Economía

Sobra el petróleo y no hay donde guardarlo, ¿cuáles son las consecuencias?

Fue la primera vez que el precio del crudo entró en terreno negativo, según analistas

Associated Press

Associated Press

martes, 21 abril 2020 | 11:17

Nueva York.- Hay petróleo para regalar, escasa demanda y ya casi no quedan sitios donde almacenarlo.

Esto explica en pocas palabras la decisión sin precedentes tomada el lunes en el mercado de contratos a futuro, cuando los intermediarios básicamente ofrecieron pagarles a otros para que se hagan cargo del petróleo que debían entregar el mes que viene.

El precio de referencia de Estados Unidos a ser entregado en mayo giraba en torno a los 15 dólares el barril el lunes por la mañana, pero durante el día llegó a ser de menos 40 dólares. Fue la primera vez que el precio de los contratos futuros entró en terreno negativo, según analistas.

“Es el peor precio del petróleo en la historia, lo que no debería sorprendernos, porque es el resultado inevitable de la mayor disparidad de la historia entre la oferta y la demanda”, expresó Ryan Sitton, comisionado de la Texas Railroad Commission, que regula la industria petrolera de ese estado.

La escasa demanda no tiene misterio: Los esfuerzos por limitar la propagación del coronavirus han paralizado las actividades en las grandes ciudades, han mermado mucho los vuelos y millones de personas están trabajando desde sus casas, lo que implica que hay muchos menos autos y transportes públicos en la calle.

Pero las bombas extractoras siguen funcionando y ese petróleo tiene que ir a algún sitio.

¿Ya hubo casos en los que el petróleo cotizó en negativo?

A veces, los precios a futuro se ven afectados por algún suceso imprevisto, como la explosión de un oleoducto. Esto puede generar grandes fluctuaciones repentinas en los precios.

Generalmente el propio mercado se encarga de neutralizar estas situaciones. Pero una pronunciada baja en la demanda combinada con un gran excedente de petróleo está rebasando la capacidad de almacenamiento. Esto hace que a los vendedores con contratos para entrega en mayo les resulte más difícil encontrar compradores y explica por qué los precios se cotizan en negativo.

“Nunca se dio nada como esto, ni siquiera algo aproximado”, afirmó Tim Bray, ejecutivo de GuideStone Capital Management de Dallas. “Nunca se vio un precio en negativo de contratos de petróleo a futuro”.

¿Las empresas petroleras le están pagando a otros para que se lleven su crudo?

Algunas lo están haciendo, aunque no parece ser la norma.

Varios analistas describen la caída de precios como un fenómeno técnico, relacionado con la forma en que se redactan los contratos a futuro. La mayoría de los compradores están adquiriendo petróleo para entrega en junio, no mayo.

De todos modos, hubo más de 150 mil contratos a futuro que cambiaron de mano, una cantidad suficiente como para ser algo significativo, de acuerdo con Ryan Fitzmaurice, estratega de temas energéticos de Rabobank.

“Para mí, esta medida de hoy fue más bien un tecnicismo”, sostuvo Fitzmaurice. “Puede haber incidentes aislados en los que las empresas petroleras les pagan a otros para que se lleven su petróleo ante la escasez de sitios de almacenamiento y de capacidad en los oleoductos, pero es poco probable que sea un fenómeno duradero”.

¿Qué pasa con la capacidad de almacenamiento?

Al mermar pronunciadamente el consumo de gasolina y de combustible para aviones, los tanques de petróleo se están llenando. Los expertos pronostican que estarán llenos a fines de abril o principios de mayo.

Esto llevó a algunos productores a tratar de deshacerse de su petróleo ahora, porque el espacio de almacenamiento puede terminar siendo más valioso que el petróleo en sí, según Sitton.

“Hay demasiadas existencias y se está colmando la capacidad de almacenamiento”, dijo Sitton. “Se llegará a un punto en el que hay tanta disponibilidad de un producto valioso que el producto deja de ser tan valioso. Eso es lo que está pasando”.

¿A dónde irá a parar el petróleo?

Al colmarse los tanques de petróleo, una posibilidad es que se negocie con los gobiernos para aumentar las reservas estratégicas de un país. Pero si todos los tanques de depósito se llenan, las empresas tendrán que empezar a suspender sus actividades, con el consiguiente daño que eso puede causar a los pozos inactivos. Muchos buques cisternas están ya repletos, flotando en el mar.

¿Por qué el reciente acuerdo de la OPEP no resolvió esto?

A principios de abril, la OPEP y sus aliados, impulsados por la presión del gobierno estadounidense, acordaron reducir la producción en casi 10 millones de barriles diarios, o un 10% de la actual producción mundial. Peor algunos analistas creen que no fueron lo suficientemente lejos como para resolver el tema del exceso de oferta. Suspendió la caída de los precios por un momento, pero sigue habiendo demasiado petróleo dando vueltas.

¿Cómo afecta esto al precio de la gasolina?

“Cuando los precios del petróleo bajan, también bajan los precios de la gasolina”, declaró Jim Burkhard, vicepresidente de IHS Markit. “Pero hoy por hoy casi nadie maneja su vehículo y por lo tanto casi nadie se beneficia con la caída de los precios de la gasolina. Nadie sale ganando en la actual coyuntura”.