Economía

Solicitan casi 8 millones de mexicanos aplazar sus pagos

Prevén que la cifra pueda incrementar

Excélsior

viernes, 22 mayo 2020 | 06:00

Ciudad de México— Un total de siete millones 900 mil personas se han inscrito al programa de diferimientos de pagos de créditos de la banca comercial, el cual busca reducir el impacto económico causado por el covid-19 en los bolsillos de los mexicanos, informó Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

A través de una videoconferencia, el dirigente indicó que 3 millones 200 mil beneficiarios, equivalentes al 40 por ciento del total, son micro, pequeñas y medianas empresas (Mypimes), así como personas físicas con actividad empresarial, quienes han resultado severamente afectadas con la suspensión de actividades no esenciales, vigente desde el 30 de marzo pasado, y el menor consumo que ha provocado la Jornada de Sana Distancia.

También solicitaron este apoyo dos millones 700 mil clientes de tarjeta de crédito, los cuales representan 34 por ciento; en tanto que un millón 800 mil, es decir, 22 por ciento, corresponde a consumo no revolvente como créditos de nómina, personales y automotriz.

Además, 281 mil solicitudes de aplazamientos de pagos por hasta seis meses, equivalente a 3.5 por ciento, son créditos hipotecarios.

Cifras que aún pueden incrementar ya que hay instituciones financieras que mantienen abierta la posibilidad de inscribirse a este programa que busca ser una solución inmediata para que los clientes tengan liquidez ante la crisis económica provocada por el nuevo coronavirus, indicó el líder de los banqueros.

“La banca en esta ocasión es parte de la solución, a diferencia de situaciones difíciles que hemos tenido en épocas pasadas como el 2008, el 94, el 87, el 82, el 76, donde la banca había sido parte del problema, ahora somos parte de la solución y estamos trabajando intensamente para continuar apoyando a todos nuestros clientes en esta primera etapa y por el resto del 2020”.

Eduardo Osuna, vicepresidente de la ABM, recordó que en las crisis pasadas la banca llegaba con poca solvencia o con problemas estructurales, tanto de inversión como en infraestructura, problemas en la cartera, pero hoy debido a la aplicación anticipada de las Reglas de Basilea III se encuentran con niveles óptimos de recursos.

Niño de Rivera reconoció que nos encontramos en “una situación económica muy difícil que no tenemos todavía totalmente descifrada, porque estamos avanzando y viendo los impactos, pero ya hay acciones muy concretas y favorables que se han tomado, no sólo las que hemos hecho nosotros, sino, por ejemplo, el Banco de México (Banxico) ya puso sobre la mesa 800 mil millones de pesos y si a eso agregamos los 600 mil millones de pesos que tenemos en los bancos para prestar, hablamos más o menos de 5.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).”

Restablecer la economía

La mayor preocupación que tiene la banca es que la economía se restablezca con un ritmo favorable lo antes posible, aseguró Niño de Rivera.

“Primero se debe parar la contracción económica, para ello la reactivación tiene que ser prudente, escalonada y muy inteligente, en el sentido que de qué regiones, qué ciudades, pueden ir abriendo, y después cómo se va manejando el resto del país”.

Consideró necesario reactivar la economía para recuperar el ciclo de empleo, producción, distribución y consumo, mismo que actualmente está interrumpido. “Necesitamos recuperarlo lo antes posible, porque el consumo es el mayor motor que tiene la economía nacional”.