495 mil 813 millones de pesos, de acuerdo con el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, lo que representa 26.8 por ciento más que lo aprobado para este 2021, en términos reales.

De ser avalado sin cambios por la Cámara de Diputados, sería el segundo año consecutivo que el rubro aumenta a doble dígito, ya que para 2021 se aceptó un incremento de 55.7 por ciento real anual. Además, sería la cifra más alta de la que tenga registro Hacienda desde 2008.

El que los programas cuenten con reglas de operación significa un piso mínimo que posibilita un mejor desempeño, evaluación y seguimiento, considera México Evalúa.

“La ausencia de reglas de operación ocasiona un daño severo en el andamiaje institucional”, asegura Mariana Campos, directora de Gasto Público de la organización.

Entre los programas sujetos a reglas de operación a los que se le propone más incremento en 2022 y que a su vez cuentan con mayor presupuesto destacan la Pensión para Adultos Mayores (69.2 por ciento real), IMSS-Bienestar (67.9), el Programa Nacional de Reconstrucción (66), el Sistema Nacional de Investigadores (26.3), Fertilizantes (26.1) y la Pensión para Personas con Discapacidad Permanente (4.7 por ciento).

También resalta los aumentos de los programas Servicios de Educación Especial (mil 084 por ciento) y Excelencia Educativa (384), aunque su presupuesto apenas sobrepasa los 700 millones de pesos anuales.

Los programas de subsidios que no están sujetos a reglas de operación totalizarán 285 mil 518 millones de pesos en 2022, lo que implicará un aumento 1.2 por ciento en términos reales.

Los programas presupuestarios con mayor presupuesto y que tendrán los incrementos más altos serán los Apoyos a Centros y Organizaciones de Educación con 18.4 por ciento real, la Escuela es Nuestra con 9.7 por ciento anual y subsidios para organismos descentralizados estatales con 2.8 por ciento.

Dos de los programas más importantes de este tipo de subsidios, que son el de la Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para no Derechohabientes, operado por el Insabi, y los Subsidios a las Tarifas Eléctricas dirigidos hacia la CFE, tendrán incrementos marginales de 0.1 y 0.6 por ciento real anual respectivamente.

Para conjunto de programas de subsidios con y sin reglas de operación se propone un gasto de 781 mil 331 millones de pesos para 2022, lo que representará un alza anual real de 16.1 por ciento.

La cifra significó el monto de subsidios totales más alto desde 2016.

Importancia

La organización México Evalúa ha hecho hincapié en la necesidad en que los programas de subsidios cuenten con reglas de operación, ya que serían un piso mínimo que permiten un mejor funcionamiento de los programas y facilita su monitoreo y evaluación.

Consideran positivo que cada vez más recursos de programas estén sujetos a reglas de operación, ya que éstas son el instrumento para aterrizar los principios que los gobiernos deben seguir en el ejercicio del gasto público (eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez) tal como lo ordena el artículo 134 constitucional.

Mariana Campos explicó en un análisis que, por el contrario, la ausencia de reglas de operación ocasiona un daño severo en el andamiaje institucional y en el funcionamiento de los programas.

“La falta de reglas de operación impide el cumplimiento de los derechos que dicha ley consagra a los beneficiarios de los programas de desarrollo social” afirmó en la especialista.

Añadió que “si bien las reglas de operación no son la panacea, sí es lo mínimo que debemos exigir a los programas sociales para que no se violen los derechos de los beneficiarios”.

close
search